Bioética e Inteligencia Artificial van de la mano

«La inteligencia artificial afecta a todos los aspectos de la vida de las personas, se hace urgente entender cómo piensan las personas y como deciden hacer o no algo.» ― Charalampos Tsourakakis

Hace más de sesenta años dio inició el estudio y desarrollo de lo que hoy es una de las tecnologías más comentadas y menos conocidas a detalle. No es raro observar una marcada tendencia a hablar del tema y que sea una carrera profesional que está haciéndose cada vez más popular en el ámbito académico y de la investigación corporativa.  ¡Nos atrae todo aquello que tenga un “dejo” tecnológico y de futuro! Al ser curiosos por naturaleza nos interesa saber más.

Somos capaces de relacionarnos con programas y aplicaciones inteligentes con el mismo interés como lo haríamos con un humano. Si lo duda, recuerde cuando le pide a Siri, Alexa, AURA (Telefónica) que busquen o hagan algo, fíjese en los comerciales de AIBO y la reacción de las personas. Observe cuando escribe a un chatbot y entabla un diálogo digital. Y sí desea convencerse aún más conozca a LIKU el robot de compañía koreano producido por TOROOC que reconoce las expresiones de emoción de sus amigos humanos. Tenemos el teléfono inteligente a nuestro lado durante horas y casi nos sentimos desprotegidos al dejarlo en casa. ¿Qué nos hace actuar así?  ¿Qué hay detrás de ese comportamiento?  ¿Por qué es posible manifestar simpatía por algo que en sentido completo es un ser inanimado? ¿Cómo podemos hablarle sabiendo que no lo hará de vuelta? ¿Por qué nos agrada en lugar de asustarnos?

Con un background comercial, estudios en gerencia de proyectos y humanismo, y tras mucha investigación sobre mis dilemas éticos con la tecnología de los siglos XX y XXI me encontré con una brújula que no es nueva, surgió en el siglo VII antes de Cristo en Grecia y tiene por objeto responder las grandes interrogantes que cautivan al hombre (nuestros orígenes, lo orígenes de la tierra, del universo) con la finalidad de lograr eso que llaman sabiduría. Me encontré con el estudio de la filosofía, la verdadera, esa que académicamente es muy distinta a lo que se supone estudiamos en la escuela secundaria.

Filosofía para comprender la tecnología

Las empresas de tecnología, cada vez son más conscientes de su rol e influencia en la vida de las personas. Y algunas de ellas, han pasado el límite bioético cuando dopan a los usuarios desde su punto más sensitivo, su mente y emociones. La ética empresarial se refiere a los principios éticos a la hora de hacer negocios, con la bioética abordamos la forma en que afectamos a los seres vivos con la investigación, con la tecnología y viceversa. Con la Roboética estamos frente a la aplicación de esos principios a los desarrollos y acciones -de y con- los agentes inteligentes.  Allí, radica la importancia del tema ético en todo el proceso de cambios que estamos viviendo.

¿Sabe que es CPO? CPO son las siglas de Chief Philosophy Officer, un ejecutivo de alta jerarquía que lidera la ética en las grandes corporaciones tecnológicas. El jefe mundial de Filosofía en cada empresa de Silicon Valley responde a un reclamo para que las empresas de tecnología contraten a filósofos para que trabajen en sus oficinas a tiempo completo y hagan preguntas molestas sobre lo que se está llevando al mercado.

Un mundo que cruza de lo real a lo virtual y viceversa debe comprenderse, debe estudiarse tanto, cómo se intenta comprender la manera en que viven las personas, qué hacen y por qué lo hacen, cómo los valores éticos influyen en sus decisiones y acciones diarias.

«La filosofía puede ayudar a establecer unos propósitos y una dirección. Es importante a la hora de responder a las preguntas sobre cómo convivimos y cómo tratamos a los demás».

– Kenneth Taylor, profesor de filosofía de Stanford y director del Programa de Sistemas Simbólicos.

