En búsqueda de ciudades más sabias

Durante siglos los humanos hemos aplicado la sabiduría para mejorar nuestra forma de vida y avanzar. En esta época de competición aguerrida por el liderazgo económico mundial, la sabiduría se traslada a los centros neurálgicos de acción humana: las ciudades. El desarrollo tecnológico les permite ser sostenibles en el tiempo, ampliar las ventajas competitivas de su sistema productivo y la calidad del empleo.

En esta oportunidad iniciaremos una serie de artículos sobre las ciudades inteligentes. Los escritos tienen la finalidad de esclarecer no sólo

Los últimos dos días del mes de mayo en Madrid tuvo lugar la cuarta edición del Congreso de Ciudades Inteligentes que patrocinó Telefónica. Es preciso destacar que España es uno de los líderes mundiales en smart cities, con iniciativas pioneras como el Plan de Ciudades y Territorios Inteligentes. A nivel referencial hay ejemplos de ciudades españolas que ya tienen implementada la inteligencia artificial para la gestión de los diferentes servicios públicos con la implicación de los municipios y sus ciudadanos. Por otra parte, el desarrollo de destinos turísticos inteligentes, islas inteligentes y el gran esfuerzo en la normalización y regulación de la gobernanza son en la actualidad referentes mundiales. El uso de blockchain para la gestión de los servicios públicos o las bondades de la compra pública innovadora en las smart cities han sido temas clave del congreso.

Esta realidad es posible gracias a que La Agenda Digital Española tiene clara la finalidad del Plan de Ciudades Inteligentes, que no es otra que contribuir al desarrollo económico, maximizar el impacto de las políticas públicas en las TIC´s para mejorar la productividad y la competitividad transformando y modernizando la economía y sociedad española mediante el uso eficaz e intensivo de las TIC por parte de la ciudadanía, empresas y administraciones.

 ¿Qué hay de la región centroamericana?

Al momento la única ciudad que se encuentra trabajando formalmente en establecerse dentro de este nuevo estándar es Ciudad de Panamá. Ciudad que en los últimos cuatro años ha tenido un avance considerable en varias de los 10 dimensiones que se miden para lograr la denominación:

1. Capital humano. El principal objetivo de toda ciudad debería ser mejorar su capital humano. Por tanto, debe ser capaz de atraer y retener talento, crear planes para mejorar la educación e impulsar la creatividad y la investigación. (Existe una gran discusión por el futuro de la educación y formación de los panameños que viene dando frutos con la presencia de universidades panameñas en las ferias de oferta educativa más importantes del mundo.)

2. Proyección internacional. Las ciudades que quieran progresar deben lograr un puesto predominante en la escena mundial. Cuidar la proyección internacional pasa por mejorar la marca de la ciudad a través de planes estratégicos de turismo, atracción de inversión extranjera y representatividad en el exterior. (En el 2019 la Ciudad de Panamá celebra los 500 años de su fundación, fue designada Capital Iberoamericana de la Cultura y será sede de la Jornada Mundial de la Juventud) 

3-Planificación urbana. Para mejorar la habitabilidad de cualquier territorio, es necesario tener en cuenta los planes maestros locales, el diseño de zonas verdes y espacios de uso público, así como apostar por un crecimiento inteligente. Los nuevos métodos de urbanismo deben centrarse en crear ciudades compactas, bien conectadas y con servicios públicos accesibles. (La municipalidad ha adelantado estudios y normalizado temas de zonificación para la construcción con el consenso de sus habitantes.)
4. Tecnología. El desarrollo tecnológico permite a las ciudades ser sostenibles en el tiempo, ampliar las ventajas competitivas de su sistema productivo y la calidad del empleo. (Se puso en marcha el acceso gratuito a WIFI en paradas de autobuses en la ciudad. Grandes empresas multinacionales y locales apuestan a la implementación de tecnología, organismos internacionales y el gobierno local se han enfocado en el desarrollo y la aplicación de los avances tecnológicos en el día a día urbano.)
5. Medio ambiente. Mejorar la sostenibilidad medioambiental construyendo edificios verdes y usando energías alternativas, una gestión eficiente del agua y de políticas que ayuden a contrarrestar los efectos del cambio climático es imprescindible.
6. Movilidad y transporte. Movernos por las ciudades, muchas veces de grandes dimensiones, y facilitar el acceso a los servicios públicos es uno de los grandes retos que afrontamos. (Ciudad de Panamá ha invertido en un Metro y en este momento se construye la línea 2 y lleva a cabo un proyecto de mejoramiento de aceras y soterramiento de cableado. Tiene una ciclovía y estudia la manera de implementar la bicicleta como medio de transporte más eficiente a pesar del clima tropical lluvioso con el que se vive 10 meses del año)
7. Cohesión social. Incluye el análisis de factores como la inmigración, el desarrollo de las comunidades, el cuidado de los mayores, las desigualdades, la eficacia del sistema de salud y la seguridad ciudadana.
8. Economía. Incluye todos aquellos aspectos que promueven el desarrollo económico de un territorio, como los planes de promoción de la económica local, los de transición y los industriales estratégicos, la generación de clústeres y la innovación. (Ciudad de Panamá está en constante desarrollo económico y los organismos internacionales colocan al país como uno de los de mayor crecimiento sostenido en América Latina)

