Mercadeo centrado en datos y privacidad

“Todo se reduce a la disciplina que trabaja para recopilar tus datos. Mantener esos datos limpios y asegurarte de que están en un formato que puede traducirse y utilizarse en diferentes sistemas es la clave”. ― Henry Schuck

Utilizar marketing basado en datos, extraer valor y conocimiento de los millones de datos de clientes y sus interacciones digitales cuando las tiene a su alcance, es lo ideal para todo equipo de marketing.  

Aunque no todos los mercadólogos, de nuestra región, lo están llevando a cabo por limitantes de tipo tecnológico, resistencia al cambio o simplemente, porque no desean invertir en soluciones que consideran costosas, otras empresas están migrando sus procesos de mercadeo tradicional a procesos basados en datos.

En cualquiera de los dos escenarios, un punto que jamás debemos pasar por alto es el derecho inalienable de los usuarios de dispositivos y redes móviles a la privacidad. Y en consecuencia nuestro deber ―en las empresas―de asegurarnos que estamos haciendo uso correcto (siguiendo normativas de privacidad y manejo de datos que no vulneren a los usuarios.) de los datos. Lo que implica, todo el proceso desde que se planifica la recolección y se colectan los datos hasta que se utilizan aplicando tácticas de mercadeo.

Marketing basado en datos

Obtener información y tendencias basadas en análisis en profundidad de los datos es parte del proceso. El llamado “Data Driven Marketing” no solo se refiere a las estrategias que se apalancan en los conocimientos extraídos del análisis de Big Data, recopilados a través de interacciones del consumidor real y potencial, así como, en esas predicciones de comportamientos futuros.  

El equipo de estrategas debe ser hábil y ágil en la comprensión e interpretación de los datos ya presentes, los datos que se pueden adquirir y en cómo organizar, analizar y aplicar esos datos para lograr los objetivos de mercadeo en el tiempo.

Personalizando la experiencia

Mejorar y personalizar la experiencia del cliente sin violar su privacidad y derecho a la desconexión o a la infoxicación es un reto actual. Comprendiendo que, al igual que lo hace su producto o marca, existen otras empresas haciendo esfuerzos por llegar a ese individuo, enviándole todo tipo de mensajes personalizados a través de dispositivos móviles.

Sabemos que la investigación de mercado fundamentada en datos le permite al profesional de marketing un estudio exhaustivo de las preferencias y comportamientos de su público objetivo. Por su parte, las herramientas analíticas permiten un marketing dirigido y personalizado para el cliente, en ese sentido las marcas utilizan las opiniones de los clientes y las conversaciones―chatbots, asistentes virtuales, call centers― de atención al cliente para extraer datos que se utilizan a futuro.

No todo es conversión

Al dirigir campañas, previo al análisis de datos de una audiencia específica, es muy usual que aumenten las posibilidades de conversión, un escenario muy tentador para los especialistas en marketing digital. La otra cara de la moneda está en lo que está percibiendo y experimentado en cliente, en el poco conocimiento o la aprobación poco pensada que dio al permitir el acceso a sus datos o si la empresa ha tenido acceso a datos de manos de terceros o a través de registros que utilizan “black patterns” para capturar datos de forma poco ética.

Con la popularización de las aplicaciones que recogen datos con poca o casi ninguna conciencia por parte de los usuarios de lo que están cediendo es necesario que todos los implicados en la gestión de marketing pasen por un filtro ético las propuestas de recolección de datos y que los comités de gestión de datos de la empresa estén conformados por personal que pueda orientar al momento de decidir qué datos se utilizarán y cómo se colectarán estos datos

Nos admiraría saber las veces que una estrategia bien intencionada está o ha vulnerado la privacidad de miles de usuarios que confían en las empresas. Los escándalos de las redes sociales son solo la punta del iceberg de esta situación.

Fiabilidad de los datos

La fiabilidad de los datos se basa en captura correcta de la información que se solicita a los clientes o usuarios y este proceso está siempre supeditado a la posibilidad de que haya fallos humanos. Con mucha frecuencia escuchamos: es un tema de “tecnología”, “falló el sistema”, olvidamos que los programas responden a la manipulación de personas, de nuestros compañeros de trabajo.

Se lee hasta el cansancio que la Transformación Digital va de personas y no de tecnología y en este aspecto no es menos cierto, contar con el equipo adecuado, debido a la naturaleza del trabajo, precisa de habilidades, competencias y actualización constante.

El profesional capaz de analizar y predecir o escalar comportamientos, que pueda manejar grandes cantidades de datos y comprenda lo que implica la conducta del usuario es muy especializado. Es la razón por la que las compañías están proponiendo sus propias escuelas de capacitación y formación interna, para suplir el personal que requieren. Es un proceso de mejora continua permanente que se vislumbra no tendrá fin, por lo pronto.

Por otro lado, lograr que todas las áreas de la organización colaboren en el proceso es un trabajo de equipo y sabemos que las empresas se acostumbraron a trabajar en departamentos, situación que nos recuerda que la gestión de proyectos y la interconexión de áreas es importantísima. Lograr que todos comprendan que los datos y su gestión, así como el cuidado de la privacidad de los datos de los usuarios es una prioridad, no es un asunto sencillo.

Hacer marketing basado en datos es mucho más que Big Data y protección de datos es comprender el valor del cliente y el enfoque hacia su respeto en lo mas valioso que tiene, su integridad como individuo, comprendiendo que la privacidad es uno de sus derechos más preciados.

Imágenes:Pixabay

Periodismo de Datos: ideas, códigos y palabras juntas

“El auténtico genio consiste en la capacidad para evaluar información incierta, aleatoria y contradictoria.” ― Winston Churchill

Combinan la gestión científica de bases de datos con su gestión de periodistas. Hace menos de diez años se preguntaron si era necesario codificar y algunos aprendieron, esta nueva especie de periodistas son los responsables de diseñar experiencias imersivas, capaces de transportar a los lectores de The New York Times, El Guardian y otros medios de avanzada, pioneros y referentes del periodismo de datos.  Con su trabajo han descubierto y sacan a la luz irregularidades, crean espacios novedosos para los lectores de esta Era de Cambios en todas las profesiones.

Una de estas periodistas que gestionan datos es la responsable de sacar a la luz un afamado reporte que hace referencia a mi país de nacimiento y residencia. Debo recordar al lector que no soy periodista, soy lectora, investigadora, humanista digital e intento dibujar con palabras, narrar historias, así que trataré de hacer un planteamiento que gire más en torno a los datos que a la profesión periodística.

¿Qué es Periodismo de Datos?

Compartiremos definiciones para colocarnos en contexto y comprender lo que involucra desde la visión de los datos, el área que nos trajo a este artículo.

“El periodismo es, por sí mismo, una actividad que se basa en el proceso de investigación e interpretación de datos para la construcción de una narrativa que representa estos datos interpretados. No hay periodismo sin investigación ni datos. Pero no es redundante decir periodismo de datos, porque entre todos los métodos periodísticos y sus respectivos géneros, hay uno que recibe este nombre dedicándose al estudio de los datos de procedimientos muy peculiares que se reúnen en un solo espacio, con una técnica, actividades estadísticas de las ciencias exactas, con los procedimientos e incorporaciones tradicionales del periodismo, además de adoptar cada vez más estructuras tecnológicas. (Dader, 1997: 20).

Dice Wikipedia que “el proceso de trabajo de un periodista de datos incluye el uso de herramientas especializadas en la gestión y tratamiento de datos como Scrapewiki, Google Forms o DataWrapper. Aunque los datos tienen una importancia decisiva en esta disciplina, algunos especialistas como Aron Pilhofer ponen énfasis en utilizar los datos para explicar historias y dar respuestas: «los datos son sólo el punto de partida, no un objetivo por sí solos».

Paul Bradshaw, profesor de la Universidad de Birmingham, RU,investigador y gran impulsor de esta especialidad, afirma que “el periodismo de datos, (data journalism, en inglés), es aquel en el que se usa el poder de las computadoras (ordenadores) para encontrar, contrastar, visualizar y combinar información proveniente de varias fuentes.”

