Mercadeo centrado en datos y privacidad

“Todo se reduce a la disciplina que trabaja para recopilar tus datos. Mantener esos datos limpios y asegurarte de que están en un formato que puede traducirse y utilizarse en diferentes sistemas es la clave”. ― Henry Schuck

Utilizar marketing basado en datos, extraer valor y conocimiento de los millones de datos de clientes y sus interacciones digitales cuando las tiene a su alcance, es lo ideal para todo equipo de marketing.  

Aunque no todos los mercadólogos, de nuestra región, lo están llevando a cabo por limitantes de tipo tecnológico, resistencia al cambio o simplemente, porque no desean invertir en soluciones que consideran costosas, otras empresas están migrando sus procesos de mercadeo tradicional a procesos basados en datos.

En cualquiera de los dos escenarios, un punto que jamás debemos pasar por alto es el derecho inalienable de los usuarios de dispositivos y redes móviles a la privacidad. Y en consecuencia nuestro deber ―en las empresas―de asegurarnos que estamos haciendo uso correcto (siguiendo normativas de privacidad y manejo de datos que no vulneren a los usuarios.) de los datos. Lo que implica, todo el proceso desde que se planifica la recolección y se colectan los datos hasta que se utilizan aplicando tácticas de mercadeo.

Marketing basado en datos

Obtener información y tendencias basadas en análisis en profundidad de los datos es parte del proceso. El llamado “Data Driven Marketing” no solo se refiere a las estrategias que se apalancan en los conocimientos extraídos del análisis de Big Data, recopilados a través de interacciones del consumidor real y potencial, así como, en esas predicciones de comportamientos futuros.  

El equipo de estrategas debe ser hábil y ágil en la comprensión e interpretación de los datos ya presentes, los datos que se pueden adquirir y en cómo organizar, analizar y aplicar esos datos para lograr los objetivos de mercadeo en el tiempo.

Personalizando la experiencia

Mejorar y personalizar la experiencia del cliente sin violar su privacidad y derecho a la desconexión o a la infoxicación es un reto actual. Comprendiendo que, al igual que lo hace su producto o marca, existen otras empresas haciendo esfuerzos por llegar a ese individuo, enviándole todo tipo de mensajes personalizados a través de dispositivos móviles.

Sabemos que la investigación de mercado fundamentada en datos le permite al profesional de marketing un estudio exhaustivo de las preferencias y comportamientos de su público objetivo. Por su parte, las herramientas analíticas permiten un marketing dirigido y personalizado para el cliente, en ese sentido las marcas utilizan las opiniones de los clientes y las conversaciones―chatbots, asistentes virtuales, call centers― de atención al cliente para extraer datos que se utilizan a futuro.

No todo es conversión

Al dirigir campañas, previo al análisis de datos de una audiencia específica, es muy usual que aumenten las posibilidades de conversión, un escenario muy tentador para los especialistas en marketing digital. La otra cara de la moneda está en lo que está percibiendo y experimentado en cliente, en el poco conocimiento o la aprobación poco pensada que dio al permitir el acceso a sus datos o si la empresa ha tenido acceso a datos de manos de terceros o a través de registros que utilizan “black patterns” para capturar datos de forma poco ética.

Con la popularización de las aplicaciones que recogen datos con poca o casi ninguna conciencia por parte de los usuarios de lo que están cediendo es necesario que todos los implicados en la gestión de marketing pasen por un filtro ético las propuestas de recolección de datos y que los comités de gestión de datos de la empresa estén conformados por personal que pueda orientar al momento de decidir qué datos se utilizarán y cómo se colectarán estos datos

Nos admiraría saber las veces que una estrategia bien intencionada está o ha vulnerado la privacidad de miles de usuarios que confían en las empresas. Los escándalos de las redes sociales son solo la punta del iceberg de esta situación.

Fiabilidad de los datos

La fiabilidad de los datos se basa en captura correcta de la información que se solicita a los clientes o usuarios y este proceso está siempre supeditado a la posibilidad de que haya fallos humanos. Con mucha frecuencia escuchamos: es un tema de “tecnología”, “falló el sistema”, olvidamos que los programas responden a la manipulación de personas, de nuestros compañeros de trabajo.

Se lee hasta el cansancio que la Transformación Digital va de personas y no de tecnología y en este aspecto no es menos cierto, contar con el equipo adecuado, debido a la naturaleza del trabajo, precisa de habilidades, competencias y actualización constante.

El profesional capaz de analizar y predecir o escalar comportamientos, que pueda manejar grandes cantidades de datos y comprenda lo que implica la conducta del usuario es muy especializado. Es la razón por la que las compañías están proponiendo sus propias escuelas de capacitación y formación interna, para suplir el personal que requieren. Es un proceso de mejora continua permanente que se vislumbra no tendrá fin, por lo pronto.

Por otro lado, lograr que todas las áreas de la organización colaboren en el proceso es un trabajo de equipo y sabemos que las empresas se acostumbraron a trabajar en departamentos, situación que nos recuerda que la gestión de proyectos y la interconexión de áreas es importantísima. Lograr que todos comprendan que los datos y su gestión, así como el cuidado de la privacidad de los datos de los usuarios es una prioridad, no es un asunto sencillo.

Hacer marketing basado en datos es mucho más que Big Data y protección de datos es comprender el valor del cliente y el enfoque hacia su respeto en lo mas valioso que tiene, su integridad como individuo, comprendiendo que la privacidad es uno de sus derechos más preciados.

Imágenes:Pixabay

Big Data: del dato al impacto en los negocios

“Sin análisis de grandes volúmenes de datos, las empresas son ciegos y sordos, vagando hacia fuera sobre la web como ciervos en una autopista.” – Geoffrey Moore

 ¿Qué tal si damos un paseo que nos lleve del humilde dato al éxito del negocio? Un dato es más que una representación simbólica. Un conjunto de ellos [#datos] se transforman, con las herramientas adecuadas, en información. Va mutando hasta que llega a ser un elemento que impacta decisivamente en el éxito o el fracaso de un negocio, esa anhelada “Business Inteligent” o inteligencia de negocios. Veamos las razones que tiene el dato para ser un tema tan relevante hoy día, aunque ha existido desde siempre.

El análisis de datos es de gran importancia para la toma de decisiones en el contexto laboral, en la gestión pública y en el ámbito social. Nunca fue tan relevante echar mano de los datos para intentar complacer al usuario como lo es en este preciso momento.

Es importante comprender que antes de analizar datos, es preciso recolectarlos, con el debido consentimiento de los usuarios (Gestión de datos ética y segura) #ÉticaDigital, almacenarlos y/o compilarlos correctamente #Cloud, posterior a ello, deben ser filtrados, estructurados, anonimizados [De allí la alta demanda de Data scientist y data analist], convenientemente agrupados, para su interpretación y uso.

Considerado por los estudiosos como la base de la información humanamente relevante, un dato es una representación simbólica, ya sea numérica, alfabética, algorítmica, alfanúmerica, espacial, u otra de un atributo o variable cuantitativa o cualitativa.

Los datos describen hechos, sucesos que deben confirmarse por sí solos son datos. Desde la óptica de la programación, un dato es la expresión general que describe las características de las entidades sobre las cuales opera un algoritmo [Sin datos no hay algoritmos, sin ellos no existe la IA].  En las ciencias y en la tecnología los datos se examinan para obtener información relevante a la luz de un enfoque especifico.

Al analizar datos debemos decidir qué tipo llevaremos a cabo:

El que analiza debe decidir cual estilo de análisis se ajusta a su objetivo pero siempre pensando en el cliente o usuario. Existen tres tipos de análisis que vale la pena revisar.

