Protejamos nuestros datos hoy y siempre

“Si puedes controlar la información, puedes controlar a la gente.―”Tom Clancy. Novelista/ industria de videojuegos.

Proteger los datos es una de las recomendaciones más comunes y menos aplicadas en la actualidad.  Hoy 28 de enero se establece la conmemoración del Día Internacional de la Protección de Datos. En las redes ha estado muy mencionado el tema con hashtags y escritos al respecto. El reconocimiento de la fecha es amplio, pero en nuestra región con otros temas noticiosos importantes acaparando las primeras planas apenas destaca.

Justamente, entre esos temas históricos y fechas que se diluyen hoy, se rescata que el primer tren de pasajeros El Ferrocarril de Panamá (en inglés: Panama Canal Railway Company) recorrió más de la longitud total un 28 de enero de 1855, día de su primer transito registrado en los anales de la humanidad. En ese entonces, durante la llamada Fiebre del Oro de California, fue el transporte obligado de miles de hombres en busca de oro y su consecuente fortuna.

 ¿Pero qué relación tendrán los datos con el Oro de California? Ninguna y toda. En la actualidad, a los datos se les llama “el nuevo oro”, “el nuevo petróleo”, por lo qué, si poseemos oro y no lo estamos valorando, estamos perdiendo nuestra fortuna. La misma (metafóricamente hablando), por la que tantos hombres estuvieron dispuestos a arriesgar su vida atravesando un camino lleno de peligros hace varios siglos.

Proteger nuestros datos, hoy y siempre, debe ser prioridad para todo usuario de la red que es consciente del valor que tienen, su privacidad y los derechos que pueden verse afectados al dejar sin protección un bien que nos pertenece y debemos valorar.

Las naciones europeas tienen la Ley Orgánica de Protección de Datos y Protección de los Derechos Digitales que aboga por el control de sus datos personales, el derecho de portabilidad de los datos y obliga, entre otras cosas, a las empresas a informar de forma clara, concisa y sencilla al usuario sobre el posible tratamiento de sus datos. Es tajante cuando dice que lo datos personales no podrán guardarse por las empresas más tiempo del necesario para el cual fueron recabados entre otros puntos clave.

Algunas empresas cuidan muy bien los datos de sus clientes e implementan políticas y normativas. Otras siquiera son conscientes del valor y la responsabilidad que conlleva colectar datos y almacenarlos, mucho menos hacer uso correcto y ético de ellos. Ansiosas por saber más de los usuarios, no son casos aislados los que aparecen en los medios de comunicación sobre fuga de datos, empresas victimas de ladrones cibernéticos y otros delitos cuyas modalidades apenas son conocidas y escasamente penalizadas por carecer de legislaciones acorde con el nuevo esquema tecnológico.

Economía de datos

En el Día Internacional de la Protección de los Datos Eleven Paths de Telefónica menciona que: “La privacidad no solo está de actualidad debido a los últimos cambios normativos. Se trata de un cambio cultural. En esta nueva economía de datos y de la confianza cobra especial relevancia la protección de la información y el empoderamiento de las personas. Cambio del que cada vez son más conscientes tanto empresas como ciudadanos. Las primeras son conscientes del impacto que una brecha de datos puede suponer a nivel de negocio, y los segundos están cada vez más concienciados de los riesgos que puede suponer para ellos un mal uso de los mismos.

En este escenario se torna de vital importancia disponer de todas las herramientas a nuestro alcance para realizar una gestión efectiva. Aprovechando sinergias y evitando repetir trabajos. En este sentido desde el punto de vista de la Gestión del Riesgo y Cumplimiento una herramienta como SandaS GRC nos puede ayudar desde distintas perspectivas.”

Actualmente existen aplicaciones y soluciones que permiten cuidar y administrar correctamente los datos de los clientes. Solo es cuestión de investigar y asesorarse para elegir la que realmente se requiere para enfrentar la responsabilidad de ser custodios y utilizar “el oro” de nuestros usuarios.


Los datos se transforman en información cuando se aplican a un propósito concreto y proporcionan valor al receptor , como sucede en el caso de los datos personales de los compradores de productos o servicios.

Un solo dato no es mucho, pero un conjunto de datos de una persona lo identifica y al agrupar datos muchas personas bien gestionados son valiosísimos para desarrollar estrategias, analizar comportamientos y en ultima instancia comercializar.

Cuidar nuestros datos personales, enseñarle a los pequeños a utilizar con propiedad los datos y a ser conscientes de que la divulgación de datos con los que somos identificables es una opción y no una obligación, es una manera de celebrar la fecha.  Es pensar antes de aceptar que una aplicación tenga acceso a ellos, es decidir a quién y a quien no le comparto mi información. Es saber que a medida que pasen los días, los datos serán cada vez más valiosos.

No es un asunto de un día, en la medida que lo incorporamos a nuestro diario vivir podremos conmemorar con la tranquilidad de saber que nuestros datos están seguros y que los compartimos, solo con aquellas empresas o personas que así lo decidimos.

 ¡Proteger sus datos no es opcional, es obligatorio!

Referencias Consultadas:

https://blog.elevenpaths.com/2019/01/dia-internacional-proteccion-datos-ciberseguridad.html

Imagen: Pixabay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *