Mercadeo centrado en datos y privacidad

“Todo se reduce a la disciplina que trabaja para recopilar tus datos. Mantener esos datos limpios y asegurarte de que están en un formato que puede traducirse y utilizarse en diferentes sistemas es la clave”. ― Henry Schuck

Utilizar marketing basado en datos, extraer valor y conocimiento de los millones de datos de clientes y sus interacciones digitales cuando las tiene a su alcance, es lo ideal para todo equipo de marketing.  

Aunque no todos los mercadólogos, de nuestra región, lo están llevando a cabo por limitantes de tipo tecnológico, resistencia al cambio o simplemente, porque no desean invertir en soluciones que consideran costosas, otras empresas están migrando sus procesos de mercadeo tradicional a procesos basados en datos.

En cualquiera de los dos escenarios, un punto que jamás debemos pasar por alto es el derecho inalienable de los usuarios de dispositivos y redes móviles a la privacidad. Y en consecuencia nuestro deber ―en las empresas―de asegurarnos que estamos haciendo uso correcto (siguiendo normativas de privacidad y manejo de datos que no vulneren a los usuarios.) de los datos. Lo que implica, todo el proceso desde que se planifica la recolección y se colectan los datos hasta que se utilizan aplicando tácticas de mercadeo.

Marketing basado en datos

Obtener información y tendencias basadas en análisis en profundidad de los datos es parte del proceso. El llamado “Data Driven Marketing” no solo se refiere a las estrategias que se apalancan en los conocimientos extraídos del análisis de Big Data, recopilados a través de interacciones del consumidor real y potencial, así como, en esas predicciones de comportamientos futuros.  

El equipo de estrategas debe ser hábil y ágil en la comprensión e interpretación de los datos ya presentes, los datos que se pueden adquirir y en cómo organizar, analizar y aplicar esos datos para lograr los objetivos de mercadeo en el tiempo.

Personalizando la experiencia

Mejorar y personalizar la experiencia del cliente sin violar su privacidad y derecho a la desconexión o a la infoxicación es un reto actual. Comprendiendo que, al igual que lo hace su producto o marca, existen otras empresas haciendo esfuerzos por llegar a ese individuo, enviándole todo tipo de mensajes personalizados a través de dispositivos móviles.

Sabemos que la investigación de mercado fundamentada en datos le permite al profesional de marketing un estudio exhaustivo de las preferencias y comportamientos de su público objetivo. Por su parte, las herramientas analíticas permiten un marketing dirigido y personalizado para el cliente, en ese sentido las marcas utilizan las opiniones de los clientes y las conversaciones―chatbots, asistentes virtuales, call centers― de atención al cliente para extraer datos que se utilizan a futuro.

No todo es conversión

Al dirigir campañas, previo al análisis de datos de una audiencia específica, es muy usual que aumenten las posibilidades de conversión, un escenario muy tentador para los especialistas en marketing digital. La otra cara de la moneda está en lo que está percibiendo y experimentado en cliente, en el poco conocimiento o la aprobación poco pensada que dio al permitir el acceso a sus datos o si la empresa ha tenido acceso a datos de manos de terceros o a través de registros que utilizan “black patterns” para capturar datos de forma poco ética.

Con la popularización de las aplicaciones que recogen datos con poca o casi ninguna conciencia por parte de los usuarios de lo que están cediendo es necesario que todos los implicados en la gestión de marketing pasen por un filtro ético las propuestas de recolección de datos y que los comités de gestión de datos de la empresa estén conformados por personal que pueda orientar al momento de decidir qué datos se utilizarán y cómo se colectarán estos datos

Nos admiraría saber las veces que una estrategia bien intencionada está o ha vulnerado la privacidad de miles de usuarios que confían en las empresas. Los escándalos de las redes sociales son solo la punta del iceberg de esta situación.

Fiabilidad de los datos

La fiabilidad de los datos se basa en captura correcta de la información que se solicita a los clientes o usuarios y este proceso está siempre supeditado a la posibilidad de que haya fallos humanos. Con mucha frecuencia escuchamos: es un tema de “tecnología”, “falló el sistema”, olvidamos que los programas responden a la manipulación de personas, de nuestros compañeros de trabajo.

Se lee hasta el cansancio que la Transformación Digital va de personas y no de tecnología y en este aspecto no es menos cierto, contar con el equipo adecuado, debido a la naturaleza del trabajo, precisa de habilidades, competencias y actualización constante.

El profesional capaz de analizar y predecir o escalar comportamientos, que pueda manejar grandes cantidades de datos y comprenda lo que implica la conducta del usuario es muy especializado. Es la razón por la que las compañías están proponiendo sus propias escuelas de capacitación y formación interna, para suplir el personal que requieren. Es un proceso de mejora continua permanente que se vislumbra no tendrá fin, por lo pronto.

Por otro lado, lograr que todas las áreas de la organización colaboren en el proceso es un trabajo de equipo y sabemos que las empresas se acostumbraron a trabajar en departamentos, situación que nos recuerda que la gestión de proyectos y la interconexión de áreas es importantísima. Lograr que todos comprendan que los datos y su gestión, así como el cuidado de la privacidad de los datos de los usuarios es una prioridad, no es un asunto sencillo.

Hacer marketing basado en datos es mucho más que Big Data y protección de datos es comprender el valor del cliente y el enfoque hacia su respeto en lo mas valioso que tiene, su integridad como individuo, comprendiendo que la privacidad es uno de sus derechos más preciados.

Imágenes:Pixabay

Big Data: del dato al impacto en los negocios

“Sin análisis de grandes volúmenes de datos, las empresas son ciegos y sordos, vagando hacia fuera sobre la web como ciervos en una autopista.” – Geoffrey Moore

 ¿Qué tal si damos un paseo que nos lleve del humilde dato al éxito del negocio? Un dato es más que una representación simbólica. Un conjunto de ellos [#datos] se transforman, con las herramientas adecuadas, en información. Va mutando hasta que llega a ser un elemento que impacta decisivamente en el éxito o el fracaso de un negocio, esa anhelada “Business Inteligent” o inteligencia de negocios. Veamos las razones que tiene el dato para ser un tema tan relevante hoy día, aunque ha existido desde siempre.

El análisis de datos es de gran importancia para la toma de decisiones en el contexto laboral, en la gestión pública y en el ámbito social. Nunca fue tan relevante echar mano de los datos para intentar complacer al usuario como lo es en este preciso momento.

Es importante comprender que antes de analizar datos, es preciso recolectarlos, con el debido consentimiento de los usuarios (Gestión de datos ética y segura) #ÉticaDigital, almacenarlos y/o compilarlos correctamente #Cloud, posterior a ello, deben ser filtrados, estructurados, anonimizados [De allí la alta demanda de Data scientist y data analist], convenientemente agrupados, para su interpretación y uso.

Considerado por los estudiosos como la base de la información humanamente relevante, un dato es una representación simbólica, ya sea numérica, alfabética, algorítmica, alfanúmerica, espacial, u otra de un atributo o variable cuantitativa o cualitativa.

Los datos describen hechos, sucesos que deben confirmarse por sí solos son datos. Desde la óptica de la programación, un dato es la expresión general que describe las características de las entidades sobre las cuales opera un algoritmo [Sin datos no hay algoritmos, sin ellos no existe la IA].  En las ciencias y en la tecnología los datos se examinan para obtener información relevante a la luz de un enfoque especifico.