  • Análisis descriptivo: Proponer resumir una gran cantidad de datos y registros para que puedan ser entendibles y puedan tomarse medidas que se adapten a los objetivos de la organización.
  • Análisis predictivo:  Para llevarlo a cabo se aplican técnicas matemáticas o estadísticas a la información de la empresa. Permiten pronosticar qué podría suceder y tomar las medidas necesarias para la solución de problemas.
  • Análisis prescriptivo: Se propone su uso para establecer el camino que puede seguir la empresa, prioriza en acciones que ayuden en la toma de decisiones.
Interrelación y codependencia

Los conceptos de datos, información, conocimiento, sabiduría e impacto están interrelacionados y nos permiten comprender mejor al público meta, establecer estrategias y tácticas más cercanas a la realidad.

De un dato aislado a un grupo de datos que nos hagan inferir un comportamiento o plantear una hipotesis para llegar a obtener información, que bien analizada puede cambiar el rumbo de las decisiones empresariales y por ende del negocio.

¿Qué es información en un mundo infoxicado?

La información es un conjunto organizado de datos procesados, que constituyen un mensaje que cambia el estado de conocimiento del sujeto o sistema que recibe dicho mensaje. Existen diversos enfoques para el estudio de la información. En principio la información, a diferencia de los datos o las percepciones sensibles, tienen estructura útil que modificará las sucesivas interacciones del que posee dicha información con su entorno. Saber elegir y filtrar información, dosificarla para su correcta utilización es una competencia que debemos desarrollar para enfrentar los desafíos propios de su gestión.

El conocimiento es ambiguo y dicotómico o lo tienes o careces de él, no tiene una única definición. Al gestionar datos se llega al conocimiento cuando se responde, se llega a una “certidumbre cognitiva mensurable” a las preguntas y se es capaz de tener las respuestas existentes desde siempre ¿Por qué?, ¿Para qué? ¿Cómo? ¿Cuál? ¿Dónde? y ¿Cuándo?

¿Qué tiene que ver la sabiduría con los datos?

La sabiduría es la capacidad que se desarrolla a través del ejercicio de la mente, especialmente del uso de la inteligencia, la razón y la reflexión. Conocimiento detallado que se obtiene por estudio o experiencia. Prudencia en el actuar, se le explica como un valor adquirido por una persona a través de la experiencia o la educación, la comprensión teórica o práctica de un asunto referente a la realidad, se adquiere e interpreta como contenido intelectual relativo a un campo determinado o a la totalidad del universo de estudio.

Un negocio o empresa tiene sabiduría de mercado o estratégica cuando sus equipos de trabajo son capaces de trabajar en función de los datos con la mentalidad de brindar a sus usuarios una experiencia superior en todas las plataformas o frentes de contacto. Esa empresa que ha logrado ser “inteligente”, no porque usa tecnología, lo es cuando es capaz de aplicar esa tecnología de avanzada para lograr de manera más eficiente sus metas de negocio con el cliente como su centro.

Del dato al impacto existe todo un proceso de transformación que responde a una visión estratégica clara, un liderazgo con luces largas. No hay transformación digital sin cambio de cultura y la cultura es pertenencia de los individuos que forman la organización. Es imposible realizar una gestión de datos exitosa en los negocios [por más anonimizados que se encuentren] si no se tiene claro que somos humanos tratando de comprender a través de esos datos la conducta de otros humanos con los que hacemos negocios.  

Más allá de las matemáticas y ciencias aplicadas hay mucha lógica, filosofía, estudio del comportamiento y otras disciplinas sociales que intervienen en la gestión de los datos, es la razón por la cual compañías como Google tienen como líderes de «researchs» a antropólogos, sociólogos, científicos conductivistas. No en vano existen las humanidades digitales, con el tiempo toda empresa comprenderá que requiere humanistas digitales para gestionar su transición al futuro desde el hoy.

Es un tema que comprende muy bien Don José María Álvarez-Pallet, presidente de Telefónica cuando expone en sus intervenciones la necesidad estos perfiles: «Necesitaremos sociólogos digitales, politólogos digitales y médicos digitales. Si digitalizamos la economía se necesitarán muchas más profesiones que la de científico de datos.»
Los grandes cambios, las grandes revoluciones del mundo han requerido nuevas normas para comprender y vivir en sociedad. Vivimos en un proceso de transformación y cambio permanente ¿No las requeriremos ahora?

De humilde y aislado, en conjunto, el dato pasa a ser clave. Clic para tuitear

El dato es un insumo tan valioso para el negocio como sus líderes y los equipos de trabajo así lo consideren. ¿Cuan importante es el análisis de datos en su organización? ¿Tiene clara la gestión de Big Data? En Telefónica Business Solutions Centro América un equipo experto puede ayudarle a gestionar su estrategia de datos.

Imagen: Pixabay

Artículo escrito por: Msc Irasema Rivas-González

Periodismo de Datos: ideas, códigos y palabras juntas

“El auténtico genio consiste en la capacidad para evaluar información incierta, aleatoria y contradictoria.” ― Winston Churchill

Combinan la gestión científica de bases de datos con su gestión de periodistas. Hace menos de diez años se preguntaron si era necesario codificar y algunos aprendieron, esta nueva especie de periodistas son los responsables de diseñar experiencias imersivas, capaces de transportar a los lectores de The New York Times, El Guardian y otros medios de avanzada, pioneros y referentes del periodismo de datos.  Con su trabajo han descubierto y sacan a la luz irregularidades, crean espacios novedosos para los lectores de esta Era de Cambios en todas las profesiones.

Una de estas periodistas que gestionan datos es la responsable de sacar a la luz un afamado reporte que hace referencia a mi país de nacimiento y residencia. Debo recordar al lector que no soy periodista, soy lectora, investigadora, humanista digital e intento dibujar con palabras, narrar historias, así que trataré de hacer un planteamiento que gire más en torno a los datos que a la profesión periodística.

¿Qué es Periodismo de Datos?

Compartiremos definiciones para colocarnos en contexto y comprender lo que involucra desde la visión de los datos, el área que nos trajo a este artículo.

“El periodismo es, por sí mismo, una actividad que se basa en el proceso de investigación e interpretación de datos para la construcción de una narrativa que representa estos datos interpretados. No hay periodismo sin investigación ni datos. Pero no es redundante decir periodismo de datos, porque entre todos los métodos periodísticos y sus respectivos géneros, hay uno que recibe este nombre dedicándose al estudio de los datos de procedimientos muy peculiares que se reúnen en un solo espacio, con una técnica, actividades estadísticas de las ciencias exactas, con los procedimientos e incorporaciones tradicionales del periodismo, además de adoptar cada vez más estructuras tecnológicas. (Dader, 1997: 20).

Dice Wikipedia que “el proceso de trabajo de un periodista de datos incluye el uso de herramientas especializadas en la gestión y tratamiento de datos como Scrapewiki, Google Forms o DataWrapper. Aunque los datos tienen una importancia decisiva en esta disciplina, algunos especialistas como Aron Pilhofer ponen énfasis en utilizar los datos para explicar historias y dar respuestas: «los datos son sólo el punto de partida, no un objetivo por sí solos».

Paul Bradshaw, profesor de la Universidad de Birmingham, RU,investigador y gran impulsor de esta especialidad, afirma que “el periodismo de datos, (data journalism, en inglés), es aquel en el que se usa el poder de las computadoras (ordenadores) para encontrar, contrastar, visualizar y combinar información proveniente de varias fuentes.”

“En un mundo basado en bases de datos, crece la importancia del periodismo de datos y de visualización de datos.” -Jesús Flores Vivar School of Texas University Clic para tuitear

¿Prefería escribir palabras a las matemáticas?

Si la razón por la que algunos periodistas eligieron la profesión fue huirle a las matemáticas y no verlas más nunca, este siglo de luces tecnológicas se las lleva a sus mesas de redacción y no hay manera de escapar de ellas.

En temas tan sensibles e importantes como los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el periodismo de datos se hace presente.  Razón suficiente para que el año pasado (2018) Telefónica apoyara una iniciativa presentando el curso de Periodismo de Datos para el Desarrollo Sostenible gratuito.