“En un mundo basado en bases de datos, crece la importancia del periodismo de datos y de visualización de datos.” -Jesús Flores Vivar School of Texas University Clic para tuitear

¿Prefería escribir palabras a las matemáticas?

Si la razón por la que algunos periodistas eligieron la profesión fue huirle a las matemáticas y no verlas más nunca, este siglo de luces tecnológicas se las lleva a sus mesas de redacción y no hay manera de escapar de ellas.

En temas tan sensibles e importantes como los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el periodismo de datos se hace presente.  Razón suficiente para que el año pasado (2018) Telefónica apoyara una iniciativa presentando el curso de Periodismo de Datos para el Desarrollo Sostenible gratuito.

Su invitación era muy atractiva decía: ¿Y tú? ¿Quieres construir historias basadas en datos? ¿Quieres ser un poeta de datos? El curso estuvo dirigido a periodistas, comunicadores, funcionarios de entidades públicas o privadas y representantes de la sociedad civil pero también a cualquier persona interesada en el seguimiento de la Agenda 2030 de desarrollo sostenible y los ODS. Mencionaban que los retos para la implementación de estos ODS están relacionados con la disponibilidad, la recolección y el uso de datos no solo para su medición y difusión al contribuir al seguimiento de la agenda global para el desarrollo sostenible. Telefónica llevó a cabo esta capacitación en colaboración con Cepei, Connectas y Social TIC.

La fluidez con los números, los datos y su importancia

Volviendo a The New York Times en su artículo titulado “How We Helped Our Reporters Learn to Love Spreadsheets” hicieron algo fantástico para los periodistas que deseen aprender periodismo de datos, decidieron compartir sus materiales con la esperanza de que los estudiantes, profesores o periodistas de otras publicaciones puedan encontrarlos útiles. Son una fuente interesante de capacitación de datos para la llamada «Digital Transition» donde usted puede acceder, sin costo a un acumulado decenas de hojas de cálculo, hojas de trabajo, hojas de trucos, cubiertas de diapositivas, planes de lecciones y más, creados por una de las periodistas de datos más famosas del diario Lindsey Rogers Cook y su colega editora de Transición Digital Elaine Chen junto a varios oradores en The Times. Acceda al enlace de los recursos gratuitos (licencia creative commons)de Periodismo de Datos que ofrece The New York Times pinchando aquí

Según la periodista, ellos tienen claro el desafío ante su realidad: el conocimiento de los datos no se ha difundido ampliamente entre los escritorios de las salas de redacción y no se filtra en los informes diarios. Hay que difundir conocimiento gratuito para generar mejores profesionales de datos.

«Con Internet se generan y comparten más datos que nunca y, cada vez más los intereses detrás del poder intentan distorsionar esos números para respaldar sus propias agendas.»

La aversión a las matemáticas en un siglo donde los números constituyen la base que mide todos los temas de opinión como la educación, seguridad social, corrupción, el mercado de valores, censos, ODS y la justicia no tiene cabida.

Los datos, el uso y su gestión están aquí, nos corresponde utilizarlos, aprender a gestionarlos porque son una exigencia profesional del presente. Sí es periodista o trabaja en el sector no olvide que los datos son su mayor fuente de información confiable al escribir historias e investigar con sustento. Lo más seguro es que en un futuro sea tan normal el Periodismo de Datos que no se vea como algo novedoso y es necesario estar preparados.

Imagen: Pixabay

Recursos Consultados:

https://open.nytimes.com/how-we-helped-our-reporters-learn-to-love-spreadsheets-adc43a93b919

https://drive.google.com/drive/u/0/folders/1ZS57_40tWuIB7tV4APVMmTZ-5PXDwX9w

https://www.metodista.br/revistas/revistas-metodista/index.php/CSO/article/viewFile/3421/3132

el Periodismo de Datos como una de las tendencias actuales y de futuro para la profesión periodística. http://www.cuadernosdeperiodistas.com/media/2013/12/106-1241.pdf

https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=6195512 D Renó, L Renó (2017): “Algoritmo y noticia de datos como el futuro del periodismo transmedia imagético”. Revista Latina de Comunicación Social, 72, pp. 1.468 a 1.482. http://www.revistalatinacs.org/072paper/1229/79es.html DOI: 10.4185/RLCS-2017-12

https://datarepublica.org/#!/aprende

Patentes, derecho de autor y marcas en un mundo digitalizado

“Los derechos de propiedad deben tener límites objetivos y discernibles.”

En un mundo donde los contenidos digitales son en gran parte de acceso autorizado, libre, gratuito y universal, los que reclaman el derecho de propiedad intelectual se enfrentan a múltiples desafíos.

La propiedad intelectual se relaciona con las creaciones de la mente: invenciones, obras literarias y artísticas, así como símbolos, nombres e imágenes utilizados en el comercio, por ende, tienen un impacto en la interacción social.  Todo lo que se crea bajo patentes de invenciones, los diseños industriales, las marcas e indicaciones geográficas se ubica dentro de la propiedad industrial. Por otro lado, las obras literarias, los diseños arquitectónicos, la música, las obras artísticas usualmente se protegen bajo el llamado derecho de autor. Estos derechos conexos al derecho de autor son competencia de los artistas intérpretes y ejecutantes sobre sus interpretaciones o ejecuciones, los de los productores producciones y contenidos.

Establecido este marco conceptual traemos a colación la red y su propuesta de favorecer el acceso multitudinario a la libre a la información, cultura de forma inmediata y sin fronteras. Situación que afecta directamente el concepto que con respecto a la propiedad intelectual se ha promovido.

Los creadores de contenidos se ven en la disyuntiva de proteger o no, su derecho de autor y de aprovechar o no, la red para internacionalizar, para dar a conocer y potenciar aquello que producen, exponiendo sus creaciones a ciertas conductas, que sin ser las correctas, abundan en la red. Nos referimos al uso sin mención del creador de la obra, a la modificación y uso para fines comerciales de creaciones, entre otros. Es una situación que se magnifica por la inmediatez y presencia mundial de todo lo que se coloque en ese espacio virtual.

Cada vez es más difícil, por no decir imposible, hacer respetar el derecho de autor, el cual no es garantía de que se pueda validar en un medio tan complejo como es la red. Si observamos esta situación desde la visión que fomenta la difusión y promoción democrática del conocimiento, se pudiese mirar al derecho de autor como un freno para lograr el fin último del conocimiento, que es llegar a todos por igual, sin limitantes.  Al verlo desde la lógica del beneficio que debe resultar del trabajo realizado por sus creadores, la red no ofrece las normativas ni mecanismos de control suficiente para hacer valer esos derechos.

Por todos, es conocido que existen los derechos bajo licencia “Creative Commons”, que fomentan el uso, modificación y divulgación sin que el autor obtenga reconocimiento por el valor del contenido compartido. Tipología que promueve el libre acceso y difusión de las obras.  Pero, sigue existiendo el derecho natural del creador a recibir algún beneficio de aquello que ha creado, derecho que involucra emolumentos con los que los creadores pueden seguir en el proceso de creación y mantenerse así mismos y a sus familias.

El caso de las aplicaciones, plataformas y servicios de red, así como los sitios que ofrecen a precios irrisorios las licencias de uso o descarga de estos productos tienen a la postrimería la misma disyuntiva. Existen en esta Era de la Creatividad y el Conocimiento, en el ámbito de la sociedad de la información, nuevas alternativas para la creación y difusión de información de bajo costo y fácil acceso, tanto como personas esperando que surja un nuevo producto para copiarlo y acceder a beneficios de su comercialización sin siquiera considerar al creador de la idea original.

La propiedad intelectual enfrenta nuevos retos y su paradigma esencial de propiedad ha de ser evaluado para que sea efectivo en un mundo que cada vez, se orienta a la apertura y el uso masivo de toda información y contenido que se distribuya o divulgue en el espacio virtual al que todos están migrando.

Desde el año 2000, cada 26 de abril, se trata de concienciar a la población acerca del Día Mundial de la Propiedad Intelectual, una fecha (coincidente con la fecha que entró en vigor el Convenio de la OMPI) que busca promover la importancia del respeto por los derechos que tienen aquellos que generan, a través de sus creaciones, la innovación y la creatividad.

La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), insta a los estados miembros a hacer eco de la fecha entre sus habitantes. Las empresas que distribuyen contenidos, así como todos los usuarios del ciberespacio debemos considerar seriamente el uso que damos a los contenidos que tienen en vigencia los derechos de propiedad intelectual o de autor, siendo esta una manera de valorar a aquellos que ponen en valor el poder creativo que tienen.

Con los cambios que experimentamos, no es nada alejado a la realidad, intuir que las empresas de tecnología, así como los gobiernos han de llegar a un consenso mundial sobre el uso y la seguridad de los usuarios y creadores de todo aquello que permanezca en la red.

 Imagen: Pixabay

Datos, información y conocimiento ¿Puede diferenciarlos y utilizarlos adecuadamente?

“Los datos no son la información, la información no es conocimiento, el conocimiento no es la comprensión, el entendimiento no es sabiduría.” – Clifford Stoll

Todo inició con una imagen caricaturesca que llegó a mi red profesional. Los puntos morados y verdes dispersos sobre el plano a la derecha y esos mismos puntos conectados por líneas a la izquierda generaron curiosidad en mi.  La ilustración llevaba los títulos: Información y Conocimiento en la parte superior, hecho que me hizo reflexionar sobre estos dos conceptos e integrar el término datos a este análisis. Hablar de datos, información y su procesamiento adecuado para generar conocimiento de una manera sencilla y práctica es lo que me propongo hacer en este artículo.

Ilustración por @gapingvoid

Como suele suceder con los grandes problemas en manos de los project managers siempre se intenta, luego de analizar la situación y obtener toda la información necesaria, descomponer en unidades manejables el asunto (EDT).  Es una costumbre adquirida que no deja de ser parte del día a día, aun cuando la labor sea la de escribir sobre un tema o generar contenido que logre atraer a un segmento específico de la audiencia que busca saber más sobre tecnología.

Los datos no transmiten un mensaje, no tienen sentido semántico ni describen hechos, son representaciones simbólicas de algún conocimiento o situación. En sentido estricto un dato puede ser un número (ceros y unos, por ejemplo), una letra (A y Z) o un hecho que estamos observando y agrupando en un depositario.

La información es definida como un conjunto de datos, datos que luego de ser procesados adecuadamente, son capaces de proporcionar un mensaje. Este mensaje puede ser utilizado para la toma de decisiones o para resolver problemas específicos.  Cuando los datos han dado como resultado información, el simple hecho de conocerlos ayuda a quien tenga acceso o se exponga a ellos, a generar nuevos conocimientos, o recordar conocimientos previamente adquiridos.

Desde nuestro nacimiento y en todos los procesos de aprendizaje por los que pasamos, nos encontramos con datos, con información y obtenemos conocimiento.  El uso que le demos a los datos, así como el procesamiento parecen ser la raíz de la información que obtendremos, y por ende impactan en la posibilidad de adquirir conocimiento en un momento dado.

Se necesitan muchos datos para obtener información. Clic para tuitear

Con el estilo de vida móvil-dependiente que llevamos, la utilización de los datos para la toma de decisiones en las ciudades es cada día más normal, usted utiliza un sistema de navegación que se alimenta de millones de datos para decidir la ruta más conveniente para llegar a su destino, revisa el estado del tiempo en línea para decidir si lleva o no un paraguas, una chaqueta o los deja en casa.  La simple acción de hacer uso de una aplicación o red social y observar el “feed de noticias”, se basa en datos que utilizados con un propósito especifico contribuyen a que se le muestre una serie de imágenes que pudiesen coincidir “coincidentemente” con sus gustos y preferencias.

Ante una escalada de datos que nos mantiene en un diario ciclo de infoxicación es necesario, reflexionar sobre el rol de los datos, su manejo, el procesamiento, así como la importancia que tienen en las estrategias, en nuestras decisiones personales del presente y del futuro. 

Durante una mesa redonda con el director de ABC, durante el acto de celebración de los noventa años del medio, José María Álvarez Pallete ha dicho que “no somos conscientes de lo importantes que son nuestros datos “.

El uso y procesamiento de los datos seguirá aumentando, por lo que no nos queda otra opción que aprender a encarar la situación. Ya sea en su trabajo, aun cuando no esté relacionado de forma directa a la captura, almacenamiento y análisis de datos, usted se expone a diario a miles de datos, proporciona, cede, recibe y envía información que le permite llevar a cabo las tareas que tiene asignadas o en su vida diaria utiliza y comparte datos desde su móvil.

“Usted puede utilizar todos los datos cuantitativos que puede conseguir, pero todavía tiene que desconfiar de él (dato) y utilizar su propia inteligencia y el juicio.”


– Alvin Toffler

Al momento en que la información llega a las personas que toman las decisiones, esas personas que están en las organizaciones y son capaces de crear un cúmulo nuevo de saberes que llevan en su cerebro, apoyados por la experiencia, por la comparación y el análisis se produce el conocimiento. Hay conocimiento no solo cuando se memoriza o acumula información, se da cuando se utiliza, cuando se pone en práctica.

El conocimiento es un elemento fundamental para llevar a cabo procesos de transformación digital, porque solo desde el conocimiento del qué y el cómo se pueden proponer cambios en la cultura de las organizaciones, en la forma de llevar a cabo los procesos y en la decisión de integrar tecnologías que sean adecuadas a los planes estratégicos o si por efecto inverso es necesario adecuar la estrategia a una tecnología que ha irrumpido en el sector que estamos compitiendo.


Fotografía: ABC

“No podemos dejar que los algoritmos de búsquedas campen a sus anchas. Google, no puede sustituir al maestro, no puede ser el sustituto de la fuente del conocimiento.”

―José María Álvarez-Pallete

No se conforme con obtener datos, no se sienta seguro al poseer información, usted debe crear y utilizar el conocimiento para gestionar todo lo que decide o lleva a cabo, en este nuevo ecosistema que entrelaza el mundo offline con el mundo online.

Imagen: Pixabay

Acerca de la autora:
Msc. Irasema Rivas-González


Privacidad y protección de datos ¿Nuevo campo de batalla publicitaria tecnológica?

“No vamos a pedir a nuestros clientes que hagan un equilibrio entre privacidad y seguridad. Tenemos que ofrecerles lo mejor de ambos. En última instancia, proteger los datos de otra persona es proteger a todos nosotros”. ―Tim Cook

La batalla subliminal con el tema de la privacidad y protección de los datos inició este lunes 7 de enero en Las Vegas. El escenario de la feria tecnológica más importante cedió, sin proponérselo, un espacio valioso a la compañía que no participa desde 1994 en esta cita mundial.

Todo sucedió cuando una valla gigante, ubicada en un costado de un hotel de la reconocida ciudad; pero no cualquier hotel, la ubicación es justo frente al Centro de convenciones de Las Vegas (escenario donde Google y Amazon tendrán una gran presencia en el CES de este año), logró la atención de transeúntes y por supuesto de los medios especializados en tecnología.

El debate fue más allá, corrió como pólvora en la red, en diversos países del globo se hablaba de “trollear” a sus competidores y llegó a los noticieros locales de mayor importancia de los Estados Unidos.

¿Cuál era el mensaje? ¿Por qué tanto interés?

El mensaje que ocupa aproximadamente 13 pisos de la parte externa del edificio dice: «Lo que sucede en tu iPhone, permanece en tu iPhone», destaca que el cierre de aviso es la URL del sitio web de privacidad de Apple.

Un sencillo y muy bien logrado juego de palabras que hace recordar la famosa y acuñada frase de la “Ciudad del Pecado” que dice: “Lo que sucede en Las Vegas, se queda en Las Vegas.” ha sido suficiente para que la empresa se encuentre en el centro de la controversia y su nombre siga generando titulares o artículos como este que estamos publicando justamente ahora.

«What happens on your iPhone, stays on your iPhone.» El juego de palabras da vida a todo tipo de alusiones y análisis de la estrategia de comunicaciones publicitarias de Apple, así como de la veracidad o no de la promesa de valor y por supuesto a la importancia de la privacidad en un mundo que gira en torno a datos e interacciones.  Al final es un mensaje que deja entrever una cuestión cada día más discutida la que motiva estas reacciones.