Al analizar datos debemos decidir qué tipo llevaremos a cabo:

El que analiza debe decidir cual estilo de análisis se ajusta a su objetivo pero siempre pensando en el cliente o usuario. Existen tres tipos de análisis que vale la pena revisar.

  • Análisis descriptivo: Proponer resumir una gran cantidad de datos y registros para que puedan ser entendibles y puedan tomarse medidas que se adapten a los objetivos de la organización.
  • Análisis predictivo:  Para llevarlo a cabo se aplican técnicas matemáticas o estadísticas a la información de la empresa. Permiten pronosticar qué podría suceder y tomar las medidas necesarias para la solución de problemas.
  • Análisis prescriptivo: Se propone su uso para establecer el camino que puede seguir la empresa, prioriza en acciones que ayuden en la toma de decisiones.
Interrelación y codependencia

Los conceptos de datos, información, conocimiento, sabiduría e impacto están interrelacionados y nos permiten comprender mejor al público meta, establecer estrategias y tácticas más cercanas a la realidad.

De un dato aislado a un grupo de datos que nos hagan inferir un comportamiento o plantear una hipotesis para llegar a obtener información, que bien analizada puede cambiar el rumbo de las decisiones empresariales y por ende del negocio.

¿Qué es información en un mundo infoxicado?

La información es un conjunto organizado de datos procesados, que constituyen un mensaje que cambia el estado de conocimiento del sujeto o sistema que recibe dicho mensaje. Existen diversos enfoques para el estudio de la información. En principio la información, a diferencia de los datos o las percepciones sensibles, tienen estructura útil que modificará las sucesivas interacciones del que posee dicha información con su entorno. Saber elegir y filtrar información, dosificarla para su correcta utilización es una competencia que debemos desarrollar para enfrentar los desafíos propios de su gestión.

El conocimiento es ambiguo y dicotómico o lo tienes o careces de él, no tiene una única definición. Al gestionar datos se llega al conocimiento cuando se responde, se llega a una “certidumbre cognitiva mensurable” a las preguntas y se es capaz de tener las respuestas existentes desde siempre ¿Por qué?, ¿Para qué? ¿Cómo? ¿Cuál? ¿Dónde? y ¿Cuándo?

¿Qué tiene que ver la sabiduría con los datos?

La sabiduría es la capacidad que se desarrolla a través del ejercicio de la mente, especialmente del uso de la inteligencia, la razón y la reflexión. Conocimiento detallado que se obtiene por estudio o experiencia. Prudencia en el actuar, se le explica como un valor adquirido por una persona a través de la experiencia o la educación, la comprensión teórica o práctica de un asunto referente a la realidad, se adquiere e interpreta como contenido intelectual relativo a un campo determinado o a la totalidad del universo de estudio.

Un negocio o empresa tiene sabiduría de mercado o estratégica cuando sus equipos de trabajo son capaces de trabajar en función de los datos con la mentalidad de brindar a sus usuarios una experiencia superior en todas las plataformas o frentes de contacto. Esa empresa que ha logrado ser “inteligente”, no porque usa tecnología, lo es cuando es capaz de aplicar esa tecnología de avanzada para lograr de manera más eficiente sus metas de negocio con el cliente como su centro.

Del dato al impacto existe todo un proceso de transformación que responde a una visión estratégica clara, un liderazgo con luces largas. No hay transformación digital sin cambio de cultura y la cultura es pertenencia de los individuos que forman la organización. Es imposible realizar una gestión de datos exitosa en los negocios [por más anonimizados que se encuentren] si no se tiene claro que somos humanos tratando de comprender a través de esos datos la conducta de otros humanos con los que hacemos negocios.  

Más allá de las matemáticas y ciencias aplicadas hay mucha lógica, filosofía, estudio del comportamiento y otras disciplinas sociales que intervienen en la gestión de los datos, es la razón por la cual compañías como Google tienen como líderes de «researchs» a antropólogos, sociólogos, científicos conductivistas. No en vano existen las humanidades digitales, con el tiempo toda empresa comprenderá que requiere humanistas digitales para gestionar su transición al futuro desde el hoy.

Es un tema que comprende muy bien Don José María Álvarez-Pallet, presidente de Telefónica cuando expone en sus intervenciones la necesidad estos perfiles: «Necesitaremos sociólogos digitales, politólogos digitales y médicos digitales. Si digitalizamos la economía se necesitarán muchas más profesiones que la de científico de datos.»
Los grandes cambios, las grandes revoluciones del mundo han requerido nuevas normas para comprender y vivir en sociedad. Vivimos en un proceso de transformación y cambio permanente ¿No las requeriremos ahora?

De humilde y aislado, en conjunto, el dato pasa a ser clave. Clic para tuitear

El dato es un insumo tan valioso para el negocio como sus líderes y los equipos de trabajo así lo consideren. ¿Cuan importante es el análisis de datos en su organización? ¿Tiene clara la gestión de Big Data? En Telefónica Business Solutions Centro América un equipo experto puede ayudarle a gestionar su estrategia de datos.

Imagen: Pixabay

Artículo escrito por: Msc Irasema Rivas-González

Periodismo de Datos: ideas, códigos y palabras juntas

“El auténtico genio consiste en la capacidad para evaluar información incierta, aleatoria y contradictoria.” ― Winston Churchill

Combinan la gestión científica de bases de datos con su gestión de periodistas. Hace menos de diez años se preguntaron si era necesario codificar y algunos aprendieron, esta nueva especie de periodistas son los responsables de diseñar experiencias imersivas, capaces de transportar a los lectores de The New York Times, El Guardian y otros medios de avanzada, pioneros y referentes del periodismo de datos.  Con su trabajo han descubierto y sacan a la luz irregularidades, crean espacios novedosos para los lectores de esta Era de Cambios en todas las profesiones.

Una de estas periodistas que gestionan datos es la responsable de sacar a la luz un afamado reporte que hace referencia a mi país de nacimiento y residencia. Debo recordar al lector que no soy periodista, soy lectora, investigadora, humanista digital e intento dibujar con palabras, narrar historias, así que trataré de hacer un planteamiento que gire más en torno a los datos que a la profesión periodística.

¿Qué es Periodismo de Datos?

Compartiremos definiciones para colocarnos en contexto y comprender lo que involucra desde la visión de los datos, el área que nos trajo a este artículo.

“El periodismo es, por sí mismo, una actividad que se basa en el proceso de investigación e interpretación de datos para la construcción de una narrativa que representa estos datos interpretados. No hay periodismo sin investigación ni datos. Pero no es redundante decir periodismo de datos, porque entre todos los métodos periodísticos y sus respectivos géneros, hay uno que recibe este nombre dedicándose al estudio de los datos de procedimientos muy peculiares que se reúnen en un solo espacio, con una técnica, actividades estadísticas de las ciencias exactas, con los procedimientos e incorporaciones tradicionales del periodismo, además de adoptar cada vez más estructuras tecnológicas. (Dader, 1997: 20).

Dice Wikipedia que “el proceso de trabajo de un periodista de datos incluye el uso de herramientas especializadas en la gestión y tratamiento de datos como Scrapewiki, Google Forms o DataWrapper. Aunque los datos tienen una importancia decisiva en esta disciplina, algunos especialistas como Aron Pilhofer ponen énfasis en utilizar los datos para explicar historias y dar respuestas: «los datos son sólo el punto de partida, no un objetivo por sí solos».

Paul Bradshaw, profesor de la Universidad de Birmingham, RU,investigador y gran impulsor de esta especialidad, afirma que “el periodismo de datos, (data journalism, en inglés), es aquel en el que se usa el poder de las computadoras (ordenadores) para encontrar, contrastar, visualizar y combinar información proveniente de varias fuentes.”