¡Actualícese! Estudie algo más que informática

Si está interesado en hacer un grado, un MOOC o una especialización en Inteligencia Artificial le sugiero hacer una investigación y tomar en paralelo cursos de ética, bioética porque son necesarios. En caso de tener un grado en tecnología compensaría grandemente la parte técnica con estudios en filosofía y es el momento para hacerlo.  Nada descabellado cuando observamos que grandes universidades de tecnología están incluyendo cada vez más materias humanísticas en el pénsum y si observa que tecnólogos con especialización en filosofía están liderando exitosas empresas en Silicon Valley ¿Por qué? Porque saben pensar, pueden comprender como actuamos y razonamos los humanos y buscan respuestas a las preguntas más esenciales. En este momento estudio ambos, IA y ética en la tecnología y no dejo de sorprenderme de todo lo que involucra.

Tecnólogos – filósofos

Hay una lista cada vez más larga de expertos en tecnología, líderes de empresas tecnológicas con grados en filosofía. Entre los más conocidos está Reid Hoffman de Linkedin, que se licenció en filosofía en la Universidad de Oxford. Otro es su Peter Thiel fundador de PayPal, Edward Grefenstette de DeepMind con estudios en informática, física y filosofía, Paul Graham, el fundador de Y Combinator estudió filosofía, Scott Berkun, un antiguo ejecutivo de Microsoft es licenciado en Filosofía y lo es el Dr. Charalampos Tsourakakis que estuvo en Google.

Filósofos prominentes en Silicon Valley

El conocimiento y dominio de la ética dentro de las esferas de la tecnología ya es un requisito para obtener y competir por ciertos trabajos y encajar en perfiles muy especializados. Se contratan a filósofos en las unidades de investigación de Google, Facebook, Linkedin, DeepMind y otras. En sus oficinas se discuten implicaciones sociales, éticas y filosóficas de los desarrollos en inteligencia artificial.

Los grandes empresarios y líderes políticos del mundo saben que quienquiera que gane en Inteligencia Artificial dominará tanto la economía mundial como todas las esferas sociales.  Recordemos que hace poco el presidente de los Estados Unidos firmó una orden que ejecutiva que exige que los datos federales y los recursos informáticos sean más accesibles para los investigadores, y que las agencias del gobierno federal utilicen becas y programas de capacitación para preparar a los trabajadores para operar en puestos que utilizan inteligencia artificial.

 “Cualquier conocimiento, si se separa de la justicia y de la virtud, es visto como astucia y no como sabiduría.” ― Platón Clic para tuitear

Al interesarnos por la bioética en un mundo de tecnología estamos buscando un balance y regresar al principio básico de la tecnología: Resolver problemas concretos, mediante un conjunto de conocimientos científicamente ordenados, para diseñar y crear bienes o servicios que faciliten la adaptación al medio ambiente, la satisfacción de las necesidades esenciales y los deseos de la humanidad. Por tal motivo, entre otros, si decide estudiar Inteligencia Artificial no deje por fuera los estudios en filosofía.

Referencias Consultadas:

Artículo original de © israelnoticias.com | https://israelnoticias.com/editorial/estados-unidos-china-inteligencia-artificial/

https://www.bbc.com/mundo/noticias-49551605
https://www.elmundo.es/pap/todologia/2017/03/30/58db9331ca4741193b8b461c.html
https://www.voanoticias.com/a/trump-firmar%C3%A1-la-orden-de-inteligencia-artificial/4781445.html
https://www.hoy.es/tecnologia/facebook-google-reunen-20190905110313-ntrc.html
Fuente: https://concepto.de/que-es-la-filosofia/#ixzz5yrDfn4Tl
Fuente: https://concepto.de/que-es-la-filosofia/#ixzz5yrDCgmNE

Imagen: Pixabay

Escrito por: Msc. Irasema Rivas-González