Su invitación era muy atractiva decía: ¿Y tú? ¿Quieres construir historias basadas en datos? ¿Quieres ser un poeta de datos? El curso estuvo dirigido a periodistas, comunicadores, funcionarios de entidades públicas o privadas y representantes de la sociedad civil pero también a cualquier persona interesada en el seguimiento de la Agenda 2030 de desarrollo sostenible y los ODS. Mencionaban que los retos para la implementación de estos ODS están relacionados con la disponibilidad, la recolección y el uso de datos no solo para su medición y difusión al contribuir al seguimiento de la agenda global para el desarrollo sostenible. Telefónica llevó a cabo esta capacitación en colaboración con Cepei, Connectas y Social TIC.

La fluidez con los números, los datos y su importancia

Volviendo a The New York Times en su artículo titulado “How We Helped Our Reporters Learn to Love Spreadsheets” hicieron algo fantástico para los periodistas que deseen aprender periodismo de datos, decidieron compartir sus materiales con la esperanza de que los estudiantes, profesores o periodistas de otras publicaciones puedan encontrarlos útiles. Son una fuente interesante de capacitación de datos para la llamada «Digital Transition» donde usted puede acceder, sin costo a un acumulado decenas de hojas de cálculo, hojas de trabajo, hojas de trucos, cubiertas de diapositivas, planes de lecciones y más, creados por una de las periodistas de datos más famosas del diario Lindsey Rogers Cook y su colega editora de Transición Digital Elaine Chen junto a varios oradores en The Times. Acceda al enlace de los recursos gratuitos (licencia creative commons)de Periodismo de Datos que ofrece The New York Times pinchando aquí

Según la periodista, ellos tienen claro el desafío ante su realidad: el conocimiento de los datos no se ha difundido ampliamente entre los escritorios de las salas de redacción y no se filtra en los informes diarios. Hay que difundir conocimiento gratuito para generar mejores profesionales de datos.

«Con Internet se generan y comparten más datos que nunca y, cada vez más los intereses detrás del poder intentan distorsionar esos números para respaldar sus propias agendas.»

La aversión a las matemáticas en un siglo donde los números constituyen la base que mide todos los temas de opinión como la educación, seguridad social, corrupción, el mercado de valores, censos, ODS y la justicia no tiene cabida.

Los datos, el uso y su gestión están aquí, nos corresponde utilizarlos, aprender a gestionarlos porque son una exigencia profesional del presente. Sí es periodista o trabaja en el sector no olvide que los datos son su mayor fuente de información confiable al escribir historias e investigar con sustento. Lo más seguro es que en un futuro sea tan normal el Periodismo de Datos que no se vea como algo novedoso y es necesario estar preparados.

Imagen: Pixabay

Recursos Consultados:

https://open.nytimes.com/how-we-helped-our-reporters-learn-to-love-spreadsheets-adc43a93b919

https://drive.google.com/drive/u/0/folders/1ZS57_40tWuIB7tV4APVMmTZ-5PXDwX9w

https://www.metodista.br/revistas/revistas-metodista/index.php/CSO/article/viewFile/3421/3132

el Periodismo de Datos como una de las tendencias actuales y de futuro para la profesión periodística. http://www.cuadernosdeperiodistas.com/media/2013/12/106-1241.pdf

https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=6195512 D Renó, L Renó (2017): “Algoritmo y noticia de datos como el futuro del periodismo transmedia imagético”. Revista Latina de Comunicación Social, 72, pp. 1.468 a 1.482. http://www.revistalatinacs.org/072paper/1229/79es.html DOI: 10.4185/RLCS-2017-12

https://datarepublica.org/#!/aprende

Big Data: medición de audiencias y análisis de comportamiento

“Big Data está dominando las discusiones de investigación en este momento. Con datos del servidor, redes sociales, ricas bases de datos de clientes y datos de ruta de retorno, hay una oportunidad emocionante para llevar la investigación de medios al siguiente nivel.” ― The Big Opportunity

Con la masificación del móvil y la popularización del Big Data, las mediciones de audiencias y el análisis de comportamiento pasaron de ser temas de interés para canales de televisión, estaciones de radio, proveedores de estudios y de especialistas de agencias de publicidad, a ser utilizados por otros profesionales que buscan comprender a sus consumidores potenciales.

El reinado que parecía exclusivo de los especialistas en medios y los trabajadores de la comunicación, se ha extendido a otros profesionales menos especializados y, de alguna manera, podemos decir que se ha ido democratizando con herramientas gratuitas, otras de bajo costo y también, para los más exigentes, con soluciones diseñadas a medida para proyectos e industrias que desean medir y conocer a esos clientes que les interesa enamorar.

Los expertos en mundiales del mercadeo y empresas que viven de las investigaciones analizan como la llegada de Big Data ha cambiado y va evolucionando la profesión.

“La explosión de la propiedad de dispositivos móviles y la conectividad digital. Ha convertido las comunicaciones humanas en un torrente de información. conocido como Big Data. En pocas palabras, los dispositivos digitales dejan un rastro y cada el tiempo que un consumidor hace clic, se desplaza, sigue un enlace, hace un comentario o incluso simplemente enciende su teléfono, que crea un dato que, cuando se recoge e interpreta correctamente, puede ser usado para entender o inferir algo sobre ellos.»

– Cila Warncke
De las encuestas tradicionales a utilizar Big Data

Todos los cambios producen resistencia. No es sencillo convencer a un profesional que durante décadas utilizó la medición y el análisis tradicional, diciéndole que hoy es posible utilizar herramientas digitales en tiempo real, que son más precisas y económicas.  Superada la resistencia inicial es recomendable mostrar con hechos, no solo las bondades, es preciso que el usuario de la herramienta se visualice a sí mismo utilizándola y obteniendo los resultados para hacer su trabajo con facilidad.

Actualmente, se sabe que los datos de las encuestas mejoran incrementalmente cuando se utilizan haciendo uso conjunto con herramientas de Big Data y viceversa. Clic para tuitear

No es un tema de reemplazar, se propone la combinación de ambos para obtener una visión funcional.

Si bien es cierto que algunos prefieren innovar disruptivamente y utilizar solo Big Data, otros prefieren ir más lento, siendo conservadores.

En ambos casos nunca está de más recordarles dos puntos interesantes de ambos tipos de investigación:

• La fortaleza de Big Data está en que, generalmente, proporciona una medición pasiva altamente granular de comportamiento, a bajo costo y a velocidad: volumen, velocidad, variedad y veracidad.

• Las fortalezas de las investigaciones tradicionales, se ven por lo general, en su capacidad para proporcionar una visión de todo el mercado, incluido el contexto competitivo. Ofrecen datos demográficos a nivel individual derivados a partir de muestras gestionadas y equilibradas.

Hacer uso de grandes volúmenes de datos en conjunción con otras metodologías tradicionales de medición permite un enfoque multidimensional, superando las limitaciones asociadas a una muestra.

Con la llegada de los medios y redes sociales, así como la dualidad del consumidor que combina el uso del móvil y la presencia física para realizar sus transacciones comerciales surge la necesidad de medir en dos espacios, el físico y el virtual.  Es justamente ésta, la razón por la cual, se dan cambios en el perfil de los investigadores de audiencias requiriendo de estos profesionales mayor uso y conocimiento de herramientas digitales, capacidad de análisis, organización y comprensión de lo que se encuentra tras los grandes volúmenes de datos.

Hablando de datos en el lenguaje del marketing

Los grandes volúmenes de datos, son solo datos si no llegan a ser comprendidos y responden a las preguntas vitales del negocio.

La parte técnica, lo táctico debe ser traducido, interpretado y vertido en estrategias que sustente su uso.  Leyendo sobre el tema, encontramos un documento que puede facilitar la comprensión y ofrece herramientas útiles para Big Data.  “The Big Opportunity: Audience Research Meets Big Data”, es un reporte de la IPA, es de la autoría de Richard Marks y una investigación patrocinada por The Media Ltd., vale la pena dedicarle un tiempo para leerlo, sobretodo, cuando intentamos comercializar soluciones de Big Data a investigadores de mercado o personas dentro del entorno del mercadeo, ya sea tradicional o digital.

La investigación de comportamiento se enriquece con el uso de Big Data, permitiéndoles al investigador y al analista, una inmersión más profunda en los datos, tanto en términos de la riqueza de la información como en términos de los números de registros de sus actividades y acciones disponibles para hacer los análisis.  Traducir esos resultados en acciones de mercadeo y acercamiento a los clientes potenciales es sin dudas, el retorno de la inversión que se realiza.

Referencia Consultada

https://www.rajar.co.uk/docs/news/IPABIGOPPORTUNITY.pdf

Imagen: Pixabay

Los datos, tus datos, ¿nuestros datos?

Cuidar los datos personales de sus clientes y  usuarios se ha vuelto un punto de extrema relevancia en las empresas

Te has preguntado alguna vez, ¿hasta dónde las empresas podrían utilizar tus datos personales para su propio análisis, armado de una estrategia o simplemente para ofrecerte productos y servicios en función a tus gustos y preferencias? Esta pregunta está sonando mucho en la cabeza de muchas personas de todo el mundo y varias noticias de lo sucedido en materia internacional con el tema de la protección de los datos, ha dado qué hablar.

Cuidar los datos personales de sus clientes y usuarios se ha vuelto un punto de extrema relevancia en las empresas. Muchas de las mismas han comenzado a crear departamentos de gestión de la información e incluso contratan expertos no solo en sistemas y tecnología, sino en leyes para resguardarse de las mismas y garantizar su estricto cumplimiento.

Te has preguntado alguna vez, ¿hasta dónde las empresas podrían utilizar tus datos personales para su propio análisis, armado de una estrategia o simplemente para ofrecerte productos y servicios en función a tus gustos y preferencias? Esta pregunta está sonando mucho en la cabeza de muchas personas de todo el mundo y varias noticias de lo sucedido en materia internacional con el tema de la protección de los datos, ha dado qué hablar.

Cuidar los datos personales de sus clientes y usuarios se ha vuelto un punto de extrema relevancia en las empresas. Muchas de las mismas han comenzado a crear departamentos de gestión de la información e incluso contratan expertos no solo en sistemas y tecnología, sino en leyes para resguardarse de las mismas y garantizar su estricto cumplimiento.

Se sabe que no cuidar los datos personales de los clientes puede implicar pagar un costo demasiado caro no solo en un valor monetario proveniente de multas y/o sanciones, sino también la insatisfacción.

En el caso de incumplimiento, las multas podrían llegar a los 20 millones de euros, sumado a los escándalos, daños a la imagen y reputación de las marcas, pérdida de clientes, entre otras consecuencias.

El Reglamento General de Protección de Datos que entró a regir el 25 de mayo del 2016 y comenzó a aplicarse a partir del 26 de mayo del 2018, es el reglamento relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de los mismos.

Este reglamento que, por el momento, solo tiene vigencia en Europa, implica que cada persona tiene que brindar su consentimiento inequívoco para que las empresas puedan usar sus datos.

Las empresas están obligadas no solo a respetar la decisión de cada persona sino también a indicarle a la misma qué datos están utilizando,cómo los están tratando, para qué y quién es la persona responsable de los mismos.

Esta normativa afecta a todas las empresas que trabajen con datos de ciudadanos europeos aún cuando las empresas estén basadas en Estados Unidos, como puede ser el caso de Google o Facebook.

Las empresas ya lo saben, las reglas comienzan a estar más claras para todos y aunque estas reglas actualmente solo tengan vigencia en Europa, el mundo está cambiando y las empresas son parte de ello. El cliente está en el centro y la protección de sus datos es un tema de extrema relevancia que no debe perderse de vista. 

Rafael Cisneros. Director de Empresas y Negocios. Telefónica Business Solutions Centroamérica

Este artículo fue publicado en la sección opinión de elperiodico.com.gt

Imágenes: Pixabay 

¿Sobreviviremos al Alcatraz tecnológico?

“La estrategia tecnológica y de innovación no se hace por generación espontánea. Es un proceso sistemático, gradual y profundo por hacer un máximo aprovechamiento de las oportunidades de mercado que tiene la empresa en un entorno social.”-CEIPA

Si existe algo que se logra con la experiencia es el aprendizaje. En esta ocasión escribiré sobre el aprendizaje que se requiere para ser un estratega y lo relacionaré al mundo de la tecnología, pero considero que puede ser igual de funcional para otras áreas de negocio y la vida en sociedad.

Ayer en la tarde estuve por primera vez tras unos barrotes, en una celda que simulaba el espacio donde recluían a los presos en la prisión más temida del mundo: la famosa Alcatraz. Participé junto a otros «prisioneros» de una experiencia que da vida a las palabras y reflexiones que hoy comparto. Las que van mucho más allá de un rato de esparcimiento, integración y convivencia laboral. Me enfocaré en dos conceptos: estrategia y la capacidad humana de encontrar respuestas que todos poseemos.

Cuando se escribe un paper(artículo) científico se utiliza un Abstract con palabras claves, emularé esa fórmula para resaltar solamente las palabras que le dan vida a este post: “Estrategia”, “Alcatraz”, “Crear”, “Escape”, “Tiempo”, “Plan”, “Aprendizaje”. Vocablos que se repetirán con alguna frecuencia en este contenido.

En las empresas nos piden ser estratégicos, nos comparten al inicio de año fiscal la estrategia a seguir o nos dicen cuál es el objetivo por lograr. Corresponde así, a cada líder de área desarrollar una estrategia―cuya formulación ideal implicaría que todos los miembros del equipo estuviesen involucrados―exitosa. La experiencia y los hechos dicen que “bajamos la estrategia”, “permeamos al resto del equipo” y un sinfín de otras frases que nos han vendido con el tiempo ―qué hemos comprado sin siquiera chistar― cómo la manera de hacerlo correctamente. Ayer, la experiencia de intentar “escapar de Alcatraz” me hizo reflexionar en la pregunta obligada, esa que surge justo cuando nos ponen frente a las narices un término que crees conocer a cabalidad. ¿Qué es estrategia?

De esa sencilla pregunta derivaron otras que me acompañaron mientras intentaba conducir en medio del tráfico al final de la tarde. ¿Realmente sabemos qué es una estrategia? ¿Nuestra definición de estrategia es cónsona con lo que hacemos? ¿Soy realmente una estratega? ¿Qué debo mejorar para ser más estratégica? Por consecuencia lógica traté de responderme y hoy  les comparto lo que surgió de esa reflexión.

Según su definición la palabra estrategia deriva del latín strategĭa, que a su vez procede de dos términos griegos: stratos (“ejército”) y agein (“conductor”, “guía”). «Arte de proyectar y dirigir las operaciones militares.» Lo que alude directamente al seno militar de donde proviene, por lo que estar bajo custodia militar (simulada, durante el encierro de una hora en esa celda) y en busca de claves, pistas, y de un camino para escapar del encierro ―en grupo, porque los equipos nacen de los grupos ― es un excelente ejercicio de aprendizaje sobre nosotros mismos y sobre cómo afrontar los retos de la tecnología, y los obstáculos que supone el desconocimiento y la incertidumbre a los que nos enfrentamos en la actualidad.

La otra acepción o significado hace referencia a «una serie de acciones muy meditadas, encaminadas hacia un fin determinado.» Es esta la que utilizaremos para relacionarla con aquello que nos prepara ―en ese aprendizaje constante y necesario― para implementar estrategias exitosas en temas de tecnología e innovación.

A propósito, y sin un orden especifico, veamos las palabras y acciones clave en ambos planos: el tecnológico y el estratégico.

