Tienden puentes entre las Artes Escénicas y la Tecnología

“El arte en vez de declinar debe conquistar la esfera de la tecnología” ― Otto Wagner

Establecer un lugar de cruce entre la teoría y la práctica, tanto desde la unicidad como de la pluralidad y la interdisciplinariedad coexistente entre arte y tecnología es la propuesta, lograrlo es el problema.  ¿Habrá espacio para que la tecnología, que ya está aquí, se incorpore a las Artes Escénicas sin quitarle el protagonismo a sus exponentes? ¿La digitalización como instrumento tecnológico es la única figura que se ajusta a esta relación? ¿La monetización y los costos de implementación tecnológica afectan el precio del producto cultural? ¿Es posible generar nuevos públicos a través del trabajo mancomunado?

Al intentar juntar dos áreas del saber humano que se ven, «a priori», algo disimiles, partir de la frase acuñada por Horacio en el Siglo I a.C “Sapere Aude”, atrevernos a saber podría ayudarnos. Establecer un diálogo abierto, transdiciplinario, alfabetizar digitalmente a los involucrados y hacer lo mismo desde el arte hacia la tecnología es la meta, lo que surja siempre será más de lo que se tiene al inicio. Aprendizaje y trabajo bidireccional es una necesidad imperiosa en esta Era del Conocimiento.

¿Cómo se inicia?

Es necesario sentar las bases y propiciar foros de discusión y análisis, mesas de trabajo que generen un mapa de ruta.  Y es precisamente ese escenario el que se dio en Ciudad del Saber en la capital panameña, un grupo de interesados en el tema junto a profesionales de ambos sectores se dieron cita los días 15 y 16 de julio de 2019 para reflexionar, aprender, establecer redes de contacto y poner los cimientos de un proyecto ambicioso. Un ciclo de conferencias, conversaciones y charlas disparadoras bajo el paraguas temático “Tecnología y Artes Escénicas.”

El evento atrajo un público diverso, entre ellos interesados y reconocidos gestores de las artes escénicas locales, así como a tecnólogos interesados en las artes. Estuve presente ambos días con la mente abierta a nuevas experiencias y conocimientos. Desde la visión de las Humanidades Digitales donde variados objetos de estudio como el análisis de datos (Big Data) culturales a gran escala influyen. Fue enriquecedor participar porque esos artefactos originados en el medio digital y combinados con las metodologías propias de las artes escénicas son un universo poco explorado en el país.

“El arte desafía a la tecnología y la tecnología inspira al arte” ― John Lasseter Clic para tuitear

Educar para un mundo digitalizado

Entre los ponentes estuvo Felipe Londoño, director del Centro de Ciencia, Francisco José de Caldas Colombia, quien hablo de las oportunidades y barreras que existen en la fusión de Tecnología, Artes Escénicas y Educación, haciéndonos recordar que el conocimiento y la transdisciplinariedad son propios de este siglo. Su charla fue la antesala a una conversación sobre la misma temática donde participaron académicos y la directora de la Escuela Nacional de Danza, motivando en el público mucha participación y reflexión. 

Durante este conversatorio destacó la temática de los videojuegos, de la necesidad de conocimientos de estética, historia del arte, para los movimientos de los personajes se antoja la danza y otras disciplinas propias de las artes escénicas y ciencias sociales que contradictoriamente han salido del «pensum» educativo, aún cuando repercuten en las competencias requeridas para entrar a la industria del videojuego que genera mundialmente cifras millonarias.  Definitivamente que hay que repensar la situación y el momento es ahora.

El crecimiento de la industria de los videojuegos en comparación la industria del ocio, películas y la música es mucho más grande que las tres industrias juntas.

Datos revelan que el crecimiento de la industria de los videojuegos en el período 2017-2018 es equiparable al tamaño total de la industria de la música. Si estas cifras no nos hacen reflexionar que tecnología y arte deben ir mancomunados, que los trabajos más rentables del presente y futuro las involucran a ambas no comprendemos la urgencia que tienen las empresas tecnológicas, los gobiernos y los expertos en arte de replantearse la vida en silos y abrirse a la colaboración.

Imagen: Newzoo

Existen oportunidades de negocios que tienen una alta carga artística, cultural y de humanidades aún inexploradas en nuestra región. Abrir la mente y tender puentes es la manera más económica de aprovechar, a tiempo, los avances tecnológicos y la creatividad innata de América Latina.

Rentabilizando emprendimientos tecno-creativos

Matteo Grazzi, economista del Banco de Desarrollo Interamericano mostró, entre otros, un ejemplo interesante de un emprendimiento en Uruguay que utiliza Realidad Aumentada (AR) para ayudar a pacientes pediátricos con temas de ansiedad antes de someterse a cirugías de alta complicación y lo rentable que puede ser invertir en este tipo de iniciativas sociales y con ROI. Su intervención giró en torno a la innovación y a la Economía Creativa, abriendo el compás para pensar en las posibilidades que surgen de ideas donde las Artes Escénicas y la tecnología rentabilicen su simbiosis.

“Las Humanidades Digitales nos enseñan que todo objeto digital trae consigo una carga ideológica que debemos saber descifrar y es necesario hacerlo.” Clic para tuitear

Al hacer conexiones pasan cosas increíbles

La ponencia de cierre del segundo día estuvo a cargo de David Shearing profesor de Artes Escénicas, Royal Central School of Speech and Drama, Londres, Reino Unido, con el tema “Haciendo conexiones por medio de intervenciones tecnológicas”, llevando a los asistentes a comprender el poder que tiene la tecnología junto a las artes escénicas, para conversar y abordar temas álgidos y de toda índole desde una perspectiva humana y colaborativa. Porque al final somos humanos con una naturaleza intrínseca que el arte y los artefactos digitales logran conectar como fue el caso del Proyecto “Incredible Things” liderado por el expositor.

“To affect the quality of the day, that is the highest of arts”

– Henry David Thoreau

Escuchamos y leemos que la educación artística y creativa, que la relación entre cultura y tecnología será cada vez más relevante en el futuro, lo cierto es que, en otras regiones del globo, ya lo es, desde hace algunas décadas.  Esos países que invierten en tecnología y creatividad ya están cosechando ganancias. Existen una cantidad considerable de innovaciones tecnológicas que buscan aportar a las Artes Escénicas y las artes son capaces de aportar a la tecnología conocimientos y a las personas que trabajan en el sector competencias valiosas.

En Panamá se dio el primer paso para generar oportunidades de crecimiento entre ambos sectores, esperamos que las iniciativas continúen. La iniciativa fue liderada por Javier Stanziola, economista, dramaturgo y gestor cultural junto al equipo organizador de este ciclo de conferencias tan necesarias actualmente.

La tecnología no va a detenerse porque deseemos mantener en estado puro un campo del saber, abrirnos al pensamiento STEAM (Science, Technology, Arts and Maths) es una alternativa de inclusión que permite potenciar nuestras competencias duras y blandas con objetivos claros.

Ilustración: Pixabay

Artículo por: Irasema Rivas-González

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *