Olvido catastrófico: hasta allí llega la Inteligencia Artificial

“El límite de la IA es el olvido catastrófico.” ―Ramón López de Mántaras

La primera vez que escuché el término “olvido catastrófico” fue reveladora, de inmediato ese maravilloso sistema de procesamiento e investigación natural, que poseemos los humanos, se activó y me hizo desear saber más.  Justo tal y como supongo, usted recordó o se ha interesado en el concepto, con tan solo leer el titular de este artículo.

Con cada duda, con cada nueva idea las preguntas arriban a nuestro centro de procesamiento de datos, el cerebro trabaja inmediatamente. Comencé a formular preguntas ¿Cómo es posible que nosotros podamos aprender nuevas cosas sin olvidar aquellas que ya sabemos? ¿Por qué si a una red neuronal se le entrena para algo nuevo pierde la capacidad para la que se le había entrenado anteriormente? Dicen que andar en bicicleta es una de esas habilidades que aprendemos y aunque no las practiquemos, una vez lo hacemos, simplemente la retomamos, no se olvidan. Bueno, no es así con las Inteligencias Artificiales, lo que me hizo pensar que no son tan inteligentes como nos las han vendido las películas de ciencia ficción.

De hecho, el ingeniero que mencionó ese día el “olvido catastrófico”, lo hizo porque me explicaba que el perro robot (robot social) que tenía conmigo y cualquier otra red entrenada para realizar una función específica, no guardaría su conocimiento o habilidad si la entrenaba con otra finalidad.   Parece un trabalenguas, lo que me explicaba es que, si le da una tarea nueva, el sistema luego de unas pocas interaciones procede a borrar su tarea anterior para dedicarse a la nueva.  Un humano en su lugar, aprende lo nuevo y recuerda lo que ya había aprendido, y muchas veces lo utiliza para mejorar o potenciar el nuevo aprendizaje.

El sistema neuronal inteligente al que se le trata de entrenar en una nueva tarea, no lo hace, indica mediante un mensaje: “No necesito esa información” y la sobrescribe. Se pierde así, todo lo que antes se había aprendido. Sí, coloquialmente, en la jerga de los no conocedores de tecnología, se queda en blanco, se queda en cero.

Contrario a ello, los humanos contamos con un cerebro que puede adquirir conocimientos sin eliminar recuerdos anteriores de forma natural, por eso seguimos aprendiendo. Es por ello, que la idea del “aprendizaje para toda la vida” que se promueve con la llegada de las nuevas tecnologías y los cambios en el entorno laboral, se fundamentan en nuestras capacidades, casi infinitas, de usar las mismas neuronas para múltiples tareas o nuevas neuronas cuando así se requiera.  Con razón, es tan difícil desarrollar inteligencias artificiales que emulen a la perfección a los humanos.

Las redes neuronales entrenadas olvidan

En efecto, las redes neuronales artificiales sufren de “olvido catastrófico”, que, explicado en palabras sencillas, se refiere a la limitación o dificultad que presenta al intentar enseñar a un sistema a realizar nuevas habilidades sin que pierda las funciones aprendidas previamente.

“Si le muestra a una red neuronal entrenada una nueva tarea, se olvidará completamente de la tarea anterior.” ―Gregory Grant Clic para tuitear

Leyendo lo anterior, pudiésemos preguntarnos ¿Cómo es posible que sistemas artificiales capaces de resolver tareas complejas casi a la perfección no puedan aprender y reaprender varias tareas?

La explicación que nos dan los expertos en la materia es que a pesar que puedan repetir, seguir patrones y procesar millones de datos en corto tiempo, mejor de lo que lo hacemos los humanos, esos agentes artificiales no poseen conciencia de lo que hacen, ni de los conceptos básicos lógicos de lo que están realizando.

Un amigo doctor en Inteligencia Artificial me dijo algo que siempre recuerdo: “Definitivamente hay que desmitificar la tecnología. La tecnología hoy en día está mitificada por una suma de dos factores: una falta de religiosidad de espiritualidad, estamos perdiendo esa religiosidad, la tecnología es un gran desconocido. Los antiguos misterios de la religión se mitificaban, lo mismo sucede con la tecnología, pensamos que oh Dios mío que con el Big Data lo va a controlar todo, lo van a hacer todo. En realidad, cuando estás metido en el mundo de la tecnológico cuando estás cerca te das cuenta de que “un ordenador es un tonto muy rápido” capaz de hacer ciertas cosas, pero aún muy lejos de sustituir al ser humano en los aspectos más complejos.  Por lo cual, desde mi punto de vista hay que desmitificar, a la tecnología, simplemente ser conscientes de que nos puede ayudar en muchas labores tediosas, pero la creatividad y el arte siguen siendo alimento único para el ser humano.

“Un ordenador es un tonto muy rápido capaz de hacer ciertas cosas, pero aún muy lejos de sustituir al ser humano en los aspectos más complejos.”

―  PhD. Borja Manero Iglesias

Algo similar comentó durante el lanzamiento del libro undécimo de la colección OpenMind de BBVA el doctor Ramón López de Mántaras, sitio en el que explicó que aun cuando existen Inteligencias Artificiales capaces de realizar y leer pruebas médicas mejor que los propios doctores, no pueden ayudar al paciente en el contacto físico, con empatía, son incapaces de comprender y hacer cosas que a un humano le parecen de lo más fáciles porque las hacemos por propia naturaleza, de forma innata. Para este experto la tecnología y el humano se complementan a perfección.

“El binomio persona-máquina es mejor que los resultados de ambos por separado, sin lugar a dudas.” ― Ramón López de Mántaras

Olvidar no es una limitante humana que nos paralice, tenemos capacidad de aprender y hacerlo de forma reiterativa, nuestra capacidad para memorizar de forma natural es la epitome de cualquier ingeniero especializado en Inteligencia Artificial. Aprovechemos esa capacidad para hacer del aprendizaje para toda la vida el motto que nos guié durante este proceso de cambios asombrosos para la humanidad.

Bibliografía Consultada:
https://www.pnas.org/content/115/44/E10467
https://www.abc.es/ciencia/abci-olvido-catastrofico-perdicion-inteligencia-artificial-201905281851_noticia.html

 Imagen: Pixabay

Escrito por: Msc. Irasema Rivas-González

Dilemas éticos de la Inteligencia Artificial

No existe coraje sin dilema ni carácter que no esté forjado por las elecciones más aún que por las victorias. «― Muriel Barbery

Con la presencia de la Inteligencia Artificial en diversas áreas del quehacer humano todos nos enfrentaremos a dilemas éticos. Y es que en la vida todo humano tiene y tendrá que hacer frente a dilemas éticos.  ¿Qué aceptamos y qué no aceptamos? ¿Qué nos impide aceptar algunas situaciones y otras no? Son preguntas a las que indudablemente nos enfrentaremos con la IA muy pronto.

Pese a que existen valores universales y derechos humanos universalmente conocidos, lo que se acepta en algunas sociedades en otras no es bien visto. Lo que acepta usted tal vez, sea inapropiado para otros. Dependiendo de la situación, de nuestro sistema de valores y creencias, conocimientos, del entorno socio-cultural y de otros factores, respondemos a esas dicotomías que nos hacen cuestionarnos.  

Los dilemas éticos que se enmarcan en cuestiones tecnológicas no son estáticos, van cambiando en la medida en que las ciencias, investigaciones y las sociedades avanzan, rompen paradigmas y se acogen a nuevos. Es un tema amplio que da para estudiar y seguir investigando, aunque lo cierto es que, al enfrentarse a una cuestión ética posiblemente la mayor limitante que tengamos sea el tiempo, hemos de decidir en un espacio limitado de tiempo y probablemente la decisión que tomemos hoy, sea muy distinta a la que tomaríamos en un futuro, con mayor criterio y con otro marco circunstancial.

Comprendiendo los dilemas éticos

Son considerados dilemas éticos o paradojas éticas esos problemas de toma de decisiones entre dos imperativos ético-morales posibles, ninguno de los cuales es inequívocamente aceptable o preferible. La complejidad surge del conflicto situacional en el que obrar de acuerdo a uno podría resultar en transgredir al otro.[1]

En situaciones particulares algunas «paradojas éticas» en la filosofía moral (la rama que estudia la conducta humana desde lo correcto o lo incorrecto, lo bueno y malo, lo moral y amoral), se pueden invocar dilemas éticos para refutar un sistema ético o un código moral, o para mejorarlo y resolver la paradoja.

La tecnología y sus usos, desde su aparición, llevan consigo dilemas éticos porque se relaciona en el espectro con el conjunto organizado de reglas, valores, deberes y normas que regulan la coexistencia entre los hombres, con la moral, que determina la forma en que los hombres se relacionan entre sí. Estos valores y normas (morales) se aceptarán como correctos o adecuados, según el momento histórico y grupo social en que se viva.

El utilizar o aplicar las nuevas tecnologías disruptivas trae implícito enfrentarse a dilemas éticos porque afectan de forma directa temas tan sensibles como: el derecho al trabajo, la existencia de otras inteligencias, el uso de la tecnología en temas sensitivos moralmente, el uso de los datos de las personas, relación  vigilancia sin consentimiento expreso, reconocimiento biométrico sin autorización, uso de tecnologías para control y castigo a la población, privacidad en temas médicos, convivencia hombre-máquina, derechos humanos, regulaciones de las tecnologías, responsabilidades sobre tecnologías autónomas, derechos de propiedad, biotecnología, derecho a la vida, derecho a Internet y otros.

¿Necesitamos ética para la Inteligencia Artificial?

La ética o la filosofía moral es una guía para los humanos, nos permite tomar decisiones, discernir entre lo que es correcto y lo que no lo es desde el punto de vista ético. Con esa guía podemos afrontar los dilemas éticos.  Se rige por valores en el contexto de la ley natural que rige lo que es conveniente para los seres humanos según el momento histórico en que viva la sociedad.