Tiempo:  Durante el intento de escape de una prisión como sucedía en Alcatraz, quien desee lograrlo debe contar―considerar―, medir el tiempo, debe tomarse tiempo para realizar varias acciones que le permitirán formular su estrategia. Y ha de saber que el plan que formule debe llevarse a cabo en un espacio de tiempo que es limitado, porque de lo contrario su plan fallará al ser descubierto por sus custodios.

La observación, el análisis, la toma y registro de datos, la conciencia de que el tiempo invertido para lograr desarrollar una estrategia es fundamental son básicos.  Con los cambios en materia de tecnología, con la disrupción e innovación del sector, el rápido crecimiento y desarrollo los planes de negocios se supeditan al corto plazo.  En nuestro caso en el juego simulado de escape contamos con 60 minutos para salir de la prisión, y era necesario hallar pistas, observar, meditar, ordenar pensamientos e ideas, colaborar, trabajar en conjunto con un solo objetivo, tal cual sucede en las empresas.  ¿Cuánto del poco tiempo que tenemos lo usamos para hacer alguno de éstos procesos? ¿Somos ordenados y disciplinados en el uso del tiempo?  Los japoneses son expertos en hacer uso disciplinado del recurso limitado tiempo y priorizan en el binomio orden-limpieza, antes de empezar a hacer cualquier cosa.

“Rápido crecimiento tecnológico y la disrupción obligan a las empresas a implementar planes estratégicos a corto plazo.”

Crear:  Al tener pocos recursos dentro de una celda la herramienta más importante es la mente, la capacidad “cuasi infinita” ―al no ser eternos―que tenemos para crear, para imaginar, para diseñar e innovar. Si a ese recurso le agregamos la velocidad natural con la que pensamos y tratamos de dar respuestas, nos daríamos cuenta de que somos una fuente inagotable de “Inteligencia Natural” en bruto y que tan rápido como se crean los nuevos mercados, podemos adelantarnos a los deseos de los clientes y responder a necesidades que el entorno en silencio nos está mostrando. Pero antes debemos observar, analizar, indagar y luego sentarnos a crear.

La realidad es que pocas veces lo hacemos, porque estamos ocupados resolviendo el día a día laboral. Hay corporaciones que en la actualidad y desde hace algunas décadas, descubrieron que tener en sus plantillas a una persona capaz de pensar sin que el barullo organizacional la contagie, es sumamente rentable. Estos pensadores natos, son los responsables de esas geniales ideas que representan millones de dólares en ganancias para esos conglomerados.

“La velocidad de creación de nuevos mercados exige a las empresas adaptarse, anticiparse y arriesgar.”

Plan:  Tras las rejas de Alcatraz era perentorio diseñar un plan, quizás los grandes escapistas lo hicieron y al no tener recursos para escribirlo sin ser descubiertos, les fue muy útil hacer uso de su mente, de su memoria. La misma que hoy día sub-utilizamos al dejarle al dispositivo móvil o al artilugio digital la tarea de recordarnos todo.  Sin un celular en la celda, durante la experiencia, nos obligaron a hacer uso de todos nuestros sentidos y a utilizar el cerebro, a comunicarnos, a escuchar y a articular ideas en orden.  En las empresas de telecomunicaciones y tecnología damos por sentada la importancia de la comunicación, pasándola por alto en muchas ocasiones. El mensaje debe enviarse, pero debemos asegurarnos de que el interlocutor leyó el mensaje y que lo comprendió, es parte del trabajo, confirmar ―justificarnos con la falta de tiempo para no hacerlo nos pasa factura, y el precio siempre es altísimo― que el mensaje llegó. Ser conscientes de que los artilugios digitales no reemplazan el contacto humano y que para planificar se requiere organizar ideas, encontrar y compartir recursos, pero sobre todo pensar, es clave para triunfar en un mundo abocado a la tecnología.

“Con el aumento del consumo de lo digital y diciendo que no tenemos tiempo para pensar, dejamos de ser planificadores, innovadores, recursivos o visionarios”. Dejamos de mostrar todas las competencias que tanto buscan los empleadores y requiere el mercado actualmente.

¿Contradicción? Usted tiene la respuesta

Datos:  Estudiar los escapes e intentos de escapes de Alcatraz les permitió a los encargados de la seguridad de la penitenciaria mejorar sus estrategias (de ambos lados se trabajaba en torno a la seguridad con objetivos diferentes.) Años más tarde el resto del mundo pudo conocer de la existencia de este sitio a través de libros, películas, noticias, etc., porque se guardaron y compartieron datos, historias, evidencias y experiencias.

Los elementos o insumos que llamamos “datos” en esta Era de Big Data y digitalización son en mayor escala y proporción, símiles a los que tuvimos para intentar escapar del encierro simulado. Buscamos respuestas, soluciones, estuvimos construyendo pensamientos e ideas a partir de datos. Los famosos insigths que los marketeros tanto promovemos están siempre allí, el reto es detectarlos y ponerlos a trabajar en pro de los clientes y las empresas.

En Alcatraz los datos pusieron en riesgo los planes de escape, la observación y el registro de ellos, por parte de los prisioneros dieron como resultado los intentos de violaciones de los sistemas de seguridad diseñados para ser inquebrantables.  La gestión de los datos por parte de las autoridades impidieron varios intentos de fuga.

La explosión de datos y su manejo representa para las empresas e individuos un reto, prestar atención a lo que esos conjuntos de datos tratan de decirnos es la nueva modalidad de pensamiento.

¿Qué hago con los datos? ¿A quién y por qué comparto datos? ¿Cuán consciente soy de la responsabilidad que conlleva el manejo de datos? Es un tema para no uno, si no varios artículos a futuro.

Escape y Aprendizaje de Alcatraz:  No hay una formula única para diseñar una estrategia, todos somos parte de un proceso de aprendizaje continuo que inició con la entrada de la tecnología digital en todos los sectores del quehacer humano. No es fácil escapar de la tecnología sin un plan, aunque sin un plan no es fácil hacerle frente.

De la experiencia y vivencia intentando escapar de Alcatraz aprendí y reaprendí, que todo recurso es útil, pero que la capacidad de pensar y crear del cerebro que poseemos es nuestro mayor recurso.  En ocasiones es necesario privarnos de todos los recursos y gratuidad que supone la tecnología en nuestras vidas para que valoremos las cosas que realmente importan.  Tal cual lo dicen todos los expertos futurólogos y líderes de negocios es la “Era del Humanismo, porque la tecnología ya está aquí”.    La tecnología no surge como lo hacen las florecitas silvestres, la tecnología surge de la capacidad humana de pensar, crear y hacer preguntas cuyas respuestas son esas soluciones que brinda.

Antes de finalizar este recorrido por el «Alcatraz mental» que supone enfrentarnos a la tecnología digital que nos encarcela―si la dejamos― y el pensamiento estratégico que tanto requerimos, les comparto un ¿Sabías qué? De Alcatraz:

  • Antes de ser prisión de máxima seguridad fue una fortificación militar española que guardaba la entrada de la bahía de San Francisco.
  • En la isla que da nombre a la prisión funciona aún el faro más antiguo de la costa oeste de los Estados Unidos.
  • La isla fue vendida en su momento, por solo $5,000 dólares americanos.
  • Se encuentran allí las primeras fortificaciones militares españolas.
  • La isla se convirtió en una prisión de la Agencia Federal de Prisiones en agosto de 1934.
  • Su uso como prisión duró 29 años.
  • Estuvieron recluidos allí criminales célebres como Al Capone, Robert Franklin Stroud (el «Hombre Pájaro de Alcatraz»), Bumpy Johnson, James «Whitey» Bulger.
  • El recluso que pasó más tiempo en Alcatraz fue Alvin Karpis.
  • Frank Morris y los hermanos Anglin se fugaron de Alcatraz el 11 de junio de 1962 y nunca más se supo de ellos. (Una carta pone en duda que se ahogaron/Noticia 2018)
  • El escape se recrea en la película La fuga de Alcatraz (1979) que protagonizó Clint Eastwood.