“En un mundo basado en bases de datos, crece la importancia del periodismo de datos y de visualización de datos.” -Jesús Flores Vivar School of Texas University Clic para tuitear

¿Prefería escribir palabras a las matemáticas?

Si la razón por la que algunos periodistas eligieron la profesión fue huirle a las matemáticas y no verlas más nunca, este siglo de luces tecnológicas se las lleva a sus mesas de redacción y no hay manera de escapar de ellas.

En temas tan sensibles e importantes como los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el periodismo de datos se hace presente.  Razón suficiente para que el año pasado (2018) Telefónica apoyara una iniciativa presentando el curso de Periodismo de Datos para el Desarrollo Sostenible gratuito.

Su invitación era muy atractiva decía: ¿Y tú? ¿Quieres construir historias basadas en datos? ¿Quieres ser un poeta de datos? El curso estuvo dirigido a periodistas, comunicadores, funcionarios de entidades públicas o privadas y representantes de la sociedad civil pero también a cualquier persona interesada en el seguimiento de la Agenda 2030 de desarrollo sostenible y los ODS. Mencionaban que los retos para la implementación de estos ODS están relacionados con la disponibilidad, la recolección y el uso de datos no solo para su medición y difusión al contribuir al seguimiento de la agenda global para el desarrollo sostenible. Telefónica llevó a cabo esta capacitación en colaboración con Cepei, Connectas y Social TIC.

La fluidez con los números, los datos y su importancia

Volviendo a The New York Times en su artículo titulado “How We Helped Our Reporters Learn to Love Spreadsheets” hicieron algo fantástico para los periodistas que deseen aprender periodismo de datos, decidieron compartir sus materiales con la esperanza de que los estudiantes, profesores o periodistas de otras publicaciones puedan encontrarlos útiles. Son una fuente interesante de capacitación de datos para la llamada «Digital Transition» donde usted puede acceder, sin costo a un acumulado decenas de hojas de cálculo, hojas de trabajo, hojas de trucos, cubiertas de diapositivas, planes de lecciones y más, creados por una de las periodistas de datos más famosas del diario Lindsey Rogers Cook y su colega editora de Transición Digital Elaine Chen junto a varios oradores en The Times. Acceda al enlace de los recursos gratuitos (licencia creative commons)de Periodismo de Datos que ofrece The New York Times pinchando aquí

Según la periodista, ellos tienen claro el desafío ante su realidad: el conocimiento de los datos no se ha difundido ampliamente entre los escritorios de las salas de redacción y no se filtra en los informes diarios. Hay que difundir conocimiento gratuito para generar mejores profesionales de datos.

«Con Internet se generan y comparten más datos que nunca y, cada vez más los intereses detrás del poder intentan distorsionar esos números para respaldar sus propias agendas.»

La aversión a las matemáticas en un siglo donde los números constituyen la base que mide todos los temas de opinión como la educación, seguridad social, corrupción, el mercado de valores, censos, ODS y la justicia no tiene cabida.

Los datos, el uso y su gestión están aquí, nos corresponde utilizarlos, aprender a gestionarlos porque son una exigencia profesional del presente. Sí es periodista o trabaja en el sector no olvide que los datos son su mayor fuente de información confiable al escribir historias e investigar con sustento. Lo más seguro es que en un futuro sea tan normal el Periodismo de Datos que no se vea como algo novedoso y es necesario estar preparados.

Imagen: Pixabay

Recursos Consultados:

https://open.nytimes.com/how-we-helped-our-reporters-learn-to-love-spreadsheets-adc43a93b919

https://drive.google.com/drive/u/0/folders/1ZS57_40tWuIB7tV4APVMmTZ-5PXDwX9w

https://www.metodista.br/revistas/revistas-metodista/index.php/CSO/article/viewFile/3421/3132

el Periodismo de Datos como una de las tendencias actuales y de futuro para la profesión periodística. http://www.cuadernosdeperiodistas.com/media/2013/12/106-1241.pdf

https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=6195512 D Renó, L Renó (2017): “Algoritmo y noticia de datos como el futuro del periodismo transmedia imagético”. Revista Latina de Comunicación Social, 72, pp. 1.468 a 1.482. http://www.revistalatinacs.org/072paper/1229/79es.html DOI: 10.4185/RLCS-2017-12

https://datarepublica.org/#!/aprende

Big Data: medición de audiencias y análisis de comportamiento

“Big Data está dominando las discusiones de investigación en este momento. Con datos del servidor, redes sociales, ricas bases de datos de clientes y datos de ruta de retorno, hay una oportunidad emocionante para llevar la investigación de medios al siguiente nivel.” ― The Big Opportunity

Con la masificación del móvil y la popularización del Big Data, las mediciones de audiencias y el análisis de comportamiento pasaron de ser temas de interés para canales de televisión, estaciones de radio, proveedores de estudios y de especialistas de agencias de publicidad, a ser utilizados por otros profesionales que buscan comprender a sus consumidores potenciales.

El reinado que parecía exclusivo de los especialistas en medios y los trabajadores de la comunicación, se ha extendido a otros profesionales menos especializados y, de alguna manera, podemos decir que se ha ido democratizando con herramientas gratuitas, otras de bajo costo y también, para los más exigentes, con soluciones diseñadas a medida para proyectos e industrias que desean medir y conocer a esos clientes que les interesa enamorar.

Los expertos en mundiales del mercadeo y empresas que viven de las investigaciones analizan como la llegada de Big Data ha cambiado y va evolucionando la profesión.

“La explosión de la propiedad de dispositivos móviles y la conectividad digital. Ha convertido las comunicaciones humanas en un torrente de información. conocido como Big Data. En pocas palabras, los dispositivos digitales dejan un rastro y cada el tiempo que un consumidor hace clic, se desplaza, sigue un enlace, hace un comentario o incluso simplemente enciende su teléfono, que crea un dato que, cuando se recoge e interpreta correctamente, puede ser usado para entender o inferir algo sobre ellos.»

– Cila Warncke
De las encuestas tradicionales a utilizar Big Data

Todos los cambios producen resistencia. No es sencillo convencer a un profesional que durante décadas utilizó la medición y el análisis tradicional, diciéndole que hoy es posible utilizar herramientas digitales en tiempo real, que son más precisas y económicas.  Superada la resistencia inicial es recomendable mostrar con hechos, no solo las bondades, es preciso que el usuario de la herramienta se visualice a sí mismo utilizándola y obteniendo los resultados para hacer su trabajo con facilidad.

Actualmente, se sabe que los datos de las encuestas mejoran incrementalmente cuando se utilizan haciendo uso conjunto con herramientas de Big Data y viceversa. Clic para tuitear

No es un tema de reemplazar, se propone la combinación de ambos para obtener una visión funcional.

Si bien es cierto que algunos prefieren innovar disruptivamente y utilizar solo Big Data, otros prefieren ir más lento, siendo conservadores.

En ambos casos nunca está de más recordarles dos puntos interesantes de ambos tipos de investigación:

• La fortaleza de Big Data está en que, generalmente, proporciona una medición pasiva altamente granular de comportamiento, a bajo costo y a velocidad: volumen, velocidad, variedad y veracidad.

• Las fortalezas de las investigaciones tradicionales, se ven por lo general, en su capacidad para proporcionar una visión de todo el mercado, incluido el contexto competitivo. Ofrecen datos demográficos a nivel individual derivados a partir de muestras gestionadas y equilibradas.