Video: Fox

Llama poderosamente la atención que la compañía no asiste al CES desde 1994 al evento que ya tiene en su haber cincuenta y dos años. Su primera versión fue en el año 1967 según muestran sus registros. No participar en esta cita mundial que reúne a la elite de la electrónica de consumo y tecnología digital, siempre genera comentarios y suposiciones.  Algunos dicen que se debe a que la empresa sabe cuál es su posición en el “Top of Mind” de los consumidores y lo refuerza dejando de asistir, otros que lo hace para diferenciarse, porque saben crear necesidad y ser capaces de redefinir conceptos, soluciones y productos. Finalmente, hay quienes dicen que la empresa sabe cómo vender experiencias, y estar entre muchos competidores, argumentando su razón de ser, dista mucho de serlo. Las razones reales, solo las conocen sus ejecutivos y el resto de los que observamos sus acciones estratégicas tan solo conjeturamos al respecto.

Superando el impacto de la acción publicitaria y siendo analíticos podemos decir que lo que han logrado es, traer nuevamente a la palestra el debate sobre los datos y la privacidad. En esta ocasión los usuarios son aludidos a pensar o repensar que sucede con sus datos en cada uno de los dispositivos móviles y al utilizar aplicaciones que los recogen (aun cuando los anonimicen). Y aunque quisieran evitar ir directo, ciertamente las empresas que requieren de los datos para seguir con sus proyectos de inteligencia artificial y automatización son la contraparte a la posición tomada por la compañía cuyo logo es sinónimo de innovación digital.

A pesar de la gran cobertura de la telefonía celular y la creciente demanda y uso de planes de datos, solo una pequeña parte de los usuarios son conscientes de que en la actualidad cada interacción digital genera un rastro, pocos comprendemos que somos responsables de nuestra privacidad y que los datos son valiosos.  

En el 2015 el CEO de Apple, Tim Cook, dio un discurso sobre la privacidad y la seguridad durante la Conferencia Campeones de la Libertad organizada por EPIC en Washington, DC., en esa oportunidad dio claras muestras de lo que hoy sustenta el mensaje de la valla en Las Vegas.

“Les estoy hablando desde Silicon Valley, donde algunas de las empresas más importantes y exitosas han construido sus negocios hipnotizando a sus clientes en materia de información personal. Hablo de empresas que fagocitan todo lo que puedan para lucrar y obtener beneficios económicos. Eso, a nuestro criterio, está mal. No es algo que en Apple aspiramos hacer.”

“Creemos que los clientes deben tener el control de su información. Es posible que te agraden estos servicios gratuitos, pero al mismo tiempo pensamos que no vale la pena que estos servicios tengan que acceder a tu correo electrónico, tu historial de búsquedas o, incluso, las fotos de tu familia, todo ello para ser puesto a la venta vaya a saber Dios por qué. Creemos que algún día los clientes entenderán esto como lo que realmente es”.

“Como muchos de ustedes, nosotros en Apple rechazamos la idea de que nuestros clientes tengan que hacer compensaciones entre privacidad y la seguridad. Podemos y debemos proporcionar ambos servicios en partes iguales. Y creemos que las personas tienen un derecho fundamental: la intimidad. El pueblo estadounidense lo exige, la Constitución lo exige, la moral lo exige”.

 “La privacidad está siendo atacada desde múltiples frentes.”

 “No creemos que tengas que cambiar por un servicio que, a tu criterio, es gratis, pero que en realidad tiene un alto costo, algo que sucede en estos tiempos en los que almacenamos datos sobre nuestra salud, finanzas, hogar y dispositivos”.

Cada una de estas frases son fundamentales para comprender la posición de la empresa y lo que hay tras el mensaje publicitario.  No es una posición aislada, cada vez más empresas y usuarios reclaman con pruebas su derecho a la privacidad y las legislaciones les están dando la razón. Aunque seguimos aceptando términos y condiciones, así como el uso de cookies sin leer el aviso legal, porque nos da pereza o no tenemos tiempo.

La CEO de Synergic Partners, empresa integrada en Telefónica, Carme Artigas, quien está considerada una de las mayores expertas en datos, actualmente en Europa dio algunas recomendaciones interesantes a Retina de El País conversando sobre la información personal, la responsabilidad individual y lo que debemos exigir a cambio del uso de nuestros datos.

Entre los conceptos más destacados de este artículo sobre privacidad y uso de datos tenemos:

“Si nosotros no sentamos ahora las bases éticas y morales de esta nueva sociedad en la que el dato va a ser la nueva moneda, que lo va a ser, las siguientes generaciones no estarán a tiempo de corregirlo. Bienvenido sea el debate porque nos hace tomar consciencia.”

“Hay que establecer límites a lo que las compañías pueden hacer o no con nuestros datos. El consenso es que, si esos datos los usas para mejorar el servicio, entonces es correcto que los tengas. Otra cosa distinta es que vendas esa información a un tercero, por ejemplo, para marketing de zapatos. Eso no tiene ningún sentido.”

“Las empresas empezarán a distinguirse unas de otras con la confianza que sean capaces de generar, si pueden demostrar que en sus manos los datos están a salvo y que se utilizan para hacer un bien con el que yo estoy de acuerdo. En el fondo es un nuevo acuerdo con el cliente.”

 “Lo que no puede ocurrir es que estés haciendo cosas con mis datos de las que yo no sea consciente, y ahí está el problema.”  

La batalla por la privacidad y el uso correcto de los datos, así como la autorización para el almacenamiento y rastreo apenas inicia. Indistintamente de quien o que empresa haga o no uso de la premisa, la valla gigante es solo un aviso para la reflexión. Nos queda hacer buen uso del refrán mundialmente conocido que reza: Guerra avisada, no mata soldado y si lo mata es por descuidado. Nos corresponde aprender más sobre datos, sus usos y ser garantes de ellos, comprender que nuestra privacidad es un valor que nos pertenece.

Imagen: Pixabay

Referencias Consultadas:

https://retina.elpais.com/retina/2018/06/29/tendencias/1530262232_480446.html

https://www.cnbc.com/video/2019/01/06/apples-ces-advertisement.html

¿Puede estar una crisis financiera a un solo clic?

Sin duda las entidades financieras han sido históricamente pilares del sector económico más buscado por los delincuentes, debido a que un incidente les puede dar acceso a manejar grandes cantidades de dinero y puede generar un gran impacto social o reputacional, permitiendo al atacante obtener sus principales motivadores en un solo ataque.

A estas características descritas anteriormente se suma que el sector financiero es de las industrias donde la transformación digital ha llegado con mayor fuerza y rapidez. Existen bancos en todo el mundo que ofrecen facilidades de operaciones financieras a través de sitios web, pagos automáticos, aplicaciones móviles o mensajes de texto, entre otras. Entregando así, a los delincuentes una variedad de fuentes para perfeccionar los ataques hacia los usuarios del sistema o directamente hacia las entidades.

Esta combinación de factores ha aumentado la calificación del riesgo de los incidentes cibernéticos considerablemente, llevando esto a las mesas directivas de todas las entidades y a que los organismos de control de los países exijan a sus entidades financieras el cumplimiento de varios requisitos de control para la mitigación de esta amenaza. Esto debido no únicamente a la inminente amenaza, sino a la dependencia tecnológica del sector, aumentando la posibilidad de generar una crisis financiera con un clic.

Según estudios de las entidades de control de los sistemas financieros, los incidentes cibernéticos han generado costos por cerca de un billón de dólares, posicionando este riesgo como el de mayor costo para el sector financiero, por encima de los desastres naturales o del terrorismo.

Uno de los grupos criminales que en los últimos años ha sobresalido por el perfeccionamiento en los ataques a la banca es “Lazarus”, quienes están ubicados en Corea del Norte, según datos e información de inteligencia de agencias como el FBI. Este grupo ciberdelincuente se ha distinguido por métodos muy avanzados técnicamente y por generar un alto impacto mediático en sus operaciones, donde sobresalen el robo de las películas de Sony en 2014, el robo de 81 millones de dólares al banco de Bangladesh en 2016 y los ataques a las olimpiadas de 2016.