Al tomar cada día mayor importancia en nuestra vida, la tecnología bien utilizada es capaz de adaptarse a las exigencias de los consumidores, optimizar la relación con el cliente y apoyar la transformación de la que no podemos escapar. Aun sabiéndolo no dudemos de la capacidad de nuestras mentes para crear e innovar.

Nunca ha sido tan necesario hacer nuestras las palabras del autor de la novela El Retrato de Dorian Gray, Oscar Wilde escritor irlandés quien dijo: «No soy tan joven para saberlo todo». Recordemos que con tecnología en la palma de las manos solo nos resta seguir aprendiendo y ese aprendizaje se fundamenta en la experiencia “porque simplemente no sabemos nada, lo estamos aprendiendo todo.”

Imágenes: Pixabay

Sobre la autora:

Datos: ¿Quién realmente cuenta?

 “El Big Data es básico en la génesis de todo lo que es tendencia hoy en día: el social media, el mobile, la nube y el juego online”―Chris Lynch

Los datos están cambiando completamente las formas de tomar decisiones y de establecer patrones, todos ellos ligados a conductas y comportamientos que van más allá del consumo físico y virtual que realizamos. Nuestra movilización, el seguimiento a nuestras actividades que se registran al hacer uso de los dispositivos móviles y en los mecanismos de medición de las empresas que tienen sistemas de tracking de las interacciones de sus usuarios.  Es casi imposible pasar desapercibidos, todo lo que hacemos cuenta una historia, es susceptible de ser medido, rastreado, anonimizado y transformado en información de tendencias. Nuestros clics, nuestras búsquedas, nuestras consultas, potencialmente al activar el localizador y aceptar cookies ¡dejamos un rastro!

Cada persona genera a diario cientos y hasta miles de datos que son cada vez más valiosos para las empresas y aunque difíciles de almacenar no dejan de seducir a los estrategas de marketing y comercialización. Debido a esos grandes volúmenes se requieren nuevas formas de procesamiento y utilización de esta información. Los datos cuentan las historias de los usuarios, pero es necesario saber que los datos que se cuentan en las mediciones no son siempre los mismos.

Al estar en el mundo de la tecnología sabemos que hoy como nunca, es preciso saber leer, analizar y diagnosticar todo aquello que nos está diciendo un mundo globalizado y que avanza vertiginosamente hacia la sociedad del conocimiento. Siendo usuarios y ocupando nuestro rol de individuos no dimensionamos o tal vez no estamos prestando la atención que merece el uso y la administración que les dan a nuestros datos las empresas, gobiernos e industrias.  Nos corresponde hacer las evaluaciones y valoraciones necesarias de nuestras vidas, nuestra privacidad y a quién le damos o no nuestros datos y para qué se utilizan.

Por su parte, la tecnología propicia que se administren y procesen esos grandes volúmenes de datos que son objeto de estudio e investigación por parte de los centros universitarios más innovadores del mundo. Entre esos encontramos a Princeton, que es sin dudas una universidad referente en muchos campos del saber. En esta oportunidad nos ocupa analizar una iniciativa que se adelanta en su campus: el Centro para las Humanidades Digitales (CDH). Unidad de investigación que ha fomentado el “Año de los Datos” [Year of Data, a campus-wide initiative that will take place during the 2018-2019 academic year.] una iniciativa en todo el campus para alentar el pensamiento crítico sobre cómo los datos dan forma a nuestras vidas.

Logo del Año de Datos. propiedad de Princeton CDH

El pasado 22 de octubre llevaron a cabo un Simposio sobre Datos Interseccionales “¿Quién cuenta?” dentro del cual hubo un muy interesante panel abordando el tema.

Las ponentes fueron Lauren Klein, profesora asociada de la Escuela de Literatura, Medios y Comunicación y directora del Laboratorio de Humanidades Digitales de Georgia Tech, y Mimi Onuoha, artista, investigadora y alumna de Princeton en 2011. Dos mujeres que hacen aportes y estudian el impacto de la tecnología y los datos en nuestras vidas.

Entre los temas abordados mostraron cómo los datos dependen de las estructuras de poder existentes. Desafiaron a la audiencia a imaginar cómo los educadores y académicos podrían minimizar las desigualdades en la recopilación de datos, el análisis y la visualización. Klein y Onuoha proponen que, dado que los datos influyen―con información nuestra― las decisiones políticas, trabajar para combatir el sesgo de los datos tiene implicaciones inmediatas en el mundo real. ¿Sabemos que tanto sesgamos o somos objeto de sesgo?

En la gestión de datos se excluye más de lo que creemos, destacó Mimi Onuaha con la presentación de su trabajo de 2016 «The Library of Missing Datasets» propuesta que ella describe como un «repositorio físico continuo de cosas que han sido excluidas en una sociedad donde se recopila tanto». Esta afirmación nos hace preguntarnos ¿Por qué se excluye cuando se recopilan datos? ¿Qué interés hay tras esta acción? ¿Quién decide que se recopila y qué no? Son algunas de las preguntas que debemos empezar a formular.

¿Nuevo petróleo?

La frase es repetida con frecuencia y aunque parece contundente, es necesario que la evaluemos y analicemos desde todas las posiciones posibles lo que conlleva.

Durante su intervención Lauren Klein desarrolló la idea de los datos como el «nuevo petróleo», «un recurso sin explotar que necesita ser refinado, consume energía y, en particular, está en manos de una pequeña clase de oligarcas de datos (gigantes de la tecnología y redes sociales). Es bajo esta premisa que se llegan a formular preguntas que todo ciudadano debe hacerse y que dio el nombre al Simposium ¿Qué se cuenta y quién cuenta? Concluyó, sobre el tema la especialista, aseverando que se decide en altas esferas. Lo hacen las corporaciones, gobiernos y otros agentes poderosos que recopilan y analizan datos con sus propios intereses.». Razonamiento que nuevamente nos hace reflexionar y estar anuentes a que esta realidad nos afecta a todos.

Feminismo de Datos ¿Qué implica?

«Al referirse a su trabajo con Catherine D’Ignazio del Emerson College, Klein aclaró que el «feminismo de datos» no se trata solo de mujeres o incluso de género, sino de examinar el poder y aspirar al empoderamiento: repensar los binarios, considerar el contexto, hacer visible el trabajo y abarcar el pluralismo. Como ejemplo, Klein observó cómo Facebook registra el género. A pesar de que parece permitir que los usuarios elijan géneros no binarios, Facebook aún requiere un género principal para crear una cuenta, datos que a su vez se proporcionan a los anunciantes, lo que hace que la clasificación de «masculino» y «femenino» sea una parte clave, pero oculta de su información.»

Datos Faltantes

Aquellos datos que no constan debido a cualquier acontecimiento, como por ejemplo errores en la transcripción de los datos o la ausencia de disposición a responder a ciertas cuestiones de una encuesta, los datos que se excluyen del seguimiento a dispositivos móviles, datos que se pierden por caídas de la red y otros son considerados faltantes. Se sabe que los datos pueden faltar de manera aleatoria o no aleatoria.

Datos faltantes aleatorios: Tienen un impacto alto en el análisis de datos, debido a que disminuyen el tamaño de las muestras y en consecuencia la potencia de las pruebas de contraste de hipótesis.

Datos faltantes no aleatorios: Han de considerarse ya que ocasionan― además de lo que implica los datos faltantes aleatorios― una disminución de la representatividad de la muestra.

Aunque pocas veces se pregunta o sustenta la razón para la existencia de datos faltantes, existen varias formas de reaccionar ante la ausencia, la pérdida y la exclusión deliberada de datos. Cada encargado de la gestión de data debe contemplar y justificar las razones o mecanismos que producen esas ausencias de datos. Estadísticamente los datos faltantes se agrupan en:  los datos que pueden perderse al azar (DPA), perderse de forma no aleatoria (DPNA) y de forma completamente aleatoria (DPCA).

Durante el Simposium la doctora Klein consideró el fenómeno de los «datos faltantes» y cómo darse cuenta de lo que se ignora conduce a comprender los sesgos sociales, un tema que subyace en el arte y la investigación de Onuoha. En particular, la pieza de arte y activismo de Onuoha, «The Library of Missing Datasets», un repositorio de datos excluidos ofrece una encarnación física de este concepto al mostrar un conjunto vacío de carpetas con pestañas en un archivador.

«En su respuesta a Klein, Mimi Onuoha ofreció ejemplos adicionales que demuestran este desequilibrio de interés y poder. En nuestro mundo «legible por máquina», argumentó, «esta pregunta de ‘¿Quién cuenta?’ Se vuelve cada vez más importante. ¿Qué significa ser evaluado por la máquina de otra persona? ¿Qué se reduce? ¿Qué se pierde? La pregunta siempre vuelve a la recopilación de datos «. Mimi se refirió a su estudio sobre Google publicado en Quartz, donde señaló que, a pesar de la sólida recopilación de datos basados en la ubicación, ciertos lugares poblados y populares aparecen como espacios en blanco en Google Maps, citando los de Brasil. Las favelas y los asentamientos de lagunas de Lago son solo dos ejemplos.»

Ambas oradoras instaron a los participantes a poner en práctica los valores al momento de diseñar programas o estrategias que incluyan recopilar datos, a tener precaución y compasión al recopilar datos sobre grupos marginados. Klein hizo hincapié en que la recopilación de datos puede tener consecuencias perjudiciales y que hacer visibles los conjuntos de datos puede atraer atención negativa a las poblaciones vulnerables. Onuoha explicó que faltan algunos conjuntos de datos porque «el acto de recopilación puede llevar más de lo que da». Para concluir le recordó a la audiencia que «cada conjunto de datos faltantes está beneficiando a alguien al no existir», pero que examinar quién se beneficia, y por lo tanto «quién cuenta», es un objetivo al que podemos contribuir como comunidad en nuestra investigación, nuestras aulas y nuestra vida diaria.

Observamos como un centro de investigaciones que forma parte de la Academia propone y realiza estudios e investigaciones, sin dejar de fomentar la crítica constructiva alrededor del tema de los datos y su injerencia en temas humanísticos que afectan a todos en la sociedad. Es la tendencia que debemos emular en la región centroamericana porque los problemas y las preguntas a responder sobre los valores que deben privar al gestionar datos son los mismos. .  El humanismo digital es cada vez más necesario en la gestión que realizamos.

Bibliografía Consultada:

Ermolaev, Natalia; Munson, Rebecca, Roth Suzanne. (2018). Universidad de Princeton. Centro de Humanidades Digitales Organiza el Simposio “¿Quién cuenta?

 

Imagen: Pixabay

Derivando datos ¿Cuán rápido se mueve la transformación digital?

“Si comenzase de nuevo mis estudios, seguiría el consejo de Platón y comenzaría con las matemáticas.”-Galileo Galilei.

En esta oportunidad escribiremos sobre Derivando y la persona tras esa plataforma de conocimiento,  el matemático español que gracias a su canal en YouTube está demostrando que las matemáticas pueden ser divertidas. Lleva años abriendo camino para que más jóvenes se interesen por una de las materias que más relevancia tiene en los trabajos relacionados a tecnología y con mayor futuro para la empleabilidad: Las matemáticas.

Iniciamos por explicar a groso modo el concepto de derivada, que según nos dice Wilkipedia «tiene variadas aplicaciones. Se aplica en aquellos casos donde es necesario medir la rapidez con que se produce el cambio de una magnitud o situación. (Cómo en la Transformación Digital y a adopción de nuevas tecnologías). Es una herramienta de cálculo fundamental en los estudios de Física, Química y Biología, o en ciencias sociales como la Economía y la Sociología.» Cabe mencionar que la derivada es uno de los conceptos básicos del análisis matemático.

Según explican expertos, para el genio Albert Einstein el mayor aporte que se obtuvo de las derivadas fue la posibilidad de formular diversos problemas de la física mediante ecuaciones diferenciales.  Subrayamos Sociología porque debemos recordar que nuestra vida en sociedad se ve impactada a diario por las telecomunicaciones, la tecnología y por supuesto que por las matemáticas. Es la razón por la que le dedicamos un espacio para la reflexión y traemos el tema a este blog.

Para los que están familiarizados con ellas, no es nada nuevo que se hable del valor de la derivada de una función en un punto dado. La enciclopedia en línea nos dice que: «En matemáticas, la derivada de una función mide la rapidez con la que cambia el valor de dicha función matemática, según cambie el valor de su variable independiente. La derivada de una función es un concepto local, es decir, se calcula como el límite de la rapidez de cambio media de la función en cierto intervalo, cuando el intervalo considerado para la variable independiente se torna cada vez más pequeño.»

Durante la Semana de la Ciencia que el organismo gubernamental responsable  de la tecnología y las ciencias en Panamá: Senacyt, promovió con la Feria Imaginatec, pudimos conocer a Eduardo Sáenz de Cabezón. Matemático, teólogo, profesor de informática en la Universidad de La Rioja (España) e hincha del Athletic Club y, sobre todo, un perfil que calza con el nuestro: Storyteller. Fue una oportunidad valiosa ver en acción a un gran contador de historias, de temas matemáticos contados de forma sencilla y con aplicaciones en la vida diaria. Su charla se tituló: Las matemáticas del deseo. Y vaya que capturó la atención de profesores, estudiantes y público en general con cada una de sus fórmulas, sus relatos y su manejo escénico para hacer del monólogo un arte magistral.

¿Qué nos interesa de su trabajo? ¿Por qué leer acerca de lo que está haciendo? Evidentemente lo que está proponiendo, el uso de las redes sociales para hacer llegar a los hombres y mujeres profesionales del futuro y del presente, un mensaje urgentísimo: Hay que saber de matemáticas y aplicarlas a lo que hacemos. Sin matemáticas no hay tecnología y la tecnología está presente a diario en nuestras vidas .

Eduardo es logroñés y con 46 años zanja la cuestión de qué, sólo los milenials pueden proponer innovación y hacerse notar, ser conocidos en internet y hacer clic con los adolescentes y niños. Su labor de divulgación es notable. Un ejemplo para los que estamos en este mundo de tecnología y tenemos conocimientos, experticias, experiencias e ideas que compartir con otros. Sáenz de Cabezón es uno de los youtubers de ciencia más seguidos de España y conocidísimo en América Latina. Derivando, el canal que regenta, acumula más de 360.000 suscriptores y millones de visitas en poco más de dos años.

Storytelling para las empresas de telecomunicaciones

Justo ayer, en el Blog: A un clic de las TICs, leíamos un artículo que hablaba de la necesidad de incorporar la narrativa a la empresa: No solo importa el qué, el cómo marca su impacto: storytelling en la empresa, mencionaba acerca de cambiar el discurso, de buscar estrategias para conectar con las personas, con los decisores y eso lo hace el arte de contar. Es esa la razón por la que las famosas charlas TEDx© son todo un fenómeno mundial, utilizan la narrativa aplicada a la comunicación en público, y se esmeran por dominar la mejor manera para transmitir una idea que merece la pena a través de una historia. Vale el esfuerzo para contarlas y contarlas bien, los datos muestran que tiene mucho éxito.