Hacer uso de grandes volúmenes de datos en conjunción con otras metodologías tradicionales de medición permite un enfoque multidimensional, superando las limitaciones asociadas a una muestra.

Con la llegada de los medios y redes sociales, así como la dualidad del consumidor que combina el uso del móvil y la presencia física para realizar sus transacciones comerciales surge la necesidad de medir en dos espacios, el físico y el virtual.  Es justamente ésta, la razón por la cual, se dan cambios en el perfil de los investigadores de audiencias requiriendo de estos profesionales mayor uso y conocimiento de herramientas digitales, capacidad de análisis, organización y comprensión de lo que se encuentra tras los grandes volúmenes de datos.

Hablando de datos en el lenguaje del marketing

Los grandes volúmenes de datos, son solo datos si no llegan a ser comprendidos y responden a las preguntas vitales del negocio.

La parte técnica, lo táctico debe ser traducido, interpretado y vertido en estrategias que sustente su uso.  Leyendo sobre el tema, encontramos un documento que puede facilitar la comprensión y ofrece herramientas útiles para Big Data.  “The Big Opportunity: Audience Research Meets Big Data”, es un reporte de la IPA, es de la autoría de Richard Marks y una investigación patrocinada por The Media Ltd., vale la pena dedicarle un tiempo para leerlo, sobretodo, cuando intentamos comercializar soluciones de Big Data a investigadores de mercado o personas dentro del entorno del mercadeo, ya sea tradicional o digital.

La investigación de comportamiento se enriquece con el uso de Big Data, permitiéndoles al investigador y al analista, una inmersión más profunda en los datos, tanto en términos de la riqueza de la información como en términos de los números de registros de sus actividades y acciones disponibles para hacer los análisis.  Traducir esos resultados en acciones de mercadeo y acercamiento a los clientes potenciales es sin dudas, el retorno de la inversión que se realiza.

Referencia Consultada

https://www.rajar.co.uk/docs/news/IPABIGOPPORTUNITY.pdf

Imagen: Pixabay

Datos, información y conocimiento ¿Puede diferenciarlos y utilizarlos adecuadamente?

“Los datos no son la información, la información no es conocimiento, el conocimiento no es la comprensión, el entendimiento no es sabiduría.” – Clifford Stoll

Todo inició con una imagen caricaturesca que llegó a mi red profesional. Los puntos morados y verdes dispersos sobre el plano a la derecha y esos mismos puntos conectados por líneas a la izquierda generaron curiosidad en mi.  La ilustración llevaba los títulos: Información y Conocimiento en la parte superior, hecho que me hizo reflexionar sobre estos dos conceptos e integrar el término datos a este análisis. Hablar de datos, información y su procesamiento adecuado para generar conocimiento de una manera sencilla y práctica es lo que me propongo hacer en este artículo.

Ilustración por @gapingvoid

Como suele suceder con los grandes problemas en manos de los project managers siempre se intenta, luego de analizar la situación y obtener toda la información necesaria, descomponer en unidades manejables el asunto (EDT).  Es una costumbre adquirida que no deja de ser parte del día a día, aun cuando la labor sea la de escribir sobre un tema o generar contenido que logre atraer a un segmento específico de la audiencia que busca saber más sobre tecnología.

Los datos no transmiten un mensaje, no tienen sentido semántico ni describen hechos, son representaciones simbólicas de algún conocimiento o situación. En sentido estricto un dato puede ser un número (ceros y unos, por ejemplo), una letra (A y Z) o un hecho que estamos observando y agrupando en un depositario.

La información es definida como un conjunto de datos, datos que luego de ser procesados adecuadamente, son capaces de proporcionar un mensaje. Este mensaje puede ser utilizado para la toma de decisiones o para resolver problemas específicos.  Cuando los datos han dado como resultado información, el simple hecho de conocerlos ayuda a quien tenga acceso o se exponga a ellos, a generar nuevos conocimientos, o recordar conocimientos previamente adquiridos.

Desde nuestro nacimiento y en todos los procesos de aprendizaje por los que pasamos, nos encontramos con datos, con información y obtenemos conocimiento.  El uso que le demos a los datos, así como el procesamiento parecen ser la raíz de la información que obtendremos, y por ende impactan en la posibilidad de adquirir conocimiento en un momento dado.

Se necesitan muchos datos para obtener información. Clic para tuitear

Con el estilo de vida móvil-dependiente que llevamos, la utilización de los datos para la toma de decisiones en las ciudades es cada día más normal, usted utiliza un sistema de navegación que se alimenta de millones de datos para decidir la ruta más conveniente para llegar a su destino, revisa el estado del tiempo en línea para decidir si lleva o no un paraguas, una chaqueta o los deja en casa.  La simple acción de hacer uso de una aplicación o red social y observar el “feed de noticias”, se basa en datos que utilizados con un propósito especifico contribuyen a que se le muestre una serie de imágenes que pudiesen coincidir “coincidentemente” con sus gustos y preferencias.

Ante una escalada de datos que nos mantiene en un diario ciclo de infoxicación es necesario, reflexionar sobre el rol de los datos, su manejo, el procesamiento, así como la importancia que tienen en las estrategias, en nuestras decisiones personales del presente y del futuro. 

Durante una mesa redonda con el director de ABC, durante el acto de celebración de los noventa años del medio, José María Álvarez Pallete ha dicho que “no somos conscientes de lo importantes que son nuestros datos “.

El uso y procesamiento de los datos seguirá aumentando, por lo que no nos queda otra opción que aprender a encarar la situación. Ya sea en su trabajo, aun cuando no esté relacionado de forma directa a la captura, almacenamiento y análisis de datos, usted se expone a diario a miles de datos, proporciona, cede, recibe y envía información que le permite llevar a cabo las tareas que tiene asignadas o en su vida diaria utiliza y comparte datos desde su móvil.

“Usted puede utilizar todos los datos cuantitativos que puede conseguir, pero todavía tiene que desconfiar de él (dato) y utilizar su propia inteligencia y el juicio.”


– Alvin Toffler

Al momento en que la información llega a las personas que toman las decisiones, esas personas que están en las organizaciones y son capaces de crear un cúmulo nuevo de saberes que llevan en su cerebro, apoyados por la experiencia, por la comparación y el análisis se produce el conocimiento. Hay conocimiento no solo cuando se memoriza o acumula información, se da cuando se utiliza, cuando se pone en práctica.

El conocimiento es un elemento fundamental para llevar a cabo procesos de transformación digital, porque solo desde el conocimiento del qué y el cómo se pueden proponer cambios en la cultura de las organizaciones, en la forma de llevar a cabo los procesos y en la decisión de integrar tecnologías que sean adecuadas a los planes estratégicos o si por efecto inverso es necesario adecuar la estrategia a una tecnología que ha irrumpido en el sector que estamos compitiendo.


Fotografía: ABC

“No podemos dejar que los algoritmos de búsquedas campen a sus anchas. Google, no puede sustituir al maestro, no puede ser el sustituto de la fuente del conocimiento.”

―José María Álvarez-Pallete

No se conforme con obtener datos, no se sienta seguro al poseer información, usted debe crear y utilizar el conocimiento para gestionar todo lo que decide o lleva a cabo, en este nuevo ecosistema que entrelaza el mundo offline con el mundo online.