9. Gobernanza. El ciudadano es el punto de encuentro para solucionar todos los retos de las ciudades. Cuentan factores como el nivel de participación ciudadana o la capacidad de las autoridades para involucrar a los líderes empresariales y agentes locales.

10. Gestión pública. Se trata de las acciones destinadas a mejorar la eficiencia de la administración, incluyendo el diseño de nuevos modelos organizativos y de gestión. (La municipalidad ha logrado digitalizar y ser más eficiente en la gestión de los trámites)

Definitivamente que el caso de ciudad de Panamá tiene muchas áreas de mejora y conlleva cambios de paradigmas. Lo importante es que sus dirigentes han visto la necesidad existente y siguen haciendo los esfuerzos para lograr establecerse como una de las ciudades resilientes.

Se espera que otras ciudades de nuestra región se integren a esta carrera por la mejora y adecuación en pro de la sostenibilidad y el mejor uso de los recursos que disponemos para vivir en sociedad. Entre los primeros pasos para lograr la mejora de una ciudad está definir qué modelo desea seguir y en qué dimensiones se propone mejorar para tomar decisiones de esta índole donde los análisis de big data son grandes aliados.  En los procesos de gestión de infraestructura y consultoría para evaluar los caminos a seguir para desarrollar ciudades inteligentes Telefónica Business Solutions tiene personal cualificado en cinco países del istmo centroamericano que se encuentra a la disposición de los gobiernos locales con productos y soluciones innovadoras.

¿Qué es una ciudad inteligente?

Ciudades que surgen como resultado de la necesidad cada vez más imperiosa de orientar la vida de las personas hacia la sostenibilidad. Para lograrlo hacen uso de infraestructuras, innovación y tecnología con la meta de disminuir el consumo energético y reducir las emisiones de CO2. En las ciudades inteligentes el componente ser humano alfabetizado digitalmente, consciente del uso adecuado de los recursos y dispuesto a contribuir es fundamental.

Cada año nos enteramos del ranking de ciudades inteligentes gracias al índice IESE Cities in Motion (ICIM), elaborado por el Centro de Globalización y Estrategia del IESE bajo la dirección de los profesores Joan Enric Ricart Pascual Berrone. Este estudio evalúa 135 ciudades a partir de un modelo teórico de 50 indicadores en 10 áreas diferentes, lo que permite realizar una comparación global y objetiva entre las ciudades y mostrar resultados.

Las necesidades básicas siguen estando presentes

Indistintamente de la tecnificación e implementación de soluciones digitales en el entorno comercial, así como de las 10 dimensiones evaluadas, las ciudades de nuestra región deben afrontar necesidades básicas tales como: salud, educación, acceso a la vivienda, transporte, energía, producción y comercialización de alimentos, desarrollo económico y empleo.

Es justo cuando hacemos el análisis y buscamos fórmulas para hacerle frente a los requerimientos básicos de la vida que nos encontramos con la tecnología como una herramienta para conseguir ciudades más sostenibles, resilientes, flexibles, inclusivas, adaptables a nuevas formas de vivir, estudiar y trabajar.  Con el uso de las tecnologías de la información, con la mirada de los gobiernos puesta en los Objetivos de Desarrollo Sostenible ODS y empoderando a la ciudadanía a apropiarse de sus espacios públicos y hacer uso de los beneficios que provienen de sus impuestos se verán cambios.

Las empresas privadas son cada día más conscientes de los temas ambientales y sus consecuencias en el entorno. Gran parte de ellas incluyen en sus estrategias de negocio el consumo inteligente y la reducción de emisiones contaminantes al medio ambiente, uso de energías alternativas y otros esfuerzos que poco a poco van dando resultados.  Una ciudad inteligente es mucho más que un sitio donde se utiliza tecnología

Emulando modelos de las ciudades que tienen una visión de futuro y líderes que proponen cambios a largo plazo las ciudades logran ser más inteligentes y mejoran no solo la calidad de vida de los ciudadanos, aseguran la sostenibilidad.