En este momento histórico de robots, de inteligencias artificiales, de programas y datos por doquier es ineludible cuestionar la ética aplicada desde que se concibe la idea hasta que nace una solución o un producto digital. Es necesario preguntarnos si quienes están desarrollando han sido preparados suficientemente en temas éticos, en Bioética, Roboética, son empáticos, pero aún más es prioridad de cada usuario conocer sus derechos, sus deberes, poseer los conocimientos necesarios para decantarse por una opción en caso de enfrentarse a dilemas éticos.

Lo cierto es que, a parte del gran ruido en medios y redes con las frases de moda “Transformación Digital” e Inteligencia Artificial, si la persona no está relacionada con la investigación o el campo tecnológico poco conocen sobre los dilemas que presenta decidir que hacer frente a un auto que se conduce solo y atropella a una persona, qué hacer cuando lo vigilan sin su consentimiento, ser capaz de entender que su huella digital en la red también puede ser elemento violatorio de la privacidad de otros, conocer que a pesar de generar simpatías los agentes artificiales―robots sociales/humanoides―no son capaces de hacerlo de la misma manera. ¿Qué haremos cuando se nos pida insertar cables al cerebro para modificarnos, mejorarnos con soluciones de Inteligencia Artificial? ¿Está mal poner barreras a la investigación científica por valores éticos?  

“En la naturaleza humana subyace al mismo tiempo la voluntad de conciliar los contrarios y encaminarnos a lo que algunos llaman armonía.”[2]

Ela Urriola

Humanos en contradicción

“Los seres humanos están marcados por la contradicción, por esa capacidad de construir o destruir, de crear o creer, de ser actores o espectadores de sus días. Son capaces de reconocerse o de anularse en un instante, no solo físicamente, pues la negación de su propia naturaleza posee artilugios para colocarse en las situaciones cotidianas logrando, como agujeros negros, absorber su esperanza y su humanidad.” Las palabras de la Doctora en Filosofía Sistemática e Investigadora de la Universidad de Panamá Ela Urriola, nos brindan un panorama real del humano, ahora imaginemos a ese humano con tecnología que le supera y con la que puede dominar o lograr imponer sus criterios e ideas colonizando intelectualmente a otros humanos. Realmente, la relación hombre- máquina merece un tratamiento ético transparente y libre de las influencias del poder político, económico y social, todo un reto para esta sociedad.

La Revista Telos indica que “El mundo científico, con el decidido apoyo del mundo jurídico, tiene que hacerse más cercano al ciudadano y promover una divulgación mediática más constante y más comprometida sobre los efectos de sus investigaciones y descubrimientos.”[3]

Los dilemas éticos estarán con nosotros a medida que la Inteligencia Artificial avanza y se integra a nuestra cotidianeidad, corresponde a cada persona hacerse de herramientas en forma de conocimiento para afrontarlos y superar el reto que supone tomar las decisiones frente a ella.

Referencias Consultadas:
https://www.bbvaopenmind.com/articulos/el-futuro-de-la-ia-hacia-inteligencias-artificiales-realmente-inteligentes/


[1] Dispnble en: Wikipedia

[2] Revista Ellas, noviembre 2014.

[3] Disponible en: https://telos.fundaciontelefonica.com/telos-109-cuaderno-central-tecnoetica-dilemas-eticos-y-juridicos-de-la-nueva-era/

Escrito por: Msc. Irasema Rivas-González

Boot Camps: disrupción, formación intensiva para seguir transformando talentos

“La falta de talento digital se solventa con la digitalización de la educación” ― Isabel Celaá

Los titulares son poco alentadores, parece que no tenemos suficientes profesionales para afrontar el proceso de transformación en diversos sectores de la economía. En un mundo hiperconectado esta afirmación nos llena de temores y coloca a los cazadores de talento en una competencia por reclutar el mejor y “poco” talento “disponible”

Cada vez que hago una búsqueda sobre talento digital estos son algunos de los miles de los titulares que aparecen: “La escasez de talento digital un problema lejos de solucionarse”, “La brecha de talento digital se extiende entre el ámbito formativo y el laboral”, “La falta de talento especializado en transformación digital”, “CEO´s preocupados por la escasez de talento digital” “La falta de talento digital un lastre para la ciberseguridad” ,“Falta de talento digital: entre el reto y la oportunidad de empleo”, “Las empresas tienen cada vez más dificultad para encontrar talento digital”. Todos provienen de medios digitales cuya reputación no se cuestiona.

Leyendo los artículos empiezo a cuestionar los contenidos y a referirme a pruebas, es el método científico para validar una afirmación y me pregunto ¿Qué alternativas tenemos para solventar? ¿Qué están haciendo las empresas? ¿Qué hacen los gobiernos? ¿Qué hace la academia? Pero sobre todo ¿Qué hacemos a título personal?  ¿Podremos revertir esta situación? Lo lógico sería aprovecharla para ser uno de esos talentos que tanto se requieren, que se buscan como un diamante y que “deberían remunerarse en consecuencia.”

Transformación rápida y disruptiva

Isabel Celaá, experta en temas de educación y ministra española en funciones propone: “involucrar a las empresas (de forma generalizada) en los procesos de diseño de programas educativos, análisis y evaluación de la formación profesional, porque las compañías “saben lo que necesitan.” Es una buena propuesta que tomará tiempo, se requieren al menos seis años (tiempo promedio de los ciclos de educación formal―primaria, secundaria y universitaria― tomando como ejemplo a países de Centroamérica) para ver resultados de la implementación de proyectos siguiendo los formatos tradicionales que impacten la educación. ¿Y qué hacemos en el ínterin? La tecnología no se detiene porque estamos a un ritmo más lento que ella.

Aunque escuchar a los empresarios y que participen está bien, el balance es necesario, no puede perderse la visión humanística de la educación (la que brinda la academia) porque ya sabemos que los intereses comerciales no pueden privar sobre el beneficio de las mayorías (la sociedad) y menos cuando el poder tecnológico está de por medio, bien administrada la tecnología es una herramienta para cerrar brechas sociales (aquí el gobierno juega un papel fundamental).

Es prudente trabajar la formación desde todos los campos posibles y con metodologías que permitan optimizar tiempos y fortalecer la deficiencia en conocimiento digital de las personas sin olvidar que el aprendizaje y la alfabetización son derechos de los individuos.

Una empresa que no puede esperar ( porque pierde competitividad), deberá invertir y asegurarse de formar a sus plantillas para afrontar los cambios del mercado.  Frente a esta realidad surgen los Boot Camps como alternativas para capacitar en poco tiempo a profesionales que requieren reinventarse, actualizarse o asumir nuevas responsabilidades en el ecosistema digital.

El Instituto Tecnológico Telefónica apuesta por la formación de calidad para preparar a nuevos profesionales que puedan cubrir algunas de las profesiones más demandadas por el mercado laboral.

El Instituto Tecnológico Telefónica quiere contribuir a cerrar la brecha existente entre la demanda de empleo y las profesiones digitales ofreciendo formación oficial, innovadora y de calidad. La oferta académica incluye:
Desarrollo de aplicaciones multiplataforma | DAM
Desarrollo de aplicaciones web | DAW
Programa Superior en BIG DATA
Aprende a programar aplicaciones web
Programa Superior en BLOCKCHAIN

De estar interesado solo visite la página del Instituto Tecnológico Telefónica, seguro encontrará un programa a su medida.

De la milicia a las empresas

Copiando el modelo de los ejércitos y milicias de élite para entrenar a sus tropas en uso de nuevas armas, supervivencia, desarrollo físico y mental (Campos de entrenamiento) en períodos relativamente cortos, surgen los programas intensivos de entrenamientos que conocemos popularmente como Boot camps, formatos que buscan enseñar y desarrollar habilidades en tiempos cortos (tratando de cubrir conocimientos cuyo aprendizaje formal tomaría años de estudios). La promesa de valor es que en pocos meses el asistente puede adquirir los conocimientos y ponerlos en práctica en el mercado laboral casi de inmediato.

Existen variaciones, los hay de casi todo tipo (Salud, bajar de peso, disciplina de adolescentes, de empoderamiento femenino, orientado a comunidades vulnerables y más) y con formatos mixtos―presenciales, online, semi presenciales― que brindan flexibilidad y son opciones viables para quien desee aprender. En este artículo nos referiremos a los que están orientados a temas de digitalización, tecnología e innovación.

¿Cómo son los boot camps de tecnología?

Se les describe como entrenamientos intensivos en tecnología de tres a seis meses de duración, que a través de metodologías prácticas y ágiles para evolucionar se plantean como un acelerador para la formación y adquisición de habilidades digitales.

Según datos del BID el crecimiento de los Boot Camps de tecnología en la última década sigue aumentando “de solo unos pocos proveedores en el año 2011, en 2018 han pasado a ser más de 300, con ingresos estimados de US$ 240 millones.” Cifras que muestran que es un mercado interesante para generar recursos y formar a aquellos que requiere el ecosistema empresarial volcado hacia la transformación digital. Invertir en ellos es ganar por partida doble si se hace desde la empresa con una visión de empresa emergente emprendedora.

La misma fuente nos indica que la oferta en la región de Centroamérica y el Caribe es aún limitada, sugiriendo qué promoverlos es una estrategia para impulsar la transformación digital. Adicionalmente, informan que el crecimiento en la región puede requerir políticas públicas claves desde la triple hélice (empresa, academia, gobierno).