Imagen: Pixabay

Acerca de la autora:
Msc. Irasema Rivas-González


La ciberseguridad empieza con usted

“La máxima seguridad es tu comprensión de la realidad”. H. Stanley Judd

Todos, de alguna manera, somos conscientes de las necesidades que se tienen en materia de seguridad en la red, casi siempre pensando en el ámbito corporativo. A título personal nos preocupa que una entidad bancaria no cuide nuestros datos, o nuestros activos. Nos aterra que la base de datos de las tarjetas de crédito y débito del banco, donde tenemos el dinero, sea objeto de un ciberataque o se encuentre en riesgo. Pero ¿Cuántos hemos tomado medidas para cuidar la información que utilizamos en nuestro entorno laboral? ¿Cuánta atención le prestamos a las capacitaciones sobre ciberseguridad que recibimos?

Al trabajar para las empresas, somos usuarios y custodios de datos, que pudiesen ser de gran atractivo para aquellos que se dedican a encontrar debilidades de seguridad en el entorno digital y a tomar lo que no les pertenece, sin que nos demos cuenta. Y aun cuando, siempre se menciona que el primer anillo de seguridad inicia con nosotros mismos, los hechos muestran que es precisamente, en ese primer anillo de seguridad donde existe mayor vulnerabilidad para las empresas. ¿Por qué sucede esto? ¿Cómo podemos mejorarlo?

Fabián Chiera, experto en ciberseguridad de Eleven Paths, estuvo de visita y nos compartió información valiosa sobre el tema, llevándonos a reflexionar sobre las debilidades que tenemos y debemos mejorar en materia de seguridad dentro del entorno laboral.

Más allá de las contraseñas, las políticas de uso y manejo de la información que debemos seguir por formar parte de una organización que tiene un entorno digital cada vez más grande, es necesario que recordemos que la vulnerabilidad a la que nos exponemos es un asunto de todos.

La ciberseguridad es mencionada con frecuencia en conferencias, en capacitaciones y en noticias. Durante un año fiscal promedio, al menos una o dos veces, se nos pide participar en formaciones o reuniones cuyo objetivo es alertar sobre posibles debilidades y concienciarnos al respecto.

El primer y más común, error que, usualmente cometemos, es tomar a la ligera esta información, no asistir por estar ocupados en “el negocio” o asistir y estar “mental y cognitivamente ausentes” respondiendo correos o mensajes en el móvil.

Impulsar la ciberseguridad en todos los niveles y áreas de la empresa es cada día más importante y urgente. Pareciese ser una actividad consecuente con las inversiones que en materia de tecnología se realizan cada año, pero muchas veces, se considera que es un asunto del encargado de seguridad, de los departamentos de tecnología y de aquellos que tienen cargos sensitivos como los que administran bases de datos de clientes y tienen interacción con usuarios.

Cuidar la ciberseguridad es una preocupación mundial, tanto así que en otras latitudes existen instituciones que se dedican a fomentar y promover esta práctica, Tal es el caso de Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), entidad española que pone a disposición de todos un Manual de Concienciación sobre Ciberseguridad. Organismo creyente en que, “la ciberseguridad es cosa de todos, desde el eslabón inferior al superior, y está presente en todos los sectores,”, por esta razón, comparten buenas prácticas que podemos aplicar.


Insituto Nacional de Ciberseguridad-España

Escuchando hablar a Fabián, llamó poderosamente nuestra atención una frase que, aunque es sencilla, esconde una máxima de la gestión de la información que todos debemos convertir en un “motto” o lema de uso diario en nuestro trabajo.

“Si tienes bien en claro que lo importante son los datos, deberías proteger tus datos. Independientemente de dónde estén o en que formato estén.”


―Fabián Chiera
Fabián Chiera. Eleven Paths

Es necesario que todos en la organización seamos conscientes del valor de los datos, de la responsabilidad individual que tenemos al tener acceso a ellos. La confidencialidad y las políticas de cumplimiento deben ser conocidas, promovidas y claras.

El desconocer lo que involucra una superficie de ataque― comprendida como todos aquellos puntos susceptibles de atacar ― no nos hace menos vulnerables o menos responsables, al ser víctimas de algún incidente de seguridad.

“Sólo después de que los usuarios hayan sido engañados, realmente prestarán atención a la capacitación”.


―Todd Fitzgerald

No podemos dejar el trabajo de concienciar sobre seguridad en las manos del CISO (Chief Information Security Officer), es un trabajo compartido y de cumplimiento en el que todos podemos contribuir. Situaciones tan normales como bajar información y colocarla en dispositivos externos, dejar sin supervisión nuestras computadoras portátiles en sitios públicos, conectar dispositivos con accesos a la empresa en redes públicas(que no son seguras), comentar en redes sobre nuevos proyectos o productos de la empresa, ponen en riesgo la seguridad de toda una organización, justamente por un pequeño descuido de un colaborador, que muy probablemente tiene poca comprensión del tema seguridad y sus repercusiones para el negocio o la imagen de marca de la empresa.

El ciberespacio no conoce de barreras ni fronteras, eso lo saben muy bien los que se dedican a atentar contra las empresas y organizaciones haciendo uso de las vulnerabilidades de seguridad en la red.

“Las empresas invierten millones en firewalls, cifrado y dispositivos para acceder de forma segura, y es dinero malgastado, porque ninguna de estas medidas corrige el eslabón más débil de la cadena de seguridad: la gente que usa y administra los ordenadores”.


―Kevin Mitnick

Analizar la organización para luego de su comprensión, proponer planes que se actualicen y se cumplan en temas de ciberseguridad es primordial. Desarrollar y promover altos estándares de ciberseguridad basados en prevención, seguimiento continuo y charlas de concienciación periódicas, es una parte fundamental. La otra parte se encuentra en manos de los usuarios.

Dimensionemos la responsabilidad que tenemos, recordemos cada día que la ciberseguridad empieza y termina con cada uno de nosotros. Lo que haga o deje de hacer para proteger los datos que utiliza, contribuye en gran manera a todo el esfuerzo que se hace para cuidar los activos de la organización.

Imagen: Pixabay

Protejamos nuestros datos hoy y siempre

“Si puedes controlar la información, puedes controlar a la gente.―”Tom Clancy. Novelista/ industria de videojuegos.

Proteger los datos es una de las recomendaciones más comunes y menos aplicadas en la actualidad.  Hoy 28 de enero se establece la conmemoración del Día Internacional de la Protección de Datos. En las redes ha estado muy mencionado el tema con hashtags y escritos al respecto. El reconocimiento de la fecha es amplio, pero en nuestra región con otros temas noticiosos importantes acaparando las primeras planas apenas destaca.

Justamente, entre esos temas históricos y fechas que se diluyen hoy, se rescata que el primer tren de pasajeros El Ferrocarril de Panamá (en inglés: Panama Canal Railway Company) recorrió más de la longitud total un 28 de enero de 1855, día de su primer transito registrado en los anales de la humanidad. En ese entonces, durante la llamada Fiebre del Oro de California, fue el transporte obligado de miles de hombres en busca de oro y su consecuente fortuna.

 ¿Pero qué relación tendrán los datos con el Oro de California? Ninguna y toda. En la actualidad, a los datos se les llama “el nuevo oro”, “el nuevo petróleo”, por lo qué, si poseemos oro y no lo estamos valorando, estamos perdiendo nuestra fortuna. La misma (metafóricamente hablando), por la que tantos hombres estuvieron dispuestos a arriesgar su vida atravesando un camino lleno de peligros hace varios siglos.

Proteger nuestros datos, hoy y siempre, debe ser prioridad para todo usuario de la red que es consciente del valor que tienen, su privacidad y los derechos que pueden verse afectados al dejar sin protección un bien que nos pertenece y debemos valorar.