Desde 2016 el US-CERT (Equipo de respuesta de emergencias computacionales) alertó sobre ataques de Lazarus a las redes de cajeros electrónicos en todo el mundo, mediante una característica común en estas redes: el uso de Windows XP que permitía acceder a la red interna, buscando redes ocultas.

Y desde finales de 2017 este tipo de incidentes llegó a Latinoamérica, impactando principalmente al Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext) de México en enero y al Banco de Chile en mayo. Ambas entidades aceptaron pérdidas de 25 millones de dólares; pero no fueron las únicas entidades afectadas en cada uno de los países, por lo que se cree que el impacto fue mucho mayor.

Los ataques tiene en común el grupo que lo realizó y el método usado en ambos incidentes; evidenciando problemas de seguridad no sólo a nivel técnico sino de respuesta de incidentes en las entidades de la región. En ambos casos los equipos de seguridad de las entidades fueron víctimas de un ataque inicial que sólo tenía como objeto distraer del real ataque a las finanzas de las entidades. En el caso de Bancomext se desplegó un malware que afectó el funcionamiento de los equipos administrativos, mientras que en el caso de Banco de Chile fue un ataque a los equipos de las sucursales que obligó a apagar miles de terminales.

Lo anterior se evidenció en el informe de la organización de estados americanos (OEA), que indica que el 92% de las entidades de la región han sido víctimas de un incidente cibernético, donde cerca del 37% de estos ataques afectaron las finanzas de la organización, resaltando que las entidades ya tienen este riesgo como uno de los más altos y que se realizarán las inversiones necesarias para mitigarlo en un corto plazo.

Estas cifras y los estudios realizados evidencian las debilidades de uno de los sectores económicos más críticos para los países, revelando un riesgo inminente de crisis social y económica que puede ser generada por el no aseguramiento de los procesos de transformación digital y que aunque se está tomando conciencia de esto, las medidas de control y mitigación no se toman de forma ágil y han dado pie para que grupos criminales aprovechen, saquen provecho económico y generen desconfianza en el sistema financiero.

 

Diego Samuel Espitia Montenegro

Chief Security Ambassador

ElevenPaths – Telefonica Cybersecurity Unit

Datos: ¿Quién realmente cuenta?

 “El Big Data es básico en la génesis de todo lo que es tendencia hoy en día: el social media, el mobile, la nube y el juego online”―Chris Lynch

Los datos están cambiando completamente las formas de tomar decisiones y de establecer patrones, todos ellos ligados a conductas y comportamientos que van más allá del consumo físico y virtual que realizamos. Nuestra movilización, el seguimiento a nuestras actividades que se registran al hacer uso de los dispositivos móviles y en los mecanismos de medición de las empresas que tienen sistemas de tracking de las interacciones de sus usuarios.  Es casi imposible pasar desapercibidos, todo lo que hacemos cuenta una historia, es susceptible de ser medido, rastreado, anonimizado y transformado en información de tendencias. Nuestros clics, nuestras búsquedas, nuestras consultas, potencialmente al activar el localizador y aceptar cookies ¡dejamos un rastro!

Cada persona genera a diario cientos y hasta miles de datos que son cada vez más valiosos para las empresas y aunque difíciles de almacenar no dejan de seducir a los estrategas de marketing y comercialización. Debido a esos grandes volúmenes se requieren nuevas formas de procesamiento y utilización de esta información. Los datos cuentan las historias de los usuarios, pero es necesario saber que los datos que se cuentan en las mediciones no son siempre los mismos.

Al estar en el mundo de la tecnología sabemos que hoy como nunca, es preciso saber leer, analizar y diagnosticar todo aquello que nos está diciendo un mundo globalizado y que avanza vertiginosamente hacia la sociedad del conocimiento. Siendo usuarios y ocupando nuestro rol de individuos no dimensionamos o tal vez no estamos prestando la atención que merece el uso y la administración que les dan a nuestros datos las empresas, gobiernos e industrias.  Nos corresponde hacer las evaluaciones y valoraciones necesarias de nuestras vidas, nuestra privacidad y a quién le damos o no nuestros datos y para qué se utilizan.

Por su parte, la tecnología propicia que se administren y procesen esos grandes volúmenes de datos que son objeto de estudio e investigación por parte de los centros universitarios más innovadores del mundo. Entre esos encontramos a Princeton, que es sin dudas una universidad referente en muchos campos del saber. En esta oportunidad nos ocupa analizar una iniciativa que se adelanta en su campus: el Centro para las Humanidades Digitales (CDH). Unidad de investigación que ha fomentado el “Año de los Datos” [Year of Data, a campus-wide initiative that will take place during the 2018-2019 academic year.] una iniciativa en todo el campus para alentar el pensamiento crítico sobre cómo los datos dan forma a nuestras vidas.

Logo del Año de Datos. propiedad de Princeton CDH

El pasado 22 de octubre llevaron a cabo un Simposio sobre Datos Interseccionales “¿Quién cuenta?” dentro del cual hubo un muy interesante panel abordando el tema.

Las ponentes fueron Lauren Klein, profesora asociada de la Escuela de Literatura, Medios y Comunicación y directora del Laboratorio de Humanidades Digitales de Georgia Tech, y Mimi Onuoha, artista, investigadora y alumna de Princeton en 2011. Dos mujeres que hacen aportes y estudian el impacto de la tecnología y los datos en nuestras vidas.

Entre los temas abordados mostraron cómo los datos dependen de las estructuras de poder existentes. Desafiaron a la audiencia a imaginar cómo los educadores y académicos podrían minimizar las desigualdades en la recopilación de datos, el análisis y la visualización. Klein y Onuoha proponen que, dado que los datos influyen―con información nuestra― las decisiones políticas, trabajar para combatir el sesgo de los datos tiene implicaciones inmediatas en el mundo real. ¿Sabemos que tanto sesgamos o somos objeto de sesgo?

En la gestión de datos se excluye más de lo que creemos, destacó Mimi Onuaha con la presentación de su trabajo de 2016 «The Library of Missing Datasets» propuesta que ella describe como un «repositorio físico continuo de cosas que han sido excluidas en una sociedad donde se recopila tanto». Esta afirmación nos hace preguntarnos ¿Por qué se excluye cuando se recopilan datos? ¿Qué interés hay tras esta acción? ¿Quién decide que se recopila y qué no? Son algunas de las preguntas que debemos empezar a formular.

¿Nuevo petróleo?

La frase es repetida con frecuencia y aunque parece contundente, es necesario que la evaluemos y analicemos desde todas las posiciones posibles lo que conlleva.

Durante su intervención Lauren Klein desarrolló la idea de los datos como el «nuevo petróleo», «un recurso sin explotar que necesita ser refinado, consume energía y, en particular, está en manos de una pequeña clase de oligarcas de datos (gigantes de la tecnología y redes sociales). Es bajo esta premisa que se llegan a formular preguntas que todo ciudadano debe hacerse y que dio el nombre al Simposium ¿Qué se cuenta y quién cuenta? Concluyó, sobre el tema la especialista, aseverando que se decide en altas esferas. Lo hacen las corporaciones, gobiernos y otros agentes poderosos que recopilan y analizan datos con sus propios intereses.». Razonamiento que nuevamente nos hace reflexionar y estar anuentes a que esta realidad nos afecta a todos.

Feminismo de Datos ¿Qué implica?

«Al referirse a su trabajo con Catherine D’Ignazio del Emerson College, Klein aclaró que el «feminismo de datos» no se trata solo de mujeres o incluso de género, sino de examinar el poder y aspirar al empoderamiento: repensar los binarios, considerar el contexto, hacer visible el trabajo y abarcar el pluralismo. Como ejemplo, Klein observó cómo Facebook registra el género. A pesar de que parece permitir que los usuarios elijan géneros no binarios, Facebook aún requiere un género principal para crear una cuenta, datos que a su vez se proporcionan a los anunciantes, lo que hace que la clasificación de «masculino» y «femenino» sea una parte clave, pero oculta de su información.»

