Sostenibilidad y tecnología en ciudades inteligentes

Las ciudades inteligentes son en primer lugar sostenibles, procuran hacer uso de tecnologías que influyen en el desarrollo y no contaminan directa o indirectamente el medio ambiente. Las tecnologías vistas desde el contexto de la sostenibilidad con frecuencia tienen muy presentes las necesidades de la sociedad y el compromiso que los países han adquirido con el entorno.

Los esfuerzos y las metas nacionales se centran en el crecimiento y desarrollo de sus ciudadanos con el propósito es generar riquezas y un alto estándar de vida. Durante años en búsqueda de estos objetivos los empresarios y gobiernos fueron ciegos ante el uso indiscriminado de los recursos con el consecuente deterioro del planeta. Frente a esta realidad grupos organizados de la sociedad, científicos y activistas ambientales han levantado su voz frente a políticos y personas influyentes del mundo para llamar la atención y tomar acciones paliativas.

Desde hace ya algunos años las Naciones Unidas señalan que “las tecnologías de la información son fundamentales para responder a los desafíos del desarrollo”, gracias al “gran potencial” de la conectividad global para estimular el desarrollo humano. En el sector tecnológico el llamado tiene eco en el desarrollo de tecnologías que se pueden calificar como sostenibles al ser capaces de satisfacer las necesidades actuales sin comprometer los recursos y posibilidades de las futuras generaciones.

Las tecnologías consideradas sostenibles son aquellas que emplean menos energía para realizar los procesos, emplean una cantidad menor de recursos limitados sin agotar los recursos naturales, logrando esto en su creación, su puesta en marcha y utilización.

Esfuerzos hacia la innovación y la sostenibilidad

Las noticias y los estudios nos muestran una constante búsqueda de nuevas fuentes de energía, el incremento de la eficacia en la obtención de alimentos, la prevención de enfermedades, la vigilancia y seguimiento a fenómenos naturales, la disminución y tratamiento de los residuos, el uso de medios de transportes con menor huella ambiental y el uso más adecuado de las tecnologías para lograr el mayor disfrute humano posible. Necesidades que son parte de la génesis de una nueva área de estudio e investigación llamada Ciencia de la sostenibilidad, un nuevo campo de conocimiento que busca conocer los fundamentos de las interacciones entre sociedad y naturaleza, para promover el desarrollo sostenible. Existe una necesidad y posibilidad de dirigir los esfuerzos de la investigación e innovación hacia el logro de tecnologías favorecedoras de un desarrollo sostenible. El tema tiene muchas aristas incluyendo la sostenibilidad tecnológica, la que sigue muy de cerca los conceptos clave del desarrollo sostenible enfocándolos a la tecnología, la aceleración y el uso de los dispositivos con los que contamos en la actualidad. Al analizar el complejo e intrincado universo de la innovación encontramos nuevas maneras de potenciar la relación existente entre hombres y máquinas impactando en menor grado el entorno.

No es nada nuevo ver tecnologías como el Big Data y sus aplicaciones en aspectos tan diferentes del desarrollo sostenible como lo es un mejor seguimiento de la actividad agrícola, la recopilación de datos meteorológicos, económicos, sociales, de actividad laboral y aún existen más aplicaciones. Por mencionar solo un ejemplo se encuentran los satélites que sirven para descubrir la pobreza en zonas difíciles. Ya se publican estudios que nos hablan acerca de los hitos más recientes en el estudio de la pobreza utilizando satélites para detectar zonas deprimidas y tradicionalmente de difícil acceso, con el objetivo de que los gobiernos puedan localizar mejor los lugares a donde dirigir los esfuerzos y los recursos, tanto económicos como materiales y personales. Los datos recogidos por estos dispositivos satelitales que ayudan a detectar la pobreza son:  Imágenes como carreteras sin asfaltar, extensiones agrícolas o instalaciones ganaderas, los recursos hídricos, los materiales que componen los tejados de las viviendas en las zonas urbanas o rurales y más factores que ayudan a diferenciar una zona próspera de otra donde hay pobreza.

Metas para la sostenibilidad tecnológica

Entre las principales metas que existen para lograr ser sostenibles se encuentra el trabajo armonioso entre los humanos y la inteligencia artificial en pro de la conservación del planeta. Los humanos son intuitivos, sensibles y analíticos. Por su parte las máquinas calculan, son precisas y tácticas. Si logramos que trabajen juntos de manera armónica podemos mejorar nuestro estilo de vida.  Toda esta interacción y desarrollo se dan en las ciudades inteligentes donde convivimos y seguimos construyendo nuevas historias de sostenibilidad.

En Telefónica entendemos la Sostenibilidad como el mecanismo para crear valor mediante la gestión activa de los riesgos y oportunidades económicas, ambientales y sociales que nuestra actividad genera. Recordamos que la estrategia de sostenibilidad de nuestra empresa se basa en tres niveles de compromiso: el cumplimiento y la gestión de riesgos, la mejora de la productividad de modo responsable y el crecimiento a través de la sostenibilidad.  Valoramos y somos parte del cambio que deseamos ver en el mundo.