Las naciones europeas tienen la Ley Orgánica de Protección de Datos y Protección de los Derechos Digitales que aboga por el control de sus datos personales, el derecho de portabilidad de los datos y obliga, entre otras cosas, a las empresas a informar de forma clara, concisa y sencilla al usuario sobre el posible tratamiento de sus datos. Es tajante cuando dice que lo datos personales no podrán guardarse por las empresas más tiempo del necesario para el cual fueron recabados entre otros puntos clave.

Algunas empresas cuidan muy bien los datos de sus clientes e implementan políticas y normativas. Otras siquiera son conscientes del valor y la responsabilidad que conlleva colectar datos y almacenarlos, mucho menos hacer uso correcto y ético de ellos. Ansiosas por saber más de los usuarios, no son casos aislados los que aparecen en los medios de comunicación sobre fuga de datos, empresas victimas de ladrones cibernéticos y otros delitos cuyas modalidades apenas son conocidas y escasamente penalizadas por carecer de legislaciones acorde con el nuevo esquema tecnológico.

Economía de datos

En el Día Internacional de la Protección de los Datos Eleven Paths de Telefónica menciona que: “La privacidad no solo está de actualidad debido a los últimos cambios normativos. Se trata de un cambio cultural. En esta nueva economía de datos y de la confianza cobra especial relevancia la protección de la información y el empoderamiento de las personas. Cambio del que cada vez son más conscientes tanto empresas como ciudadanos. Las primeras son conscientes del impacto que una brecha de datos puede suponer a nivel de negocio, y los segundos están cada vez más concienciados de los riesgos que puede suponer para ellos un mal uso de los mismos.

En este escenario se torna de vital importancia disponer de todas las herramientas a nuestro alcance para realizar una gestión efectiva. Aprovechando sinergias y evitando repetir trabajos. En este sentido desde el punto de vista de la Gestión del Riesgo y Cumplimiento una herramienta como SandaS GRC nos puede ayudar desde distintas perspectivas.”

Actualmente existen aplicaciones y soluciones que permiten cuidar y administrar correctamente los datos de los clientes. Solo es cuestión de investigar y asesorarse para elegir la que realmente se requiere para enfrentar la responsabilidad de ser custodios y utilizar “el oro” de nuestros usuarios.


Los datos se transforman en información cuando se aplican a un propósito concreto y proporcionan valor al receptor , como sucede en el caso de los datos personales de los compradores de productos o servicios.

Un solo dato no es mucho, pero un conjunto de datos de una persona lo identifica y al agrupar datos muchas personas bien gestionados son valiosísimos para desarrollar estrategias, analizar comportamientos y en ultima instancia comercializar.

Cuidar nuestros datos personales, enseñarle a los pequeños a utilizar con propiedad los datos y a ser conscientes de que la divulgación de datos con los que somos identificables es una opción y no una obligación, es una manera de celebrar la fecha.  Es pensar antes de aceptar que una aplicación tenga acceso a ellos, es decidir a quién y a quien no le comparto mi información. Es saber que a medida que pasen los días, los datos serán cada vez más valiosos.

No es un asunto de un día, en la medida que lo incorporamos a nuestro diario vivir podremos conmemorar con la tranquilidad de saber que nuestros datos están seguros y que los compartimos, solo con aquellas empresas o personas que así lo decidimos.

 ¡Proteger sus datos no es opcional, es obligatorio!

Referencias Consultadas:

https://blog.elevenpaths.com/2019/01/dia-internacional-proteccion-datos-ciberseguridad.html

Imagen: Pixabay

¿Cuánto cuidamos nuestra privacidad y nuestros datos?

Había luchado hasta la muerte por sus creencias: el derecho de todo individuo a la privacidad. ―Dan Brown


«La fortaleza digital» (1998)

A diario damos por sentado que nuestra privacidad es un derecho y que nadie debe conocer aquello que no deseamos que sea conocido. Nuestra intimidad, nuestros datos médicos, nuestro salario, cuentas bancarias, nuestras rutinas de vida, nuestros hijos y más. Es así, como encontramos un grupo de situaciones, informaciones, conductas y otros, que son de carácter privado. Lo privado no es dominio público e inclusive las leyes penan a aquellos que se adentran a sitios etiquetados como “propiedad privada”, pero todo parece cambiar cuando estamos en la red.

Desde hace unos días vengo reflexionando en la privacidad y en lo poco cuidadosos que, pareciese, somos cuando estamos en la red. Comparto algunas preguntas que, como usuaria de dispositivos móviles, cada vez más poderosos, me he hago. ¿Por qué facilitamos de buena gana datos? ¿Por qué hacemos publicas nuestras ubicaciones y gran parte de lo que realizamos a diario? ¿Por qué aceptamos términos y condiciones para acceder a una aplicación sin siquiera leerlos? ¿Por qué no nos detenemos a pensar a que información desea acceder la aplicación de moda antes de autorizarle el acceso?

Según definición, la Privacidad en Internet se refiere al control de la información que posee un determinado usuario que se conecta a la red, interactuando con diversos servicios en línea en los que intercambia datos durante la navegación. Hasta aquí parece sencillo, tenemos control sobre la información, pero todo cambia cuando analizamos si realmente controlamos la información que compartimos o no, cada vez que utilizamos internet, entramos a una aplicación o red social.

En la misma definición de Wikipedia citada anteriormente, amplían el concepto al mencionar que “Implica el derecho o el mandato a la privacidad personal con respecto al almacenamiento, la reutilización, la provisión a terceros y la exhibición de información a través de Internet.”

Para todo usuario es importante saber que implica la privacidad y cómo cuidar de la suya en la red. ¿Lo sabemos realmente? ¿Cuán serio lo tomamos?

En Internet la privacidad es un subconjunto de la privacidad de los datos. Implica información de identificación personal o información no personal, como el comportamiento de un visitante en un sitio web, es decir que hacemos mientras visitamos una página, si abrimos o no otros enlaces, si cierra o no los anuncios, y el tipo de información que usualmente buscamos,.

Cuando se habla de Información de identificación personal se refieren a cualquier dato que pueda usarse para identificar a un individuo. inclusive el famoso reconocimiento facial, la huella dactilar y el “eye tracking”, Si usted las utiliza debe saber que esas aplicaciones y soluciones guardan sus datos, no cualquier dato, los que le hacen único.

Mediante cookies, bugs, tracking mercadológico, spam y los navegadores se recopila información. No olvidemos que estos recursos están presentes y con las nuevas regulaciones de privacidad, nos lo hacen saber al momento de acceder, solo que no leemos por tener prisa o simplemente porque no lo consideramos. Tanto los proveedores de Internet como los operadores de sitios en la red tienen la capacidad de recopilar nuestros datos e información. No es un secreto, casi todo lo que se transmite por Internet genera rastros, incluso los mensajes en foros, las conversaciones en servicios de mensajería con programas de encriptación débiles y las compras en línea.

La privacidad online tiene mucho que ver con quiénes somos, dónde estamos y qué hacemos. En Internet, los datos son muy valiosos, son deseados, bien valorados y pagados, por esa razón son objeto de robo (hackeados), venta, recopilación y análisis.

Investigando descubrí que hay empresas que se conocen como “corredores de datos” que recopilan y mantienen datos sobre millones de personas, los analizan, los anonimizan, los envasan y los venden sin el consentimiento ni el conocimiento del usuario (Aquí radica el problema, es completamente distinto cuando sabemos que se hace con nuestra información y en vez de apretar el botón de aceptar sin siquiera leer, somos conscientes y aprobamos) que no imagina lo que sucede. Los datos son utilizados para marketing directo publicidad dirigida y evaluación de riesgo crediticio, lo ideal sería que estuviésemos enterados y lo aprobemos.