Datos Faltantes

Aquellos datos que no constan debido a cualquier acontecimiento, como por ejemplo errores en la transcripción de los datos o la ausencia de disposición a responder a ciertas cuestiones de una encuesta, los datos que se excluyen del seguimiento a dispositivos móviles, datos que se pierden por caídas de la red y otros son considerados faltantes. Se sabe que los datos pueden faltar de manera aleatoria o no aleatoria.

Datos faltantes aleatorios: Tienen un impacto alto en el análisis de datos, debido a que disminuyen el tamaño de las muestras y en consecuencia la potencia de las pruebas de contraste de hipótesis.

Datos faltantes no aleatorios: Han de considerarse ya que ocasionan― además de lo que implica los datos faltantes aleatorios― una disminución de la representatividad de la muestra.

Aunque pocas veces se pregunta o sustenta la razón para la existencia de datos faltantes, existen varias formas de reaccionar ante la ausencia, la pérdida y la exclusión deliberada de datos. Cada encargado de la gestión de data debe contemplar y justificar las razones o mecanismos que producen esas ausencias de datos. Estadísticamente los datos faltantes se agrupan en:  los datos que pueden perderse al azar (DPA), perderse de forma no aleatoria (DPNA) y de forma completamente aleatoria (DPCA).

Durante el Simposium la doctora Klein consideró el fenómeno de los «datos faltantes» y cómo darse cuenta de lo que se ignora conduce a comprender los sesgos sociales, un tema que subyace en el arte y la investigación de Onuoha. En particular, la pieza de arte y activismo de Onuoha, «The Library of Missing Datasets», un repositorio de datos excluidos ofrece una encarnación física de este concepto al mostrar un conjunto vacío de carpetas con pestañas en un archivador.

«En su respuesta a Klein, Mimi Onuoha ofreció ejemplos adicionales que demuestran este desequilibrio de interés y poder. En nuestro mundo «legible por máquina», argumentó, «esta pregunta de ‘¿Quién cuenta?’ Se vuelve cada vez más importante. ¿Qué significa ser evaluado por la máquina de otra persona? ¿Qué se reduce? ¿Qué se pierde? La pregunta siempre vuelve a la recopilación de datos «. Mimi se refirió a su estudio sobre Google publicado en Quartz, donde señaló que, a pesar de la sólida recopilación de datos basados en la ubicación, ciertos lugares poblados y populares aparecen como espacios en blanco en Google Maps, citando los de Brasil. Las favelas y los asentamientos de lagunas de Lago son solo dos ejemplos.»

Ambas oradoras instaron a los participantes a poner en práctica los valores al momento de diseñar programas o estrategias que incluyan recopilar datos, a tener precaución y compasión al recopilar datos sobre grupos marginados. Klein hizo hincapié en que la recopilación de datos puede tener consecuencias perjudiciales y que hacer visibles los conjuntos de datos puede atraer atención negativa a las poblaciones vulnerables. Onuoha explicó que faltan algunos conjuntos de datos porque «el acto de recopilación puede llevar más de lo que da». Para concluir le recordó a la audiencia que «cada conjunto de datos faltantes está beneficiando a alguien al no existir», pero que examinar quién se beneficia, y por lo tanto «quién cuenta», es un objetivo al que podemos contribuir como comunidad en nuestra investigación, nuestras aulas y nuestra vida diaria.

Observamos como un centro de investigaciones que forma parte de la Academia propone y realiza estudios e investigaciones, sin dejar de fomentar la crítica constructiva alrededor del tema de los datos y su injerencia en temas humanísticos que afectan a todos en la sociedad. Es la tendencia que debemos emular en la región centroamericana porque los problemas y las preguntas a responder sobre los valores que deben privar al gestionar datos son los mismos. .  El humanismo digital es cada vez más necesario en la gestión que realizamos.

Bibliografía Consultada:

Ermolaev, Natalia; Munson, Rebecca, Roth Suzanne. (2018). Universidad de Princeton. Centro de Humanidades Digitales Organiza el Simposio “¿Quién cuenta?

 

Imagen: Pixabay

¿Cómo afecta un ransomware a su empresa?

El año pasado sin duda mostró la capacidad destructiva de las campañas de Ransomware que se están propagando por todo el mundo. Sin embargo, en muchas empresas aún no han calculado el riesgo asociado al verse afectados por una campaña de este tipo de software malicioso, ya sea porque consideran que no les pasará o porque aún no tienen claro el funcionamiento de este ataque cibernético.

 ¿Softwares maliciosos?

Iniciaremos explicando de forma básica y practica qué es el Ransomware. Este software malicioso una vez entra al equipo toma cada uno de los archivos del sistema y los cifra, obligando a que cada archivo requiera una clave de descifrado para acceder a la información. El resultado es que la víctima tiene toda su información en el sistema, pero no puede usarla al desconocer la clave de descifrado.

Ya sea usted un colaborador o un directivo de empresa es necesario que esté anuente a la existencia de los softwares maliciosos, precisamente porque es a través de una o varias personas que desconocen de su existencia y de  su impacto negativo, que estos tienen entrada a las empresas.  Desconocer nos hace blanco perfecto y víctimas sin siquiera imaginarlo. Al acceder a archivos y correos siempre es necesario estar alerta sobre todo con remitentes desconocidos. Tal cual se le da mantenimiento a un auto, es necesario estar anuentes a realizar y en muchos casos solicitar, las actualizaciones de seguridad a sus programas por parte de los encargados. Tenga presente que protegiendo su equipo de trabajo se protege usted y protege a la empresa para la que labora.

Esta amenaza no es nueva, en 1990 usando una conferencia sobre el VIH – SIDA, se solicitó rescate por la información de equipos de personas que tras asistir a esta conferencia recibieron unos diskettes con lo que se suponía eran las memorias del evento, pero realmente contenía un software que cifraba toda la información del sistema y pedía un rescate en efectivo en unas cuentas en paraísos fiscales. Sin embargo, el término Ransomware no tiene más de 4 años y se empezó a denominar así porque en todos los secuestros, el victimario solicita un monto económico por retornar sano y salvo a la persona secuestrada.

En la actualidad, los criminales cibernéticos han combinado varias técnicas de software malicioso para hacer que los usuarios reciban el software de cifrado y puedan pedir un rescate, usualmente solicitado en criptodivisas por el anonimato que estas tienen sobre el real receptor de una transacción económica.

Ahora bien, ya teniendo un poco más clara la amenaza generada por este software malicioso, podemos entender con varios ejemplos la forma en que puede llegar a afectar a una empresa, sin importar su tamaño o el tipo de industria al que pertenezca. Cualquiera puede ser objetivo directo de un ataque con Ransomware o caer en una de las campañas mundiales que se orquestan por delincuentes para recolectar fondos de sus víctimas.

Vamos a entender el impacto que se puede ocasionar en los ámbitos financiero y reputacional de una empresa a través de ejemplos de la vida real, que hemos podido conocer por trabajar directamente en seguridad de la información y en una unidad dedicada a mitigar las amenazas de ciberseguridad como lo es https://www.elevenpaths.com/.

Contabilidad cifrada

Este ejemplo es un ataque dirigido a una empresa de contabilidad, la cual era la responsable de llevar los procesos de impuestos y declaraciones tributarias a más de 150 empresas pequeñas y medianas de un país, para lo cual tenía tres servidores en sus instalaciones y un equipo de dos personas encargadas del mantenimiento y gestión de sistemas.

A uno de los encargados le llega un correo de la entidad oficial de impuestos de la nación, informando la necesidad de instalar un parche en el software de recaudo, por lo que planean la instalación de este parche en el sistema. Una vez es instalado toda la base contable de sus 150 clientes ha quedado cifrada y se solicitaron 7BTC para entregar la clave de descifrado.

La promesa de valor de la empresa no se puede cumplir por no tener acceso a la información que almacenaban en sus equipos, adicionalmente sus clientes se ven amenazados en incumplir sus deberes tributarios y por ende ser sancionados, debido a que su proveedor de este servicio incumplió.

El resultado de este incidente fue el cierre definitivo de la empresa contable y el pago de múltiples multas a sus clientes por los daños generados en el manejo de su información tributaria.