Son en suma La disrupción del talento

Los Boot Camps de programación están entre los más buscados y populares. Estos campos de entrenamiento se han convertido en una alternativa rápida para abordar la escasez de talento digital en muchas industrias, pero hace falta hacer más. Como sucede con toda solución tiene detractores y seguidores, sus pros y contras, le corresponde a cada persona evaluar desde su realidad lo acertado que es participar, una opción para las personas que desean adquirir conocimientos necesarios para desempeñar con habilidad un determinado trabajo en el sector tecnológico en un tiempo corto. Lograr ser un profesional a carta cabal en temas de tecnología, desarrollo de aplicaciones y plataformas, luego de un entrenamiento intensivo le exige al estudiante seguir aprendinedo y perfeccionándose con la practica en su área.

Techbeacom.com indica que: «Según el Informe de dimensionamiento del mercado de Coding Bootcamp, el mercado de trabajo para desarrolladores está inundado de graduados de Boot Camps, y eso dificulta que los graduados individuales se destaquen. Las revisiones negativas muestran patrones de insatisfacción con los maestros y volatilidad en los programas. Y la reacción violenta de «no aprender a codificar» del movimiento de aprender a codificar también ha frenado la fiesta del campamento.»

Actualmente, los profesionales deben seguir aprendiendo porque el tejido laboral sigue cambiando e integrando más tecnología en su quehacer diario. El modelo de campos de entrenamientos tecnológicos es una opción para todos aquellos que requieren reinventar sus carreras o fortalecer sus competencias digitales para la empleabilidad.

Referencias Consultadas:

https://techbeacon.com/app-dev-testing/bootcamps-wont-make-you-coder-heres-what-will
http://edu4.me/los-bootcamps-una-modalidad-de-aprendizaje-en-crecimiento/
https://www.iadb.org/es/noticias/el-bid-anuncia-las-propuestas-seleccionadas-de-bootcamps-para-fans-de-la-tecnologia
https://cloud.mail.iadb.org/Bootcamps-talento-para-la-innovacion https://www.eldiario.es/tecnologia/talento-digital-solventa-digitalizacion-educacion_0_909209327.html

Imágenes: Pixabay

Escrito por: Msc. Irasema Rivas-González

Inteligencia Artificial: hombre-máquina y corpus lingüístico

“El punto de partida de cualquier proyecto de PLN es el corpus, un conjunto de textos, ordenados o no, que sirven de base para cualquier análisis lingüístico o estadístico.” ― Carmen Torrijos Caruda

Las aplicaciones web que gestionan el diálogo entre hombre y máquina (agentes conversacionales) abundan. Gracias al trabajo conjunto de expertos en lingüística, lingüistas computacionales, psicólogos conductivistas y desarrolladores de Inteligencia Artificial podemos consultar y solucionar problemas con el banco a cualquier hora, 365 días al año; comprar en línea lo que queramos y traducir al idioma que deseemos, todo esto sin preocuparnos de que nos comprendan. ¿Quién está respondiendo nuestras consultas? ¿Por qué nos comprenden?  ¿Conversamos siempre con otros humanos en la red?   

Hace unas horas un mensaje me impedía entrar a la banca en línea desde el teléfono móvil, era de noche y aunque en principio pensé hacer la consulta al día siguiente, me animé a hacerla vía mensajería en ese mismo instante. Recibí un mensaje de vuelta justo al teclear la última letra de mi consulta.
“Estimado Cliente: Gracias por contactarnos. Bienvenido a nuestro servicio de atención por WhatsApp. Estamos presentando un alto volumen de interacciones, por lo cual el tiempo de espera es mayor de lo habitual. Agradecemos su paciencia y comprensión.” Había consultas y debía esperar. Pasaron unos minutos y me asignaron a un agente (dieron su nombre), volví a escribir y en lo que terminé de consultar, ya tenía dos opciones para elegir la solución, solicitud de confirmación de mis datos para comprobar que en efecto fuese la titular de la cuenta y una conversación que podía pasar (para personas no relacionadas con IA) la prueba de Turing. De no haber sido porque al concluir la interacción se despidió solicitando que respondiera a unas preguntas y al responder algo distinto apareció un mensaje en la pantalla que decía: “Disculpa, no he entendido eso. Por favor selecciona alguna de las siguientes opciones”, cualquiera pensaría que era una persona la que atiende. Un chatbot resolvió mi consulta.

Los agentes conversacionales existen desde los años 70, pero gracias a la inclusión de un modelo lingüístico formal les ha permitido simular la comprensión durante el diálogo con humanos. Lo que se conoce como la Teoría Sentido-Texto.[1] Pensando en voz alta podríamos inferir que para lograr comunicarse en dos vías (emisor-receptor) las máquinas requieren de muchísima información (datos), estos a su vez, deben ser de calidad, lo más exactos y precisos posibles para ser comprendidos por los humanos.

“Una máquina podrá comunicarse a través de modelos de lenguaje natural, solo cuando tenga la información necesaria ―corpus―para hacerlo.” Clic para tuitear

La Teoría Sentido-Texto

Al mencionarla nos referimos al marco teórico lingüístico creado por Aleksandr Žolkovskij e Igor Mel’čuk, para la construcción de modelos de lenguaje natural. Es una fuente que proporciona una base extensa y elaborada para la descripción lingüística y, debido a su carácter formal, se adapta a la perfección a las aplicaciones informáticas. La teoría reconoce que los elementos del léxico (unidades léxicas) en una lengua pueden relacionarse entre sí en un sentido semántico abstracto ( lo que significa, lo que decodificamos, por ejemplo: connotaciones, metáforas, analogías, dobles sentidos, etc.) Estas relaciones se representan mediante funciones léxicas. Dicho de manera sencilla, si no tiene sentido lo que nos dicen ―dado que para nosotros lo abstracto convive con lo real y lo procesamos de forma natural― con las palabras que conocemos (guardadas en nuestro cerebro/nuestro léxico), la comunicación no se da, porque el humano busca coherencia en el mensaje que recibe y transmite, para continuar el proceso de intercambio, para que haya comunicación tal como la conocemos.

A medida que vamos aprendiendo un idioma (desde pequeños en el caso de la lengua materna/académica o experiencialmente, en otros casos.) guardamos en el cerebro una cantidad grande de palabras, imágenes, significados, reglas gramaticales, sonidos que asociamos para comprender lo que nos dicen y para comunicarnos. Este proceso es natural e imperceptible, tan natural que lo damos por hecho. Para una máquina es mucho más complejo, requiere realizar una función que emule a la máquina más perfecta que ha sido creada (el cerebro humano) lo más rápido y precisamente posible lo que implica muchísima información tanto especifica del tema como de forma para expresarla (para que pueda ser comprendida).

La Inteligencia artificial utilizada con fines conversacionales y de interacción con humanos requiere de un corpus lingüístico. Al llegar a este punto, lo más seguro es que tenga más sentido para el lector la participación de la lingüística en todo lo que a IA se refiere. Pero aún hay más temas involucrados, por ello, creemos que el futuro es tan multidisciplinar como lo somos los humanos.

Corpus lingüístico, no solo textos

La definición más aceptada de un corpus lingüístico nos dice que es “un conjunto amplio y estructurado de ejemplos reales de uso de la lengua. Estos ejemplos pueden ser textos (los más comunes), o muestras orales (generalmente transcritas) ​. Un corpus lingüístico es un conjunto de textos relativamente grande, creado independientemente de sus posibles formas o usos. Es decir, en cuanto a su estructura, variedad y complejidad, un corpus debe reflejar una lengua, o su modalidad, de la forma más exacta posible; en cuanto a su uso, preocuparse de que su representación sea real. Los corpus​ tienen similitudes con los textos porque están compuestos por ellos, por otro lado, no son textos en sí, porque a diferencia de los mismos, no tiene sentido analizarlos en su totalidad. [Un texto tiene un principio y un fin, y es cohesivo y coherente en mayor o menor grado, mientras que un corpus carece de tales características por no poseer una estructura, sino sólo una composición. Por esta razón conviene analizar un corpus recurriendo a herramientas y metodología propias.]”-Wikipedia

La necesidad de trabajar las muestras recogidas de forma eficaz da lugar al nacimiento de la lingüística computacional.

Lingüística computacional

En la actualidad se están formando en las más prestigiosas universidades lingüistas que saben codificar. Los encontramos también en los centros de investigación y desarrollo, así como en las empresas que comercializan aplicaciones para modelar el lenguaje. Otra de esas profesiones que «se cree» pasada de moda y que son vitales para los desarrollos de Inteligencia Artificial. Su estudio abre un mundo de posibilidades de empleo con alta demanda en el mundo tecnológico.

Los expertos como Carmen Torrijos, citada al inicio de este artículo describen a la lingüística computacional como “un campo interdisciplinario que se ocupa del desarrollo de formalismos descriptivos del funcionamiento del lenguaje natural, tales que puedan ser transformados en programas ejecutables para un ordenador. Dicho desarrollo se sitúa entre el modelado basado en reglas y el modelado estadístico del lenguaje natural desde una perspectiva computacional, y en él participan lingüistas e informáticos especializados en inteligencia artificial, psicólogos cognoscitivos y expertos en lógica, entre otros.”[2]

La lingüística computacional, disciplina encargada de entender cómo representar y procesar el lenguaje natural individual usando ordenadores, surge en los EE. UU. en los años 1950 en los laboratorios de estudiosos que buscaban desarrollar computadoras capaces de traducir textos automáticamente de lenguas extranjeras al inglés, particularmente de revistas científicas rusas. Surgió como resultado de las aseveraciones de Warren Weaver, quien veía en la traducción una forma de descifrado y fue el encargado de escribir la introducción para “el público no especializado” del libro The Mathematical Theory of Communication.

Con la llegada de la Inteligencia Artificial en los años sesenta, la lingüística computacional se integra como una rama de la IA, para gestionar el nivel de comprensión humano y la producción de los lenguajes naturales.