Al matemático e investigador le gusta mucho la literatura, contó que combinaba sus competencias y gustos por dos materias: Matemáticas y literatura, algo diferentes, pero en esencia muy similares, ambas se apropian de contar (números y palabras). En esencia lo que promueven y desarrollan es la capacidad de analizar y utilizar el cerebro para deducir y comunicar, para crear.  Se define como un hombre que lleva muchísimos años siendo cuentero. Contando cuentos en bares y en teatros hace más de 25 años incluso antes de ser matemático. La pasión por contar historias de tradición oral de distintas culturas, como cuentos chinos, del lejano oeste, árabes, europeos y americanos de tradición y literatura lo hizo mezclarla con las matemáticas.

Durante su ponencia en Ciudad de Panamá, explicó como es necesario llevar las matemáticas a los temas de diario, a los temas que realmente les interesan a las personas, presentó casos donde la Inteligencia Artificial creada por humanos ingeniosos le ha ganado a los humanos mejor posicionados en sus especialidades y cómo detrás de estas hay matemáticas en diversas formas.

¿Cómo aprendió AlphaGo© a aprender a jugar? Las matemáticas son modelizantes, hizo mención de las llamadas matemáticas del deseo, matemáticas que logran anticiparse a lo que nos gusta, para ofrecérnoslo con cada inocente navegación que realizamos a través de un buscador o cada red social que visitamos.  El caso de Netflix© y la manera como aplicaron los algoritmos para desarrollar la serie “House of Cards, basada en los gustos de sus clientes. “Las máquinas se adelantan a los gustos de millones de personas y predicen con rapidez”, sentenció.

Muchas veces la gente no sabe lo que quiere hasta que se lo enseñas. – Steve Jobs

Asistir a su charla nos llenó de conocimientos, validamos otros que ya teníamos y nos hizo reflexionar en eso que él llama el deber de todo conocedor de tecnología y ciencias: «Tiene la obligación de dar armas al resto de la gente para que puedan gobernar su propia vida», porque al final lo que nos hace felices es decidir sobre lo que hacemos y la tecnología debe facilitarnos esa posibilidad.

Su ejemplo es interesante y nos hizo recordar una frase del fundador de Amazon© que compartimos. Hay que atreverse a innovar y utilizar nuestros conocimientos para promover el intercambio de ideas y para generar soluciones haciendo uso de la tecnología que tenemos a la mano.

Si decides hacer sólo las cosas que sabes que van a funcionar, dejarás un montón de oportunidades encima de la mesa. – Jeff Bazos

El uso ético de la tecnología nos permite acceder a más información, los matemáticos y científicos de datos tienen en su haber la oportunidad de generar soluciones que nos permitan comprender mejor los comportamientos de las personas (con su debido consentimiento y anonimización) y en casos donde se personaliza la información que recibimos brindar opciones para explorar otras alternativas.

 

Imágen: Pixabay

 

 

Sobre la autora:

Las matemáticas, más vigentes que nunca

Las matemáticas conforman la base de múltiples disciplinas y ciencias modernas. No podemos obviarlas porque nuestro mundo digitalizado no es nada sin las matemáticas.

En congresos y conferencias escuchamos frecuentemente que las matemáticas están de moda. Más que una afirmación que carece de sustento, las estadísticas la apoyan. Son populares porque ofrecen diversas maneras de abordar problemas centrados en conocimiento. Al ser exactas, el rigor y la precisión no dejan lugar para la duda, con ellas no hay puntos medios, o es correcto o no.

Adolfo Quirós, vicepresidente de la Real Sociedad Matemática Española (RSME) dijo que: “El mundo es cada vez más tecnológico y más ‘cuantitativo’, y aumentan los campos en los que hay que resolver problemas para los que las herramientas de los matemáticos resultan adecuadas”. En sus palabras se encuentra otra razón por las que los reclutadores ahora buscan perfiles que hace unos años no estaban en sus radares.

La tendencia en crecimiento de las grandes empresas globales y de tecnología que compiten por el talento de los matemáticos es copiada por compañías más pequeñas. Atrás quedó el tiempo en el que los matemáticos se conformaban con ser profesores e investigadores. Jugosas remuneraciones y un mundo de diversas oportunidades se presentan ante sus ojos con solo aceptar una posición en la plantilla de alguna compañía que requiere sus servicios.

En nuestra vida cotidiana la importancia de la matemática criptográfica se ve reflejada cada vez que hacemos una compra en Amazon, al acceder a la banca en línea, al utilizar alguna aplicación o red social. Los algoritmos desarrollados por matemáticos e ingenieros son parte del día a día. El desarrollo de chips para ordenadores, teléfonos móviles y tabletas, temas tan importantes como la asignación de canales para las antenas y el diseño de redes de comunicaciones lo suficientemente robustas requieren de esta ciencia exacta.

A las palabras de Quirós añadimos las de Martin Grötschel, matemático que afirma que: “La tecnología de las comunicaciones está cambiando constantemente, y cada tecnología trae consigo nuevos desafíos matemáticos. Los modelos matemáticos utilizados en cada una de ellas a menudo no son aplicables a la siguiente y, por tanto, la industria de las telecomunicaciones mantiene a los matemáticos ocupados permanentemente”.

Las ciencias sociales y filosóficas han sido siempre sostén del humanismo de la sociedad. Las matemáticas por su parte, contribuyen cada día más al acelerado crecimiento de las tecnologías digitales.

Rafael Cisneros

Director de Empresas y Negocios

Telefónica Business Solutions Centroamérica

 

 

 

 

 

Imágenes: Pixabay

Transformando datos en valor

Transformar datos en valor requiere que las organizaciones se equipen para ponerlos a trabajar de forma efectiva.

Una característica que comparten las empresas exitosas en esta era digital es su equipamiento para gestionar sus datos. No solo equipo físico, me refiero al talento que poseen. El análisis de datos impacta las operaciones internas y externas, así como la experiencia que reciben los clientes.

Hay algo fundamental por llevar a cabo antes de obtener beneficios de los datos. Es la necesidad que tenemos como líderes de asegurarnos que todo el equipo logre adquirir capacidades y destrezas que les permitan trabajar con los datos. Prepararnos para la identificación de oportunidades y la vinculación del dato en la gestión de proyectos. La formación es valiosísima para gestionar profesionalmente los datos.

Posibilitar la creación de conocimientos más rápidos y profundos para mejorar la toma de decisiones en América Latina, región que según la agencia EFE, proveerá 300 mil especialistas en Data Science (cubriendo solo el 7.5 por ciento de la demanda mundial) es un mensaje claro sobre la necesidad que tenemos de propiciar la formación de profesionales que adquieran las habilidades y conocimientos que son parte de un futuro que ya está presente. Las empresas requieren observar al menos tres tipos de analítica: la descriptiva, la predictiva y la prescriptiva, y para ello dependen del talento de sus colaboradores. Personas trabajando con los datos desde esos tres enfoques. Se requiere procesar, analizar y explotar la información que se encuentra en los millones de datos que se generan y extraer valor estratégico que facilite la toma de decisiones correctas, para lograrlo se necesitan nuevos perfiles y roles profesionales.

 

Al enfrentar este reto es crucial una clara visión del capital humano requerido. Dependiendo del tamaño de su organización se hacen necesarios diferentes profesionales de la gestión de datos que guíen al resto del equipo hacia el ideal de “Data Driven Organization” al que deberíamos aspirar.  No hay vuelta atrás, las empresas necesitan tener más expertos en análisis de datos. Posiciones claves para lograr esta transformación lo son el director de Información (CIO), este rol encabeza el desarrollo de la estrategia de análisis de datos y la creación de talento. El Chief Data Officer (CDO) que lidera la gestión de datos y analítica asociada por el negocio. Como mencionan los expertos de McKinsey®, cada organización debe tener habilidades de gestión para involucrar al equipo en la creación de valor a partir de modelos de análisis, predicción y prescripción optimizando el uso de datos en pro del crecimiento del negocio.

Rafael Cisneros

Director de Empresas y Negocios

Telefónica Business Solutions Centroamérica

 

 

 

 

 

 

Imagen: Pixabay