Factura de Servicio Eléctrico

Este ejemplo es de una campaña de engaño en un país donde los delincuentes suplantan una de las empresas de servicio público de electricidad enviando correos a miles de personas con una factura de cobro por cerca de 800USD.

Uno de esos correos llega a la jefe de servicio al cliente de una empresa de renta de vehículos, la cual tiene en su computadora la sesión por la que los agentes de servicio se conectan al servidor de facturación y al servidor que maneja la disponibilidad de los vehículos para rentar. Al ver el correo la jefe se intimida y abre el adjunto que dice ser la factura, el cual muestra una ventana para ejecutarse, aunque es un archivo PDF que no requiere ese tipo de ventanas. La jefe intimidada le da ejecutar y todos los archivos de sistema empiezan a cifrarse, dejando afuera del sistema a todos los agentes de servicio al cliente. Ninguno de los agentes en 12 puntos en el país puede facturar los servicios que actualmente están activos y no pueden acceder ni tener la disponibilidad de los vehículos para los clientes que llegan.

El respaldo de la máquina de la jefe tarda 2 horas en entrar en operación, generando inconvenientes de facturación y perdiendo los clientes durante ese periodo en uno de los fines de semana de mayor movimiento del mes.

Conclusiones

Así como sucedió en estos dos casos que hemos presentado, sucede en miles de empresas alrededor del mundo, en unas con mayor impacto que en otras, pero siempre generando inconvenientes en la operación normal de las labores.

Para tomar medidas adecuadas a tiempo es necesario que las organizaciones conozcan a qué se enfrentan y midan cuál es el posible impacto en su funcionamiento en caso de verse afectado por un software malicioso que cifre la información, calculando que sucede si afecta algo de cara a sus clientes o su es solo afectación interna.

Para contrarrestar el impacto las empresas deben implementar medidas de protección avanzadas en todas sus terminales y generar el conocimiento entre sus empleados con capacitación e información permanente sobre cómo actuar con precaución para evitar caer en engaños, que son el medio más usado para propagar el Ransomware. Todo lo mencionado con anterioridad es importante pero la principal medida de protección que deben tener es realizar un respaldo de su información, verificando que pueda ser recuperada y que contenga todo lo necesario para recuperar el funcionamiento del servicio.

Si una empresa se ve afectada por este ataque, no es recomendable pagar el rescate solicitado por los delincuentes, ya que en su mayoría jamás entregan la llave de descifrado. Para poder recuperar la información es necesario validar que tipo de software fue usado y buscar en https://www.nomoreransom.org si ya se hizo pública la llave de descifrado.

 

 

 

Diego Samuel Espitia Montenegro

Chief Security Ambassador

ElevenPaths – Telefónica Cyber Security Unit  @dsespitia

Plataformas de trabajo colaborativo

¿Extensión de su negocio o competencia desleal?

El trabajo colaborativo ha existido siempre. Al remontarnos a la historia de la civilización encontraremos ejemplos que nos ilustran. Las culturas indígenas utilizan y han utilizado este modelo para subsistir. Los hallazgos antropológicos nos maravillan cuando dan luces sobre sociedades altamente especializadas, capaces de construir intrincados sistemas de cálculos astronómicos, edificios cuya ingeniería y arquitectura hablan del uso de las matemáticas y ciencias exactas que consideramos muy avanzados, pero más allá de esa realidad muestran un trabajo en colaboración organizado y preciso.  Sin dudas que desde siempre han existido la innovación, la creatividad y la colaboración.  Con dispositivos móviles en nuestras manos, nos hacemos más independientes e interdependientes de la tecnología y olvidamos que su fundamento está en el saber e ingenio humano.

Al leer sobre tecnología y avances de última generación hay cuatro palabras que parecen repetirse cada vez: Disrupción, innovación, colaboración y creatividad.  La colaboración existe en todos los ámbitos sociales, lo interesante es la manera como ha adquirido mayor auge con la inmediatez, la conectividad y las barreras geográficas que ha roto internet. Por ello, hoy le dedicaremos algo de tiempo a la colaboración y a sus modelos dentro de las economías del mundo en plena transformación digital. Iniciamos por lo básico hacernos la pregunta obligada:

¿Qué es una plataforma colaborativa?

Definida como un espacio virtual de trabajo y una herramienta informática que centraliza todas las funcionalidades relacionadas a la conducción de un proyecto con su consecuente gestión del conocimiento y el funcionamiento de una organización. Es un recurso común utilizado por profesionales, emprendedores, organizaciones y empresas en el mundo.  La gran mayoría de estas plataformas incluyen sistemas de mensajería instantánea, compartición de archivos, perfiles de usuarios, políticas de accesos y seguridad, base de conocimientos estructurados, bases de datos transaccionales y más.  También son llamadas plataformas de trabajo colaborativo.  Llegaron para facilitar y cambiar la manera como se hacían muchos procesos y negocios. Nos han obligado a repensar la definición de la empresa tradicional, de la educación y de la sociedad.

Entornos colaborativos virtuales y físicos

Con el pasar de los años han proliferado los llamados entornos colaborativos. En el mundo físico encontramos espacios compartidos de trabajo (co-working spaces), eventos y mercados itinerantes en fechas y lugares específicos. En algunas empresas el cambio ha llegado a las oficinas tradicionales dejando de asignar puestos físicos y colocando en su lugar mesas compartidas sin divisiones, donde los trabajadores ocupan el sitio que más les atraiga o el que se encuentre disponible. Centros de innovación y emprendimiento promueven sus instalaciones para que expertos en diversas áreas, emprendedores y creadores gestionen proyectos en conjunto aun trabajando en áreas totalmente distintas. Lo interesante es que en todos estos entornos físicos de colaboración hay un marcado componente virtual. Se dan contactos online, se hacen invitaciones a través de mensajería instantánea, redes sociales, plataformas digitales, tableros de anuncios online, registro y creación de perfiles en línea, entre otros.

Por su parte los entornos colaborativos virtuales siguen dando mucho de qué hablar, siendo objeto de estudio y evaluación permanente. Ofreciendo compartir transporte y movilización (Uber, Blablacar) , hospedaje (Arbnb), crowfunding-financiación compartida (Se solicitan fondos a través de la red para financiar proyectos emergentes sobre todo sociales, artísticos y culturales a cambio de premios o regalías), plataformas para conciertos “on demand”(Se propone un artista y si logran el número de entradas vendidas online al concierto, se lleva a cabo el evento), colaboraciones profesionales online, alquileres, ventas, plataformas para contratar y ofrecer servicios por parte de freelances, plataformas de estudio y formación virtual basadas en intercambio y colaboración. Y muchas otras que van surgiendo, propiciando nuevas áreas de estudio e investigación sobre la conducta laboral y social basadas en la colaboración activa.

¿Qué es la economía colaborativa?

Se le llama así a la interacción entre dos o más sujetos que utilicen o no medios digitales con la finalidad de satisfacer la necesidad real o potencial de una o más personas. Cuando utilizan la plataforma digital interactúan con la plataforma o entre ellos, seleccionando el rol que desean o asumiendo varios roles simultáneos (Ejemplo: Oferente y adquirente), se utilizan perfiles, sistemas de evaluación y ponderación que le sirve de referencia a nuevos usuarios (Puntuaciones de calidad en servicio, eficiencia, rapidez, confiabilidad, etc.). El valor, la credibilidad y popularidad de la plataforma depende de la cantidad de usuarios con experiencias positivas y que repitan.  La existencia de esta forma de economía ha dado lugar a un cambio de paradigmas sobre el consumo y es objeto de estudio por su influencia en la conducta y el aprendizaje que involucra.

¿Qué nos enseñan?

Primero que todo que las personas se adaptan y utilizan en su beneficio las tecnologías de la información y sus recursos para realizar múltiples contactos, dando lugar a interacciones que se registran en ese “todo virtual” que llamamos BIG DATA, cuyo uso y administración correcta es una herramienta valiosa para los negocios.   De igual manera, aprendemos que los modelos tradicionales van evolucionando conforme a las necesidades de los usuarios, por lo que proponer e innovar utilizando los avances disponibles es una opción válida y muy valorada por los clientes. Comprendemos que la tecnología es una gran aliada para facilitar a las sociedades su desarrollo.