¿Cuán complejo es traducir un idioma? En la red parece fácil

La traducción que vemos aparecer de manera casi instantánea es mucho más compleja de lo que siquiera imaginamos, para traducir de un lenguaje a otro la máquina debe entender la sintaxis de ambos lenguajes, su morfología (la sintaxis de las palabras) y las frases enteras. Para entender la sintaxis, es necesario que comprenda la semántica del vocabulario y la pragmática del lenguaje. Toda una agrupación de procesos y conocimientos que toman tiempo y recursos.

La lingüística de corpus surge por la necesidad que existía de poder traducir lenguajes, involucra diversas de estudio, entre ellas: Corpus lingüístico asistido por ordenador. Diseño de analizadores sintácticos (parser), para lenguajes naturales. Diseño de etiquetadores o lematizadores, tales como el POS-tagger. Definición de lógicas especializadas que sirvan como fuente para el Procesamiento de Lenguajes Naturales. Estudio de la posible relación entre lenguajes formales y naturales y la traducción automática.

Un ejemplo práctico de la multidisciplinariedad requerida y de lo importante de la lingüística en toda esta explosión de Inteligencia Artificial lo tenemos en un proyecto que se llevó a cabo en el Instituto de Ingeniería del Conocimiento y el Instituto Cervantes en la Universidad de Harvard (Observatorio de la lengua española y las culturas hispánicas en los Estados Unidos) desarrollaron durante el 2016, un programa de investigación destinado a la aplicación de la tecnología informática y de la lingüística de corpus a las redes sociales con el fin de identificar y documentar anglicismos que estén surgiendo y desarrollándose en el español que se utiliza en los Estados Unidos. Una parte esencial de esa metodología consiste en proporcionar el contexto de uso de los anglicismos, con información sobre el perfil de los hablantes y la geolocalización del mensaje.

Los corpus de referencia son necesarios para desarrollar IA. Las lenguas en peligro de extinción se ven más afectadas con la digitalización y el uso de nuevas tecnologías. Por ello, las lenguas que no tienen una representación en la red están en gran desventaja, sin un corpus digital es muy difícil que puedan dar el paso a la IA, lo que es preocupante. Otra razón de peso, para valorar la lengua que hablamos y comprender cuan importante es el lenguaje para el cambio de era que estamos experimentando.

Entre los corpus más confiables que existen, a los que acuden los desarrolladores de tecnología de Inteligencia Artificial para crear sus soluciones, podemos mencionar:

  • CORPES: Según la Real Academia de la Lengua es el corpus lingüístico del español del siglo XXI y sucesor natural de sus corpus antecesores CREA y CORDES. El proyecto CORPES está en construcción actualmente.
  • CREANET: Corpus de referencia del portugués .
  • BNC: Corpus lingüístico especializado en inglés.

Las palabras y su estudio están presentes en el desarrollo de Inteligencia Artificial. Quien desee desarrollar productos de excelencia debe ser consciente de que el modelado del lenguaje no se toma a la ligera.

Bots, chatbots, agentes conversacionales con imprecisiones de lenguaje son el producto de obviar la presencia de expertos en lingüística en el equipo de desarrollo. ¿Se están corriendo el riesgo en su empresa? Debería tomarlo muy en serio. ¿Quién dirige la creación de contenido de sus productos? ¿Un arquitecto de infraestructuras sin formación en lingüística? podría salir muy caro.

En el caso de la Lengua Española existe una oportunidad de oro para aquellos que dominen la lingüística computacional, podrán ser parte del desarrollo de nuevas tecnologías en un mundo cambiante y exigente.

Casi podríamos aseverar que sin corpus lingüístico no hay IA que pueda conversar con los humanos.

Imagen: Pixabay

Recursos Consultados:
https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-09342018000300382
https://retina.elpais.com/retina/2019/01/15/tendencias/1547545169_410011.html
http://www.llf.cnrs.fr/sites/llf.cnrs.fr/files/biblio/Ling%C3%BC%C3%ADstica%20espa%C3%B1ola%20e%20I.A_Oscar_Garcia_Marchena.pdf


[1] García Marchena, Óscar: “Lingüística española e Inteligencia Artificial: Aplicación informática de gramáticas de restricciones para la confección de agentes de diálogo” en Interlingüística, nº 18, (2007)

[2] Torrijos Caruda, Carmen: “La lingüística computacional, el campo donde se unen las ciencias y las letras” en Retina El Pais. (2019)

Escrito por : Msc. irasema Rivas-González

500 años de la ciudad que es puente y puerto de tecnologías

“El presente es digital, las ciudades serán digitales. Las ciudades inteligentes son el presente.”

Han pasado 500 años desde que Pedrarias Dávila fundó, estratégicamente, la primera ciudad española en las costas del Pacífico. Una ciudad que geopolíticamente era una joya para los intereses de la corona. Su ubicación estratégica la hizo ser el sitio de tránsito obligado de gran parte de los metales preciosos, joyas y bienes enviados desde América a España. Vistiéndola de gloria y haciéndola muy deseable para los aventureros en busca de fortuna y nuevos comienzos. ¿Y se preguntará que relación tiene esto con una ciudad inteligente medio siglo después?

Los orígenes históricos, la multiculturalidad, su naturaleza como punto de encuentro, centro de localización de empresas globales de tecnología y comunicaciones, le permiten a Panamá sentar las bases para un futuro inteligente. La Ciudad de Panamá que cumple hoy 15 de agosto, 500 años de fundación, tiene la oportunidad de aprovechar la ubicación estratégica que posee para desarrollar un proyecto tecnológico que sirva de puerto y puente tecnológico.

El pasado y el presente se unen

Las narrativas de los historiadores que enfatizan la naturaleza arriesgada, emprendedora e innovadora de sus ciudadanos desde tiempos coloniales hasta la actualidad aunada a la visión de empresarios, expertos en el desarrollo de ciudades inteligentes nos presentan un futuro promisorio.

Recordemos que la Lengua Española es un elemento importante para el desarrollo de productos de tecnología digital, sobre todo de Inteligencia Artificial para millones de usuarios, porque es el segundo idioma más hablado en el mundo. En la actualidad, ese elemento que une a Panamá con Iberoamérica junto a la fortaleza de ser un “Hub natural”, así como contar con uno aéreo, con un canal interoceánico, una zona libre de impuestos y con la recién aprobada iniciativa de zona libre de impuestos para el desarrollo de empresas tecnológicas, coloca a la ciudad en el mismo sitio que desde sus orígenes le posicionó como eje de la nueva economía del nuevo mundo.

Pedrarias no solo previó la importancia de la ubicación geográfica de Panamá en su presente y futuro, fue más allá fundando en 1520 la ciudad de Nombre de Dios― situada en línea recta virtual en la misma latitud de Panamá― con lo que logra tener dos ciudades terminales, para luego fundar en 1522 la ciudad de Natá, que visualizó como el granero de la colonia española. Supo colocar las bases para el crecimiento y desarrollo de la sociedad que iba transformándose en un polo económico sin competencias.

El quinto centenario tiene, medio siglo más tarde, repercusión internacional, ya que se trata de la ciudad que ha sido el eje de la nueva economía que unió a Perú con España y el resto de Europa en aquel entonces, siendo el eje de la globalización que aún estamos viviendo. Y es que la importancia geopolítica del istmo desde su surgimiento, no solo cambo las corrientes del mundo, cambio el clima, la manera como el mundo se relaciona y transito, por lo que no es descabellado que la geopolítica internacional nuevamente le permita volver a ser la Perla del Pacífico, la ciudad codiciada.

Ubicación estratégica

En su gestión de la Ruta de la Seda, China hace todo lo posible para establecer empresas de tecnología en esta ciudad e igualmente lo hacen otras potencias tecnológicas. Por su parte, la academia panameña se propone formar a la mayor cantidad posible de talentos en gestión de datos, tecnología y telecomunicaciones para hacer frente a los nuevos requerimientos.

Proponer a ciudad de Panamá como un «Hub de Innovación de las Américas», un lugar de conjunción donde el talento local e internacional encuentren espacio para co-crear las soluciones que se requieren para avanzar en temas que permitan a ciudades de América Latina acelerar su paso para desarrollar ciudades inteligentes y posicionarse como una referencia global de Ciudad del Conocimiento, es una de las propuestas que se baraja en los círculos empresariales de tecnología.

El mercado mundial de soluciones Smart Cities puede llegar a tener un valor de 1,5 billones de dólares en 2020. Clic para tuitear
Smart City del Pacífico

No hay ciudades inteligentes sin ciudadanos conectados, sin personas que comprenden y sepan interactuar con los gadgets, soluciones y aplicaciones que proponen facilitarles la vida. Es aquí donde Panamá, ciudad a la que arriban, apenas entran al mercado, gran parte de los productos de última generación, puede ser punto de convergencia tecnológica.

La ciudad de Panamá con sus particularidades y multiculturalidad es un laboratorio potencial para muchas empresas y una oportunidad para otras de nueva creación. Clic para tuitear

500 años luego de ser fundada, Panamá se perfila como la ciudad Inteligente del Pacifico y un polo referencial de la región. Es momento de aprovechar y potenciar lo que sabemos hacer bien, ser puente de conocimiento y desarrollo para el mundo. Hoy celebramos una fecha histórica con los ojos puestos en esos 500 años venideros para las nuevas generaciones.

¡Felicidades Panamá!

Imagen: Pixabay

Escrito por: Msc. Irasema Rivas-González

Inteligencia Artificial: en buenas manos, un complemento al trabajo humano

“Nadie lo expresa de esta manera, pero creo que la inteligencia artificial es casi una disciplina de humanidades. Es en realidad un intento de entender la inteligencia y la razón humanas.”– Sebastian Thrun

Concebir la tecnología como una herramienta, no como un fin en sí mismo es lo ideal. Utilizada de manera responsable y coherente la Inteligencia Artificial tiene el potencial de mejorar procesos rutinarios que implican repetición, encontrar patrones y revisar cantidades de datos con exactitud, pero es incapaz de hacer y comprender todo lo que un humano realiza de forma natural e intuitiva aun cuando somos imperfectos.