¿Cómo hacernos más conscientes de nuestra privacidad y del valor de datos?

La respuesta está en aprender, en saber, en comprender y hacer uso de nuestro derecho a la privacidad, poner en práctica protocolos de privacidad a título propio.  El dominio del móvil y de la red nos tomó sin más información o preparación para hacerle frente, aún hoy se escriben las leyes y normativas que regirán el sistema social digital al que nos encaramos.  Y todo sigue cambiando rápidamente en el entorno.

Lo primero es leer, si leer la política de privacidad con atención para saber qué clase de información registra sobre nosotros esa aplicación, ese sitio, esa empresa que nos brinda un servicio, configurar las redes sociales con los filtros de privacidad que consideramos convenientes, decidir quienes ven o no lo que compartimos y que le permitimos realizar a esa plataforma con nuestra información. Dejar de compartir (sin razón aparente) nuestra ubicación o localización, salvo que sea consensuado y aceptado con una finalidad especifica.  Borrar el historial de búsqueda cada cierto tiempo, utilizar en ocasiones los modos incognitos y más que otra, conocer la política de privacidad de los sitios―empresas― con los que nos relacionamos.

Es necesario comprender y valorar nuestra privacidad y los datos, saber con qué sitios y porque los compartimos, pero sobre todo entender la política de privacidad de la empresa. Hoy no parece tan relevante, pero en un mundo que gira cada vez más hacia los datos, será uno de los requisitos necesarios para realizar nuestras rutinas, donde habrá tanto interacción física como virtual de forma automática.

«Consciente de que el ecosistema digital ha experimentado una espectacular transformación y ha modificado las relaciones sociales, comerciales y la capacidad de expresión y comunicación de los ciudadanos. Además, ha facilitado el acceso a una gran cantidad de información por parte de las compañías y los usuarios, y ha multiplicado la facilidad y velocidad a la que se puede trasmitir entre diferentes redes, empresas y países.» (Privacidad Telefónica)

Este volumen de datos supone una importante oportunidad de avance para la sociedad, pero también una responsabilidad para las compañías que, como Telefónica, gestionamos datos, bien como información personal, anónima o agregada.

Economía de datos y Plan Global de Negocio Responsable

«El compromiso con la privacidad y la seguridad de nuestros clientes y el trabajo diario para generar una relación de confianza con todas aquellas personas con las que estemos vinculados es una responsabilidad y a la vez un pilar fundamental de nuestra estrategia dentro de la economía de datos y forma parte de nuestro.»!

Los tres objetivos del compromiso con la privacidad de Telefónica

  1. La autorregulación de los derechos y la seguridad de los usuarios, más allá de las leyes locales e internacionales con el fin de hacer frente a los intereses y necesidades de nuestros clientes.
  2. La privacidad como base de una relación de transparencia con nuestros clientes.
  3. La privacidad como facilitador de la innovación, el bienestar y el desarrollo de la sociedad.

No olvide que sus datos son importantes, es un valor que poseemos todos, la privacidad es igual, tanto en el mundo físico como en el virtual, simplemente lo hemos pasado por alto. Conocer las políticas de privacidad, comprender que los datos son y seguirán siendo un activo valiosísimo nos hace conscientes de que es necesario aprender a gestionarlos, a utilizarlos y sobre todo cuidarlos.

Descargue la política de privacidad

Fuentes de referencia

https://www.telefonica.com/es/web/about_telefonica/centro-de-privacidad

https://www.telefonica.com/documents/153952/67280426/politica-global-privacidad.pdf/6fea1f96-5d36-31fb-b997-11123bdb8830

https://www.bbc.com/mundo/noticias-44806950

Imagen: Pixabay

Acerca de la autora

Privacidad y protección de datos ¿Nuevo campo de batalla publicitaria tecnológica?

“No vamos a pedir a nuestros clientes que hagan un equilibrio entre privacidad y seguridad. Tenemos que ofrecerles lo mejor de ambos. En última instancia, proteger los datos de otra persona es proteger a todos nosotros”. ―Tim Cook

La batalla subliminal con el tema de la privacidad y protección de los datos inició este lunes 7 de enero en Las Vegas. El escenario de la feria tecnológica más importante cedió, sin proponérselo, un espacio valioso a la compañía que no participa desde 1994 en esta cita mundial.

Todo sucedió cuando una valla gigante, ubicada en un costado de un hotel de la reconocida ciudad; pero no cualquier hotel, la ubicación es justo frente al Centro de convenciones de Las Vegas (escenario donde Google y Amazon tendrán una gran presencia en el CES de este año), logró la atención de transeúntes y por supuesto de los medios especializados en tecnología.

El debate fue más allá, corrió como pólvora en la red, en diversos países del globo se hablaba de “trollear” a sus competidores y llegó a los noticieros locales de mayor importancia de los Estados Unidos.

¿Cuál era el mensaje? ¿Por qué tanto interés?

El mensaje que ocupa aproximadamente 13 pisos de la parte externa del edificio dice: «Lo que sucede en tu iPhone, permanece en tu iPhone», destaca que el cierre de aviso es la URL del sitio web de privacidad de Apple.

Un sencillo y muy bien logrado juego de palabras que hace recordar la famosa y acuñada frase de la “Ciudad del Pecado” que dice: “Lo que sucede en Las Vegas, se queda en Las Vegas.” ha sido suficiente para que la empresa se encuentre en el centro de la controversia y su nombre siga generando titulares o artículos como este que estamos publicando justamente ahora.

«What happens on your iPhone, stays on your iPhone.» El juego de palabras da vida a todo tipo de alusiones y análisis de la estrategia de comunicaciones publicitarias de Apple, así como de la veracidad o no de la promesa de valor y por supuesto a la importancia de la privacidad en un mundo que gira en torno a datos e interacciones.  Al final es un mensaje que deja entrever una cuestión cada día más discutida la que motiva estas reacciones.

Video: Fox

Llama poderosamente la atención que la compañía no asiste al CES desde 1994 al evento que ya tiene en su haber cincuenta y dos años. Su primera versión fue en el año 1967 según muestran sus registros. No participar en esta cita mundial que reúne a la elite de la electrónica de consumo y tecnología digital, siempre genera comentarios y suposiciones.  Algunos dicen que se debe a que la empresa sabe cuál es su posición en el “Top of Mind” de los consumidores y lo refuerza dejando de asistir, otros que lo hace para diferenciarse, porque saben crear necesidad y ser capaces de redefinir conceptos, soluciones y productos. Finalmente, hay quienes dicen que la empresa sabe cómo vender experiencias, y estar entre muchos competidores, argumentando su razón de ser, dista mucho de serlo. Las razones reales, solo las conocen sus ejecutivos y el resto de los que observamos sus acciones estratégicas tan solo conjeturamos al respecto.

Superando el impacto de la acción publicitaria y siendo analíticos podemos decir que lo que han logrado es, traer nuevamente a la palestra el debate sobre los datos y la privacidad. En esta ocasión los usuarios son aludidos a pensar o repensar que sucede con sus datos en cada uno de los dispositivos móviles y al utilizar aplicaciones que los recogen (aun cuando los anonimicen). Y aunque quisieran evitar ir directo, ciertamente las empresas que requieren de los datos para seguir con sus proyectos de inteligencia artificial y automatización son la contraparte a la posición tomada por la compañía cuyo logo es sinónimo de innovación digital.