¿Cómo traslado ese conocimiento y experiencia a mi negocio o empresa?  

Ante todo, es recomendable investigar, compartir información y puntos de vista con expertos. Observe tanto adentro como afuera del entorno corporativo. Es de sumo valor analizar los comportamientos de los usuarios y consumidores. Vale la pena estar anuentes a los nuevos dispositivos móviles, sus características y opciones de uso, así como a los desarrollos y soluciones de telecomunicaciones.  Luego mire hacia su empresa y los productos que ofrece, pregúntese ¿Cuál de ellos puede ser objeto de un desarrollo tipo colaborativo?

Una guía básica para iniciar un plan de economía colaborativa según expertos consta de:

  1. Una idea: La base del plan ¿Qué?
  2. Un destinario: Un público meta ¿A quién está dirigida?
  3. Gestión de influenciadores: Los que le ayudarán a promoverla ¿Quiénes pueden ayudarme?
  4. Análisis de tecnologías a utilizar: Los recursos para hacerla sencilla, útil, inmediata y fácil de gestionar ¿Cuál funciona?
  5. Confianza y reputación: Lo que debe ganarse con cada interacción ¿Cómo hago para que la utilicen y la recomienden?
  6. Seguridad: Lo que debe asegurarle a sus destinarios y usuarios ¿Cuán seguro será?
  7. Creación de comunidad: Promover que más personas formen parte ¿Quiénes serán los colaboradores?

Las plataformas colaborativas son parte de nuestro entorno y cada vez se hacen más fáciles de utilizar y rentabilizar. Los estudios económicos indican que para el año 2025 estas empresas donde crear comunidad es esencial para triunfar, moverán cerca de 325,000 millones de dólares. Su propagación se hace casi imparable y las empresas tradicionales no son ajenas a ellas. Sea o no parte de su plan de negocios o de su estrategia a largo plazo, no olvide prestarle atención a este tipo de economía. Con los cambios y los beneficios que ofrece no está de más considerarla.  En Telefónica Business Solutions observamos muy de cerca estas plataformas, apoyamos su crecimiento a través de programas como Open Future y desarrollamos soluciones para empresas que opten por este modelo de negocios.

¿Utiliza plataformas colaborativas?  ¿Conoce a alguien que pueda beneficiarse al leer este artículo? Le animamos a compartirlo en sus redes sociales.

¡Muchas gracias!

Costa Rica: Paraíso natural que fomenta las TIC´s en las empresas dentro de sus Zonas Francas

Al escuchar el nombre de la nación centroamericana sin dudas que el turismo y los paisajes maravillosos llegan a la mente, pero en esta oportunidad nos alejamos del verdor de su flora y la riqueza de su fauna para contarles acerca del desarrollo de las tecnologías de la información en la tierra “sin ingredientes artificiales”. Permítanos compartirle cómo desde nuestra base de conocimientos estamos aportando a esta realidad. Desde hace más de tres décadas Costa Rica ha trabajado con éxito en atraer importantes empresas transnacionales de la industria de manufactura y servicios, ofreciendo incentivos en el marco del Régimen de Zonas Francas. Destacando entre ellas importantes manufactureras de dispositivos médicos que han encontrado en el país la ubicación perfecta para optimizar sus cadenas de suministro. Renombradas multinacionales de tecnología han aprovechado la ubicación geográfica y los acuerdos comerciales para distribuir sus bienes y servicios a otros países de una forma más eficiente.  A través de este régimen especial, el país ha logrado atraer los cada vez más populares “Shared Services Centers” o Centros de Servicios Compartidos, que atienden desde aquí y para todo el mundo, las operaciones de áreas tales como: Finanzas, Recursos Humanos y TI.  El auge tiene una razón de peso, los inversionistas y empresarios han encontrado en nuestra tierra los tres componentes principales de los servicios compartidos: personas, procesos y tecnología.

La competitividad de los costos y la calidad del recurso humano atraen a las grandes corporaciones establecidas en Zonas Francas, motivándolas a mover las operaciones transaccionales y de manufactura al pequeño país centroamericano. Surge así, una necesidad cada día más estratégica y operacional, requieren depositar su confianza en la tecnología y en los sistemas de comunicación, asegurando que las funciones se realicen sin interrupciones desde nuestro país.

 Diseñamos soluciones para Zonas Francas

Telefónica Business Solutions ha desplegado una red de cable de fibra óptica de alta capacidad en las Zonas Francas y Parques Industriales, disponible para suplir las necesidades y altos estándares propios de las organizaciones globales. El acceso dedicado a Internet que ofrecemos está dirigido a organizaciones que realizan un uso exhaustivo del Internet y requieren un acceso de alta calidad, mayor disponibilidad y velocidad a través de un medio confiable y rápido. Brindamos a las empresas en estas Zonas la mayor capacidad de acceso en el país, con una red de transporte que llega al NAP de las Américas a través de 3 salidas hacia Guatemala y 2 hacia Panamá para garantizar redundancia.

Por otra parte, para cubrir una necesidad muy específica de estas empresas, se creó el servicio especial “800 Internacional” con tarifas muy competitivas para que los clientes de estas transnacionales llamen sin costo desde cualquier país del mundo y que los cargos sean consolidados aquí, en las subsidiarias establecidas bajo el régimen de Zonas Francas.

Dos de los componentes de costos de telecomunicaciones más importantes para estas empresas son el “roaming” y la larga distancia. Para asegurar competitividad en ese sentido, se ha implementado el modelo “Roaming Like Home” donde las líneas móviles contratadas en Costa Rica funcionan en EE. UU., Canadá, México, América Central (excepto Honduras), Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Perú, Uruguay y Venezuela. En el caso de los servicios de Larga Distancia Internacional, tanto móviles como fijos, hemos establecido en el país un precio preferencial para compañías ubicadas en Zonas Francas, bajo ciertas condiciones específicas.

Los requerimientos especiales de los Shared Services Centers en cuanto a control de su Opex de telecomunicaciones, dado que necesitan distribuir los costos a las subsidiarias (en todo el mundo) a las que brindan servicio desde Costa Rica. Para solucionar esta necesidad, diseñamos un set de reportería que permite gestionar los diferentes componentes de los gastos de telecomunicaciones asignándolos a los centros de costos preestablecidos por nuestras empresas clientes, facilitando así la labor de asignación de costos en este rubro.

Fomentando el conocimiento tecnológico

En las organizaciones de servicios compartidos la digitalización significa automatizarse a través de tecnologías como RPA (Robotic Process Automation) y explotar la computación cognitiva, el análisis de datos masivos y otras tecnologías emergentes.  Fomentar y promover el conocimiento de los avances tecnológicos de la era digital, ha propiciado que las grandes corporaciones tomen la excelente iniciativa de realizar “Tech Days” internos, espacios donde sus colaboradores tienen la oportunidad de actualizarse en la materia. Apoyamos a nuestros clientes empresariales con estas actividades formativas, participamos como expertos invitados en sus “Días Tecnológicos”, compartiendo con sus colaboradores las últimas tendencias en tecnología y avances en temas de digitalización, a través de casos reales de uso de Big Data, IoT, y Machine Learning.

Costa Rica sigue atrayendo inversión extranjera, la disponibilidad de infraestructura de telecomunicaciones de alta calidad continúa siendo un factor decisivo para atraer esa inversión y como empresa pionera en la región de telecomunicaciones y tecnología, seguiremos desarrollando servicios diferenciados, con el objetivo claro de apoyar a nuestras empresas clientes establecidas en las Zonas Francas y Parques Industriales de Costa Rica.

De requerir algún servicio especializado, asesoría o si le interesa conocer más acerca de las soluciones disponibles, le instamos a contactar al equipo de expertos, utilizando para ello el formulario de contacto que aparece en este blog.

Nos enorgullece mostrar como el trabajo del equipo se visibiliza con soluciones de alto nivel ofrecidas y aplicadas a modelos de negocios de alta exigencia y calidad en el istmo centroamericano.