Cabe destacar que con la popularización del término IA se promueven comentarios infundados, muchas veces basados en las películas de ciencia ficción, alejando al ciudadano común del conocimiento, de la información certera requerida para que pueda comprender lo que involucra hacer uso de estas tecnologías y lo que puede suceder en su lugar de trabajo con su llegada.

El temor a ser reemplazados por máquinas se ha difundido apoyado en comentarios sacados de contexto u observando solo una posición frente al tema. Ciertamente, el desplazamiento es una consecuencia de la automatización. Es una amenaza latente que no se explica correctamente. Siendo un asunto de interés público, es necesario que exista mayor debate, más información adecuada y se consideren las posiciones a favor y en contra.  Es urgente que todos nos involucremos y dejemos de ser espectadores que repetimos: «las máquinas nos quitaran el empleo», sin investigar cómo nos afecta.

“El sentido común es requisito fundamental para alcanzar una Inteligencia Artificial similar a la humana en cuanto a generalidad y profundidad.” Clic para tuitear
Desplazamiento laboral

Conformarnos con repetir y asustarnos porque las máquinas harán nuestro trabajo sería similar a cerrarse al cambio sin preguntar por qué se está cambiando. ¿Habrá pérdida de empleos? Es cierto, habrá desplazamiento laboral cómo ha sucedido con las grandes revoluciones que anteceden a la que estamos experimentando con la tecnología.

Por lo general, no aceptamos los cambios sin poner resistencia, es parte de la naturaleza humana. De igual manera, utilizamos nuestra capacidad de análisis y juicio para tomar decisiones, pero antes debemos comprender a cabalidad el contexto.

Expertos en tecnologías disruptivas y futuristas tienen posiciones encontradas sobre el futuro de la Inteligencia Artificial. Algunos miran con cuidado lo que supondría tener máquinas haciendo todo el trabajo rutinario y de alta precisión, otros son más optimistas explicando que si las máquinas se encargan de estos trabajos podremos desarrollarnos en campos como la investigación, la creatividad, la invención y tendremos más tiempo para equilibrar trabajo y vida

“En lugar de intentar imitar aquello en lo que somos buenos, pienso que es mucho más fascinante investigar aquello en lo que nos desempeñamos pobremente, es insensato usar máquinas para imitar a los seres humanos, en tanto que las máquinas son realmente buenas siendo máquinas, y esto es algo en lo que los seres humanos somos malos. “

– Edger Dijkstra.

Ramón López de Mántaras, Doctor experto del Instituto de Investigación en Inteligencia Artificial (IIIA), Bellaterra, España, escribió un artículo titulado “El futuro de la IA: hacia inteligencias artificiales realmente inteligentes” del que tomamos este fragmento:
“Posiblemente la lección más importante que hemos aprendido a lo largo de los sesenta años de existencia de la IA es que lo que parecía más difícil (diagnosticar enfermedades, jugar al ajedrez y al Go al más alto nivel) ha resultado ser relativamente fácil y lo que parecía más fácil ha resultado ser lo más difícil. La explicación a esta aparente contradicción hay que buscarla en la dificultad de dotar a las máquinas de conocimientos de sentido común. Sin estos conocimientos no es posible una comprensión profunda del lenguaje ni una interpretación profunda de lo que capta un sistema de percepción visual, entre otras limitaciones. De hecho, el sentido común es requisito fundamental para alcanzar una IA similar a la humana en cuanto a generalidad y profundidad. Los conocimientos de sentido común son fruto de nuestras vivencias y experiencias. Algunos ejemplos son: «el agua siempre fluye de arriba hacia abajo», «para arrastrar un objeto atado a una cuerda hay que tirar de la cuerda, no empujarla», «un vaso se puede guardar dentro de un armario, pero no podemos guardar un armario dentro de un vaso», etcétera. Hay millones de conocimientos de sentido común que las personas manejamos fácilmente y que nos permiten entender el mundo en el que vivimos. “

“La Inteligencia Artificial tiene la competencia, pero sin comprensión.”

― Ramón López de Mántaras

A la luz de esa búsqueda del sentido común en agentes artificiales sería aventurado decir que la Inteligencia Artificial está al borde de reemplazar en su totalidad al trabajador, pero no podemos esperar a ver qué sucede sin tomar nuestras acciones individuales respectivas., entre ellas capacitarnos y aprender sobre IA.

Grandes Revoluciones, cambios en el trabajo

Los líderes de empresas tecnológicas que han visto el cambio que supone la Era del Conocimiento que afrontamos siguen abogando por la vuelta de la tecnología al humanismo y la inclusión en la discusión sobre el futuro de la Inteligencia Artificial a pensadores, historiadores, filósofos, abogados, humanistas, entre otros. Y esto es sumamente importante porque toda revolución afecta las bases de la sociedad, la educación, el trabajo y la convivencia.

“El futuro es transdisciplinar (Polímata), hay que combinar lo técnico con lo humanístico para afrontar nuevos escenarios producto de la disrupción tecnológica.” Clic para tuitear

En ocasiones escuchamos que la historia no sirve mucho a los tecnólogos, nada más alejado de la verdad. Con tan solo comprender qué sucesos marcaron un cambio y cómo se transforman los modos de vida humano con el pasar del tiempo y los acontecimientos relevantes, tenemos una brújula para orientar proyectos de tecnología disruptiva que afectan el entorno social.

Por ejemplo, durante la Revolución Neolítica (VIII milenio a.C.), cuando se transformaron los modos de vida humanos, porque las poblaciones dejaron de ser nómadas para hacerse sedentarias, pasando de una economía depredadora (caza, pesca y recolección) a una economía productora de alimentos (agricultura y ganadería/domesticación de animales) que dan lugar a los primeros núcleos poblaciones urbanos e inventos primitivos (Innovación/métodos de producción manuales) para gestionar ese nuevo modo de vida.

Con la Revolución Industrial del siglo XIX se da la transición hacia la mecanización de los métodos de producción de manuales, caracterizada por un mejor uso de la energía de vapor y el desarrollo de maquinaria pesada y el surgimiento del sistema de fábrica, muchas innovaciones significativas, transformación social, se dice que mejoraron el nivel de vida de las personas con muchas oportunidades de trabajo en las fábricas, trayendo también sus consecuencias adversas.

Las revoluciones traen consigo un componente de desplazamiento, de cambio en un área muy sensitiva el trabajo. El cambio tecnológico no exime a ninguna persona, por más capacitada que se encuentre, todas somos susceptibles a sus efectos.

Propósito de la tecnología y tecnología con propósito

Detrás de todo desarrollo de Inteligencia Artificial hay personas que dotaran a ese ente artificial de las entradas, procesos y salidas que todo algoritmo requiere para funcionar. Los datos, las motivaciones, las intenciones, los valores, los objetivos son susceptibles del pensamiento humano que está creando. No hay forma de evitarlo, las humanidades digitales, lo moral y el valor, junto a legislaciones adecuadas son determinantes para lograr que el propósito de la tecnología, que es mejorar las condiciones de vida de los humanos, se cumpla.

Referencias Consultadas:
https://www.bbvaopenmind.com/articulos/el-futuro-de-la-ia-hacia-inteligencias-artificiales-realmente-inteligentes/
https://www.abc.es/ciencia/abci-olvido-catastrofico-perdicion-inteligencia-artificial-201905281851_noticia.html
https://www.preceden.com/timelines/63283-revoluciones-en-el-mundo

Sobre Ramón López de Mantaras: Profesor investigador del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y director del Instituto de Investigación de inteligencia artificial (IIIA). Máster en Ingeniería Informática por la Universidad de California Berkeley, doctor en Física (Control Automático) por la Universidad de Toulouse y en Ingeniería Informática por la Universidad Politécnica de Barcelona. Es pionero de la inteligencia artificial (IA) en España. Autor de casi 300 artículos. Conferenciante plenario en numerosos congresos internacionales. Exeditor jefe de la revista Artificial Intelligence Communications, es miembro del consejo editorial de varias publicaciones internacionales de prestigio.

 Imagen: Pixabay

La Inteligencia Artificial brinda apoyo al Storytelling

“El relato es la única manera de plantar ideas en la mente de la gente.” ― John Bargh

Con la llegada de las tecnologías digitales e Internet se dio un proceso de adaptación del Storytelling. Actualmente escuchamos el término con mucha frecuencia, es la palabra de moda entre las empresas para referirse a una técnica humana y ancestral arraigada a la humanidad.  ¿Lo pone en duda? Al leer “Había una vez” al responder a la pregunta ¿qué está pasando? Utilizada por Twitter o al pedirle a una amiga “cuéntamelo todo” estamos solicitando que nos narren algo.

Fueron los videojuegos, las redes sociales, los blogs, sitios web y canales de video los que empezaron a narrar sucesos de forma intrínseca, luego, se dio el proceso natural a la inversa, los medios tradicionales ―del universo offline― vieron en las tecnologías sus aliados perfectos para contar historias, narrar sucesos, generar interés, ganar empatía y estar presentes.  Ahora desarrolladores de Inteligencia Artificial proponen ayudar a los creadores literarios, narradores, publicistas y escritores a escribir sus historias. ¿Será posible que logren empatizar con nosotros? ¿Sabrán que frase debe ir en ese preciso lugar?