A pesar de la gran cobertura de la telefonía celular y la creciente demanda y uso de planes de datos, solo una pequeña parte de los usuarios son conscientes de que en la actualidad cada interacción digital genera un rastro, pocos comprendemos que somos responsables de nuestra privacidad y que los datos son valiosos.  

En el 2015 el CEO de Apple, Tim Cook, dio un discurso sobre la privacidad y la seguridad durante la Conferencia Campeones de la Libertad organizada por EPIC en Washington, DC., en esa oportunidad dio claras muestras de lo que hoy sustenta el mensaje de la valla en Las Vegas.

“Les estoy hablando desde Silicon Valley, donde algunas de las empresas más importantes y exitosas han construido sus negocios hipnotizando a sus clientes en materia de información personal. Hablo de empresas que fagocitan todo lo que puedan para lucrar y obtener beneficios económicos. Eso, a nuestro criterio, está mal. No es algo que en Apple aspiramos hacer.”

“Creemos que los clientes deben tener el control de su información. Es posible que te agraden estos servicios gratuitos, pero al mismo tiempo pensamos que no vale la pena que estos servicios tengan que acceder a tu correo electrónico, tu historial de búsquedas o, incluso, las fotos de tu familia, todo ello para ser puesto a la venta vaya a saber Dios por qué. Creemos que algún día los clientes entenderán esto como lo que realmente es”.

“Como muchos de ustedes, nosotros en Apple rechazamos la idea de que nuestros clientes tengan que hacer compensaciones entre privacidad y la seguridad. Podemos y debemos proporcionar ambos servicios en partes iguales. Y creemos que las personas tienen un derecho fundamental: la intimidad. El pueblo estadounidense lo exige, la Constitución lo exige, la moral lo exige”.

 “La privacidad está siendo atacada desde múltiples frentes.”

 “No creemos que tengas que cambiar por un servicio que, a tu criterio, es gratis, pero que en realidad tiene un alto costo, algo que sucede en estos tiempos en los que almacenamos datos sobre nuestra salud, finanzas, hogar y dispositivos”.

Cada una de estas frases son fundamentales para comprender la posición de la empresa y lo que hay tras el mensaje publicitario.  No es una posición aislada, cada vez más empresas y usuarios reclaman con pruebas su derecho a la privacidad y las legislaciones les están dando la razón. Aunque seguimos aceptando términos y condiciones, así como el uso de cookies sin leer el aviso legal, porque nos da pereza o no tenemos tiempo.

La CEO de Synergic Partners, empresa integrada en Telefónica, Carme Artigas, quien está considerada una de las mayores expertas en datos, actualmente en Europa dio algunas recomendaciones interesantes a Retina de El País conversando sobre la información personal, la responsabilidad individual y lo que debemos exigir a cambio del uso de nuestros datos.

Entre los conceptos más destacados de este artículo sobre privacidad y uso de datos tenemos:

“Si nosotros no sentamos ahora las bases éticas y morales de esta nueva sociedad en la que el dato va a ser la nueva moneda, que lo va a ser, las siguientes generaciones no estarán a tiempo de corregirlo. Bienvenido sea el debate porque nos hace tomar consciencia.”

“Hay que establecer límites a lo que las compañías pueden hacer o no con nuestros datos. El consenso es que, si esos datos los usas para mejorar el servicio, entonces es correcto que los tengas. Otra cosa distinta es que vendas esa información a un tercero, por ejemplo, para marketing de zapatos. Eso no tiene ningún sentido.”

“Las empresas empezarán a distinguirse unas de otras con la confianza que sean capaces de generar, si pueden demostrar que en sus manos los datos están a salvo y que se utilizan para hacer un bien con el que yo estoy de acuerdo. En el fondo es un nuevo acuerdo con el cliente.”

 “Lo que no puede ocurrir es que estés haciendo cosas con mis datos de las que yo no sea consciente, y ahí está el problema.”  

La batalla por la privacidad y el uso correcto de los datos, así como la autorización para el almacenamiento y rastreo apenas inicia. Indistintamente de quien o que empresa haga o no uso de la premisa, la valla gigante es solo un aviso para la reflexión. Nos queda hacer buen uso del refrán mundialmente conocido que reza: Guerra avisada, no mata soldado y si lo mata es por descuidado. Nos corresponde aprender más sobre datos, sus usos y ser garantes de ellos, comprender que nuestra privacidad es un valor que nos pertenece.

Imagen: Pixabay

Referencias Consultadas:

https://retina.elpais.com/retina/2018/06/29/tendencias/1530262232_480446.html

https://www.cnbc.com/video/2019/01/06/apples-ces-advertisement.html

La transformación digital y la ciberseguridad de tus datos médicos

Con la transformación digital a nadie nos sorprende que cuando visitas a un médico o un hospital, muchos datos sobre la historia clínica, facturación, medicamentos,imágenes radiológicas, entre otros; son almacenados en una computadora centralizada –servidor– que permite desde la toma de decisiones para una enfermera suministrar medicamentos hasta que revises toda tu información clínica desde cualquier parte de Internet.

La movilidad y la tecnología avanzan de manera acelerada y juegan un papel fundamental en nuestra sociedad. Como usuarios seguimos utilizando, almacenando y gestionando información de todo tipo en nuestros dispositivos, desde entretenimiento y ocio hasta llegar a datos financieros y ahora de la salud. Además, nosotros como pacientes dependemos de dispositivos (equipo de tomografía) y programas (por ejemplo aplicativos que gestionan y almacenan datos de equipamiento hospitalario) cuando estamos en estas instalaciones, que ya de por si, infringen en un riesgo por mal funcionamiento o similares.

¿Y qué hay de los riesgos de seguridad informática en esta industria? En base a la importancia que en la actualidad este tipo de instalaciones, catalogadas en el mundo de la ciberseguridad como infraestructuras críticas, las amenazas y los atacantes están constantemente intentando irrumpir sus controles de seguridad para poder robar datos de pacientes, extraer investigación de laboratorios o ¨secretos¨, secuestrar equipos (casos de ransomware) y entre otras actividades maliciosas.

En Elevenpaths hemos estado investigando en varios ámbitos donde se han encontrado fallos de fabricantes, principalmente en software médico para gestionar imágenes radiológicas o registros médicos (EHR/EMR). A su vez hemos identificados en base a experiencias, conversaciones y compartir con la comunidad que estos sistemas muchos de ellos están descentralizados en las instalaciones de salud de los países, gestionan diferentes tipos de implementaciones, mantienen bajos estándares de seguridad y sumado a todo esto el incremento de este tipo de servicios en la nube y dispositivos médicos conectados (IoT) a sus redes para convergencia sus servicios.

Al igual que muchos, vemos con preocupación que para este tipo de industria tan relevante en la vida de las personas continúe implementándose más tecnología sin los controles necesarios o al menos mínimos de seguridad, ya que, a diferencia de otros sectores, en el hospitalario se pone en riesgos aspectos más críticos que perdidas monetarias a través de un posible ataque informático.

La comunidad establece muchos esfuerzos en explorar estas nuevas implementaciones y buscar fallos de seguridad que sirvan como retroalimentación para las empresas propietarias de los dispositivos o aplicaciones para seguir despertando la conciencia en el sector y que brinden las soluciones integrales necesarias para que los usuarios sientan mayor seguridad de sus datos, o porque no, de su vida.

Carlos Avila

Chief Security Ambassador

carlos.avila@global.11paths.com

@badboy_nt

Imágenes: Pixabay