Para que una nueva tecnología logre llegar al consumidor requiere ser conocida, comprendida, probada y aceptada. Es en suma el proceso que se da cada vez que un nuevo producto, una nueva aplicación o un invento sale de los departamentos de Investigación y desarrollo (R&D) hacia las competitivas esferas del mercado de consumo.

Una buena historia genera un “pegamento emocional” que conecta marcas con clientes. Clic para tuitear

El tiempo y la historia han ratificado que la narración es una constante en las sociedades humanas. Tomaron diferentes formas desde pinturas rupestres, jeroglíficos, tablas, oralidad y escritura que son las que más asociamos con el Storytelling. Sabiendo que es el relato la única manera efectiva de plantar ideas en la mente de la gente, las empresas de tecnología utilizan la narrativa como una herramienta para abrirse camino en el proceso de llegar al consumidor y lograr su preferencia.

Ayuda creativa en forma de Inteligencia Artificial

¿Le ha pasado alguna vez qué necesita concluir un escrito y las palabras no se dan?  En algún momento, todos hemos estado frente a una hoja en blanco y aunque tenemos muchas ideas no sabemos por dónde empezar. En otras ocasiones escribimos y de pronto, no encontramos la palabra que deseamos, se detiene el proceso creativo. Es lo complejo del cerebro humano y la forma como funciona, la manera como procesa el conocimiento y el lenguaje, intriga y sigue en estudio.

La Inteligencia Artificial busca emular nuestros comportamientos en ese camino se desarrollan aplicaciones innovadoras que hace unos años eran impensables.

Imagine este escenario, mientras escribe una historia para utilizar en la marca de su empresa o en su marca personal usted tiene un bloqueo, se detiene, luego comienza a buscar en su cerebro esa palabra, esa frase que desea ubicar en su mente.  Si usted tiene instalada la aplicación de IA que es capaz de superar ese bloqueo temporal no tendrá porque preocuparse. O al menos eso es lo que sus desarrolladores nos indican.

Nos encontramos con Creative Help, una aplicación experimental destinada a ayudar a las personas a escribir historias al sugerir automáticamente nuevas oraciones en la historia. Puede utilizarla en cualquier momento mientras usted está creando el texto, solo tiene que escribir \ help (ayuda) \ para generar una nueva oración. Puede editar, agregar o eliminar la sugerencia como cualquier otro texto en su historia.

Lo interesante es que la aplicación funciona con Inteligencia Artificial, “predice que pasa después” de la última frase que se ha escrito, evidentemente se ha alimentado de muchos datos de escritores, así como de un corpus lingüístico y en la medida que interactúa con nuevos usuarios continúa recopilando palabras, frases y aprendiendo. Se le promociona como un sistema que busca potenciar la creatividad de los autores humanos al permitirles proseguir

La aplicación fue creada por la investigadora y doctora Melissa Roemmele científica de SDL en Los Ángeles, que trabaja en el área del procesamiento del lenguaje natural, quien tiene una maestría en Lingüística Computacional en la Universidad de Indiana y estudió Psicología y Lingüística en la Universidad de Miami. Su doctorado en el Departamento de Ciencias de la Computación de la Universidad del Sur de California, con la tesis “Redes neuronales para la continuación narrativa », explora los enfoques de aprendizaje automático para predecir automáticamente “lo que sucede después” en historias basadas en texto.

Multidisciplinario: Storytelling e Inteligencia Artificial

Contar historias y utilizar IA para hacerlo es más complejo, porque implica la concurrencia de profesionales de áreas tan diversas como informática, psicología, medios interactivos, pedagogía, cognición, literatura, lingüística, visualización, dramaturgia, narrativa, videojuegos, podcast, diseño de UX y otras amplias gamas del aprendizaje humano.  El reto es asumido por centros de investigación que tienen visión de futuro, como el Instituto de Tecnologías Creativas de la USC, entornos que aprecian el valor de la narrativa y preparan el futuro del Storytelling de la mano de las tecnologías emergentes.

El ICT es un Instituto de Investigación multidisciplinario ubicado en la Universidad del Sur de California que se encuentra enfocado en explorar y expandir la forma en que las personas interactúan con las computadoras, a través de personajes virtuales, videojuegos, escenarios simulados y otras formas de interacción humano-computadora. Contribuyendo a las investigaciones sobre arquitectura cognitiva, modelado de emociones, simulación social de gran importancia para la Inteligencia Artificial.

«Cuando nos narran una historia el cerebro pone en funcionamiento las mismas áreas que se activarían si experimentásemos lo narrado.»

La relación que se afianza entre humanos y máquinas tiene en el «Storytelling»(la narración) un puente que permite a la Inteligencia Artificial aprender y tratar de emularnos.  En la actualidad se realizan estudios de diversas índoles que buscan encontrar respuestas y comprender cómo las personas responden a la narrativa de personajes virtuales, de agentes artificiales y otras tecnologías que permitirán en un futuro descifrar el comportamiento humano frente al lenguaje.

¿Ha incorporado el Storytelling en su comunicación con clientes? Si aún no se decide, aproveche la oportunidad de utilizar esta herramienta aunada a la Inteligencia Artificial y el Big Data, sin dudas una relación de gran beneficio.

Imagen: Pixabay

Referencias Consultadas::
https://www.bbvaopenmind.com/articulos/el-futuro-de-la-ia-hacia-inteligencias-artificiales-realmente-inteligentes/
https://acmelab.yale.edu/
http://ict.usc.edu/
https://www.researchgate.net/publication/300137969_Creative_Help_A_Story_Writing_Assistant

La Inteligencia Artificial da pasos firmes en Retail

Llegó para quedarse, la Inteligencia Artificial pisa con pasos firmes la senda del comercio minorista. Lo hace de la mano de tecnologías y soluciones aliadas, integrando un equipo demasiado tentador para los comerciantes, junto con IoT, realidad aumentada, Big Data, Blockchain, realidad virtual se propuso mejorar la propuesta de valor, la experiencia de clientes y por consecuencia lógica las ventas con su tan deseado retorno sobre la inversión.

Aunque parezca una narrativa con final feliz y algo futurista, no lo es. Con la llegada de los primeros teléfonos inteligentes, hace más de dos décadas, y el crecimiento acelerado de la industria de comercio minorista móvil, se dio el nacimiento de nuevos modelos de negocios que revolucionaron el mercado conocido hasta ese entonces.   

Los usuarios de teléfonos inteligentes seducidos por la novedad y ávidos de estar presentes, de no pasar desapercibidos, hicieron parte de su día la utilización de aplicaciones, de la nube y plataformas digitales. La red llega a ser tan necesaria que, si nos quedamos sin acceso a Internet, da la impresión que no podemos seguir con nuestra rutina.   A cambio del uso, todas estas guardan sus datos, su ubicación, sus gustos, comportamientos, intereses, datos biométricos, con quienes se relaciona y la frecuencia de uso. Datos que son combustible valiosísimo para que las aplicaciones de IA que se nutren de datos funcionen de forma eficiente.

Nuevos actores en el ecosistema comercial mostraron que es posible aprovechar las tecnologías digitales para mejorar y fortalecer el ciclo de retail. Clic para tuitear

La trazabilidad digital le brinda al Retail la capacidad de analizar a la audiencia, generar Insights, comprender lo que realmente desean, desarrollar estrategias y ofrecer al cliente lo que desea aún sin que sea del todo consciente de ello.

Usando los datos

Comprender y usar los datos de los clientes le permite al estratega de retail interpretar lo que requiere el usuario, decidir, según su punto de vista, que solución le ofrece a su comprador. Es una ventaja competitiva actual entre todas las interpretaciones posibles del requerimiento se tienen mayores posibilidades de éxito.

Con los datos e información analizada, comprendiendo al usuario, los minoristas pueden integrar tecnologías tales como procesamiento del lenguaje natural (PNL) que representa más del 40% de la Inteligencia Artificial que aporta globalmente a los ingresos del mercado minorista.

Se utiliza PNL entre las empresas minoristas con la finalidad de analizar a los clientes y mejorar su experiencia en las tiendas. Hay un auge en la implementación de asistencia virtual y conserjes, análisis de redes sociales, traducción de idiomas extranjeros, mejora de los resultados de búsqueda, predicción de compras y propuestas de productos personalizados.

Frente a nuestros ojos, en nuestras pantallas, la IA ha transformado el panorama de la industria minorista y de comercio electrónico con experiencias y accesibilidad, simplificando el proceso de compras en línea (de forma imperceptible para el usuario los algoritmos trabajan para darnos en segundos las respuestas y opciones que buscamos) entregas y servicios adicionales.  

¿Sabía qué Amazon tiene un ejército de robots trabajando en su centro de distribución? En ese lugar las columnas de cajas de los pedidos parecen bailar entre las hileras y estanterías.

Con soluciones de Inteligencia Artificial los clientes obtienen asistencia al instante, dentro de las tiendas y en el espacio virtual. Con el uso de tecnologías de PNL, robots, cobots, paneles táctiles, estanterías que envían datos a otra máquina que es capaz de reponer lo que se vendió, se agilizan procesos y evitan reclamos y quejas, perdidas por temas de aprovechamiento del tiempo.

Entre los ejemplos más destacados de estas adopciones de IA en las operaciones diarias de Retail se encuentra Zara que agiliza la recogida de pedidos con robots para ayudar a los clientes a recoger sus pedidos. Al llegar a la tienda, los clientes ingresan un código de recolección que inicia el movimiento del robot en el almacén, al detectar el pedido el agente artificial lo entrega a través de un buzón.

El gigante del comercio minorista Walmart de la mano de ingenieros de India ha apostado a diversas aplicaciones de IA, una de ellas consiste en utilizar robots para escanear estanterías de sus tiendas, la gestión de reposición de víveres es una actividad rutinaria que toma tiempo a los humanos pero que los robots hacen con precisión y casi sin fallos con la ventaja de utilizar sistemas de “replenishment” que previamente analizan movimientos de ventas, temporalidad y son capaces de prever la rotación de los productos y suplir lo que realmente se requiere a tiempo.  Las estanterías vacías, con la robótica a cargo de ellas, parecen ser cosa del pasado.

Ropa, algoritmos y neurociencias

Es busca de proponer nuevas experiencias a sus usuarios la marca japonesa Uniqlo, reconocida mundialmente por el patrocinio al tenista Roger Federer, es también pionera en el uso de la ciencia y la Inteligencia Artificial.  Lograron captar la atención de los medios con titulares sobre sus activaciones para clientes que “podían leer mentes con IA” con los quioscos UMood con tecnología de IA que muestran a los clientes una variedad de productos y miden su reacción al color y al estilo a través de neurotransmisores que les colocan, analizando las reacciones de cada persona, el quiosco recomienda productos. Solo con las señales cerebrales el sistema reconoce cómo se sienten acerca de cada pieza y es capaz de ofrecerle la opción que agradará al cliente.

Existen procesos que mejorarán con la tecnología, aunque la interacción humana siempre será necesaria. En la medida que se estandarizan los usos de IA en el sector retail es necesario afinar todas las posibles implicaciones de privacidad y gestión de datos, pero más importante es la aplicación de principios éticos que aseguren el buen ejercicio de esta ventaja competitiva. Y es aquí donde los humanos son realmente imprescindibles.

Imagen: Pixabay

Bibliografía Consultada:

https://www.businessoffashion.com/articles/news-analysis/zara-greets-shoppers-with-robots-ipads-and-connected-mirrors

https://medium.com/datadriveninvestor/how-ai-will-change-the-retail-industry-in-2019-c817091c6306

Bioética, Roboética e Inteligencia Artificial

“Todo aspecto de la cultura occidental necesita un nuevo código de ética – una ética racional – como condición previa del renacimiento.” ― Ayn Rand

Tres temáticas en un solo artículo, tres temáticas que le afectan más de lo que cree, que se interrelacionan y no son excluyentes. Todo lo que hacemos o no hacemos en el mundo de los negocios y de la tecnología tiene condicionantes éticos ¿Qué relaciona a la ética con la Inteligencia Artificial? ¿Cómo nos afecta su incorporación dentro de la discusión del nuevo paradigma de sociedad del Siglo XXI?

En nuestra sociedad actual, pocas son las veces que la gente se detiene a pensar sobre las repercusiones tanto éticas como morales del uso indiscriminado de la tecnología (estamos demasiado ocupados utilizándola, con nuestros móviles, frente al ordenador y compartiendo en redes sociales), y los pocos que lo hacemos somos etiquetados de diversas maneras entre ellas: escépticos, moralistas, influenciados por la ciencia ficción, retrógrados y especuladores.  Nada más falso, lo sabemos, la tecnología ya está aquí, trae cambios y no aceptarlos sería imposible.

Definiciones y contexto

Antes de proseguir trataremos de poner en contexto estas áreas de estudio para establecer un punto de partida compartido. Aunque lograr definir los subcampos de estudio de la ética no es tan sencillo, haremos el intento:

La Roboética es el subcampo de la ética aplicada que estudia las implicaciones positivas y negativas de la Robótica para los individuos y la sociedad. Su estudio es relativamente nuevo y se encuentra en constante mejora. Intenta inspirar y guiar a los creadores de robots inteligentes, autónomos, humanoides y similares para evitar su uso contra la humanidad.

La Bioética por su parte, intenta proporcionar y examinar los principios de conducta más adecuados para el ser humano en relación con la vida (vida humana, animal y vegetal). Se trata del estudio sistemático de la conducta humana en el ámbito de las ciencias de la vida, examinadas a la luz de los valores y de los principios morales. la bioética no se limita al entorno médico, sino que aborda múltiples cuestiones (p. ej., medio ambiente y derechos de los animales).

Wikipedia nos indica que coloquialmente, el término Inteligencia Artificial se aplica cuando una máquina imita las funciones «cognitivas» que los humanos asocian con otras mentes humanas, como, por ejemplo: «percibir», «razonar», «aprender» y «resolver problemas». La enciclopedia cita la definición de Andreas Kaplan y Michael Haenlein: «la capacidad de un sistema para interpretar correctamente datos externos, para aprender de dichos datos y emplear esos conocimientos para lograr tareas y metas concretas a través de la adaptación flexible.»

En la medida en que personas con valores morales y éticos, que se condicionan a su propia naturaleza, se decantan por desarrollar o implementar soluciones a problemas que afectan la vida en sociedad, es necesario que existan códigos éticos que eviten el mal uso de estas poderosas herramientas, qué sirvan de marco para los diversos estudios e investigaciones para incorporar Inteligencia Artificial, Aprendizaje Automático y robótica a las labores humanas.

Dilemas éticos de la Inteligencia Artificial

Imagínese que le indican que debe integrar un dispositivo de rastreo e identificación a su cuerpo, debe hacerlo porque la empresa para la que trabaja utilizará este sistema para mantener la seguridad en sus oficinas. Sí se rehúsa será despedido. ¿Qué hará? ¿Aceptará para no perder el empleo? Es su decisión y es un tema que tiene implicaciones éticas y bioéticas tanto por su parte como por la del empleador.

En la actualidad se colocan “chips” a mascotas, sus dueños aceptan porque tienen control sobre el animalito, en cuestiones cómo estas un claro manejo de principios bioéticos permite que las decisiones se den en un marco de respeto a la vida e integridad.  Una empresa que le obliga a tener un dispositivo tecnológico en su cuerpo estaría violando principios de Bioética y derechos humanos.

¿Qué tal si le piden que lleve puesto un dispositivo biónico que emula una cola de un animal para que no pierda el equilibrio mientras trabaja? ¿Qué tal si este dispositivo logra ayudar a personas que no pueden mantener el equilibrio por una condición médica? Algunos pudieran sentir que el diseño biológico de los animales y de los humanos se está violentando. ¿Sabía que personas han nacido con algo parecido a colas y qué son objeto de estudio médico? Otros apoyaran en nombre de la ciencia y el avance tecnológico pensando en los beneficios aunque parezca algo poco usual o raro.
Existe un proyecto de una cola que emula la de los caballitos de mar llamado Arque: La cola inspirada en la biomimética artificial para extender las funciones del cuerpo innato se encuentra en los procedimientos de SIGGRAPH ’19 Emerging Technologies. ACM.

Bien o mal, bueno o malo, la cuestión es un dilema de bioética que no se resuelve porque pensamos de una manera u otra. Estos son claros ejemplos del dilema ético que presenta la Inteligencia Artificial, así como otras tecnologías disruptivas.

Al tratar de emular la inteligencia humana y relacionarse con humanos, la Inteligencia Artificial, hace uso de los datos, la privacidad, los secretos médicos, la seguridad e integridad, el pensamiento y el razonamiento, con la manipulación. ¿Sabe diferenciar cuándo es atendido por un bot o por un humano? ¿Será necesario que nos adviertan que estamos tratando con un agente artificial? ¿Los diseñadores de sitios web que captan nuestros datos y nos recomiendan productos luego de hacer un análisis de gustos y preferencias nos dejan saber que lo están haciendo? Todos son temas que pueden afectar directa e indirectamente la ética y los derechos humanos.

Más aún los desarrollos de Inteligencia Artificial son financiados por poderes económicos y gestionados por científicos e investigadores que obtienen fondos. No pretendemos poner en duda sus intenciones y valores. ¿Cómo aseguramos que el poder y los intereses creados no desvirtúen los beneficios de la Inteligencia Artificial?

En la actualidad existen iniciativas en dos grandes áreas: la regulación legal y la educación ética, pero hace falta que muchas más organizaciones y personas se involucren, porque nos afecta a todos.

Ética, Bioética e Inteligencia Artificial desde la literatura

La Doctora Carme Torras una investigadora experta en robótica y escritora de literatura reconocida mundialmente, ha dicho que se contemplan tres líneas de importancia o urgencia decreciente en temas de Roboética: «adaptar la ética humana a la robótica, incrustar un código moral en los robots mismos, y pensar qué ética surgiría de una posible conciencia futura de los robots.»

Ya hace más de diez años en su novela “La mutació sentimental” (Pagès Editors, 2008), que traducida al castellano se titula “La Mutación Sentimental”, obra que obtuvo el premio Manuel de Pedrolo de ciencia-ficción 2007 y el premio Ictineu a obra publicada 2009, nos insta a reflexionar las implicaciones de convivir con agentes artificiales y las bases ético-morales de esta relación. 

La novela trata de Celia, una niña de trece años a quien criogenizaron porque sufría una enfermedad terminal, es devuelta a la vida en el siglo XXII para ser adoptada en una sociedad futura donde cada cual tiene un asistente robótico. La niña se enfrenta a la manera de pensar, actuar y relacionarse de la madre adoptiva y su entorno, muy distinta a la de su familia biológica. La inadaptación de Celia atrae a Silvana, una masajista emocional que estudia las sensaciones perdidas por los humanos, y a Leo, un joven ingeniero que está diseñando una prótesis de creatividad en la empresa de robots personales líder del mercado, CraftER, dirigida por el enigmático Doctor Craft.

En la trama abundan los robots con características humanas, empáticos, atentos, amables, asisten a los humanos porque fueron programados para adaptarse a sus propietarios. Los agentes artificiales son una presencia invisible, omnipresentes e imprescindibles en esa sociedad. Nadie, excepto los considerados “humanos anti tecnológicos”, se atreve a separarse de su robot.  Celia, la protagonista no es inmune a ellos, se siente mejor con ROBbie, su robot, porque él no la cuestiona, no la atosiga, es previsible, un aliado fiel e incondicional. 

La novela presenta un escenario que tiene implicaciones éticas y dada su importancia para la robótica el Massachusetts Institute of Technology (MIT) la utiliza ―traducida al inglés con el título «The Vestigial Heart»― junto con materiales éticos para impartir el curso sobre «Ética en Robótica Social e Inteligencia Artificial.» Siendo este uno de los muchos esfuerzos del prestigioso instituto por abordar académicamente el tema ético en las nuevas tecnologías. La ética es tan importante que su Media Lab tiene un fondo de 27 millones de dólares para una iniciativa de investigación sobre ética y gobernanza en IA.

El MIT Media Lab y el Centro Berkman Klein para Internet y Sociedad de la Universidad de Harvard son las instituciones de base y fundadoras de una nueva iniciativa destinada a cerrar la brecha entre las humanidades, las ciencias sociales y la informática al abordar los desafíos globales de la inteligencia artificial. (AI) desde una perspectiva multidisciplinaria.

“Los agentes de inteligencia artificial impactarán cada parte de nuestras vidas en cada sociedad de la Tierra. La tecnología y el comercio se encargarán de eso ”, ha dicho Alberto Ibargüen, presidente y CEO de la Fundación John S. y James L. Knight, que se encuentra entre los que apoyan la iniciativa.
Inicialmente financiado con $ 27 millones de la Fundación Knight; El cofundador de LinkedIn, Reid Hoffman; la red Omidyar; la Fundación William y Flora Hewlett; y Jim Pallotta, fundador del Grupo Raptor, la misión del Fondo de Ética y Gobernanza de la Inteligencia Artificial es catalizar la investigación global que promueve la IA para el interés público, con énfasis en la investigación aplicada y la educación. El fondo también buscará avanzar en la comprensión pública de la IA.

Reflexionar sobre el carácter ético de los problemas morales de la Inteligencia Artificial y la sociedad es necesario. Clic para tuitear

La presión para desestimar el análisis y pensamiento crítico frente a los temas éticos aumenta cuando te inclinas por la literatura o la escritura e investigación, parece más sencillo que nos faciliten todo a través de un dispositivo móvil o creer a ciegas lo que vemos publicado en una red social. Citar a Carme Torras Genís, en este artículo, nos permite apalancar la investigación científica, la conciencia ética, la necesidad de regulaciones y educación junto a la literatura como medio para llegar a más personas. 

Las sub-ramas de la ética aplicada son necesarias para abordar el dilema que surge de la interacción IA y humanos, cada vez más presente en nuestras vidas.  ¿Ha tomado un curso MOOC sobre gobernanza en Internet? Telefónica en su plataforma Miríadax ofrece Gobernanza en Internet 2da.Edición, un completo curso sobre el tema. Sería un buen paso inicial para que tome parte de un tema que le afecta directamente.

Referencias Consultadas:
https://mitpress.mit.edu/books/vestigial-heart
https://www.elperiodico.com/es/ciencia/20180712/opinion-carme-torras-roboetica-etic-robots-6923499
https://interestingengineering.com/scientists-build-an-artificial-biomimicry-inspired-tail-just-for-humans https://dl.acm.org/citation.cfm?doid=3305367.3327987

Sobre Carme Torras Genís: es doctora en informática y profesora de investigación en el Instituto de Robótica (CSICUPC). En el ámbito científico, ha publicado libros y artículos sobre modelos neuronales, visión por computador, inteligencia artificial y robótica. Ha sido galardonada con el premio Divulga del Museo de la Ciencia de Barcelona, el premio Rafael Campalans del Institut d’Estudis Catalans, y la medalla Narcís Monturiol de la Generalitat de Catalunya al mérito científico y tecnológico. En el ámbito literario, sus novelas Pedres de toc (Columna, 2003) y Miracles perversos (Pagès Editors, 2011) merecieron los premios Primera Columna y Ferran Canyameres de intriga y misterio.

Imágenes: Pixabay

Artículo escrito por: Msc. Irasema Rivas-González

Tecnología para narrar historias inspiradoras

«En realidad soy un gran admirador de las anécdotas en los negocios»― Jeff Bezos

Entre los usos más importantes que se dan a las herramientas tecnológicas hoy, está la comunicación y transferencia de ideas en diversas formas, pero, sobre todo, utilizando dispositivos móviles, categoría que refleja un crecimiento constante.

Desde Podcast, blogs, vídeos, asistentes virtuales, aplicaciones para el aprendizaje, MOOCS, hasta llegar a un sencillo tweet, todos tienen algo en común. ¿Sabe a qué me refiero? A la narrativa. A la argumentación para hacer llegar a las masas sus productos y soluciones. A tecnologías y desarrollos, que luego de estudiar el comportamiento humano básico, hacen uso del modelo natural de pensamiento y comunicación para seducir a los usuarios. ¡Y vaya que lo han logrado!

Los desarrolladores de tecnología, siendo observadores natos, se dieron cuenta que los humanos no estamos diseñados para escuchar razonamientos lógicos, formales y complejos. ¡No me mal entienda! podemos hacerlo, pero nos cuesta y obliga a la concentración y por ende nos distraemos o aburrimos rápido.

Narrativa en tecnología ¿Quiénes la utilizan?

Los más renombrados oradores de foros tecnológicos y de emprendimiento del mundo lo hacen: Jeff Bezos, Susan Wojcicki-YouTube, Elon Musk, Richard Branson, Sundar Pichai-Google, Sheryl Sandberg-Facebook Steve Jobs, Bill Gates, Mark Zuckerberg, ellos cuentan historias, cultivan el arte de narrar, y no solo lo hacen en sus presentaciones, lo promueven entre sus empleados y equipos de trabajo.

Los oradores mas inspiradores del mundo no usan presentaciones de power point llena de viñetas y puntos de temas, ellos narran historias que motivan, que se recuerdan, que son memorables. ¿Ha pensado en incorporarlas a su gestión? Siga leyendo, probablemente lo que cuenta este artículo le motive a hacerlo.

Las historias informan, iluminan e inspiran, hacen actuar

Hace unos días compartí un artículo con un gerente de mercadeo, el tema era Jeff Bazos y su prohibición del power point en las reuniones de su empresa. El magnate de la tecnología es un narrador de historias y cree fielmente que al contar una historia vívidamente, en lugar de depender de datos o gráficos, caso de negocios que carecen de emoción al colocarlos en una diapositiva.

Los ensayos o memorándum que se utilizan para presentar un nuevo producto toman la estructura de una narración. Siempre responden a una breve pregunta y llevan en el texto la respuesta escrita de la manera más sencilla posible, de la manera que un cliente lo pueda entender.

Por su parte, en Google, Sunder Pichai y los diseñadores de experiencia siguen creando presentaciones amigables para el cerebro. Tomando muy en serio las recomendaciones de científicos cognitivos que manifiestan que para los humanos es imposible realizar múltiples tareas tan bien como creemos que podemos. El cerebro multitareas que nos vendieron se contrapone al cerebro que luego de ser investigado, permite saber que no podemos hacer dos cosas a la vez y hacerlas igualmente bien.

Una persona que está en un auditorio, no puede leer el texto de la pantalla y escuchar al orador mientras procesa y guarda toda la información en su cerebro, así no funciona nuestra programación ni aprendizaje.

Sabiendo esto, sería interesante que se replantee las próximas presentaciones de negocios que prepare y adopte un estilo de narrativa simple que contenga:

  • Planteamiento del problema (una pregunta puede ayudarle) que se desea resolver.
  • Complicación o nudo de la historia (todos los elementos pros y contras con palabras simples y oraciones cortas)
  • Resolución del problema, respuestas posibles a la pregunta.

Siéntese a pensar que problema debe resolver su solución, luego explique como llegó a ese convencimiento, argumente y finalmente presente la respuesta a esa pregunta en un lenguaje que hasta un niño pueda comprenderlo.

Los puntos clave no inspiran. Las historias sí.

La narrativa funciona en los negocios porque nuestros cerebros están programados para la narrativa, porque las historias son por naturaleza persuasivas. No lo olvide las viñetas son la forma menos efectiva de compartir ideas porque el cerebro no puede hacer bien dos cosas a la vez.

En su libro TED Talks, Chris Anderson escribió: «Esas cubiertas clásicas de diapositivas de PowerPoint con un titular seguido de múltiples puntos de frases largas son la única forma más segura de perder la atención de la audiencia.

Narrar historias en el sector tecnología logra que conectemos con las personas que desconocen la jerga científica, pero que les gustaría utilizar un producto que les brinde una solución y sea intuitivo. Le funciona al hombre que lidera un emporio tecnológico, no sería lógico que el dueño de AMAZON pierda dinero en un método que no le beneficie a su empresa. 

Usar la narrativa en las organizaciones que lideran en el campo tecnológico supone ventajas tales como: eficiencia, promueve el cuestionamiento, discusiones y pensamiento crítico, mayor participación, fomenta el pensamiento estratégico sustentado con razones y hechos, existe un registro histórico de ideas y decisiones. Una nota por escrito (narrativa) proporciona antecedentes y contexto, contribuyen al sistema de gestión de aprendizaje y capacitación de todos en la empresa.

Los laboratorios de investigación y desarrollo se valen de todos los recursos posibles para demostrar que sus hallazgos son válidos. Escribir artículos científicos es de las más populares metodologías de divulgación que tienen los investigadores. 

En un mundo de contenidos y de gente corriendo de un lado a otro con un móvil en la mano solo una buena historia hace que nos detengamos, porque las historias inspiran y conectan con la gente.

Referencias Consultadas:

https://www.inc.com/carmine-gallo/jeff-bezos-bans-powerpoint-in-meetings-his-replacement-is-brilliant.html

https://www.businessinsider.com/amazon-ceo-jeff-bezos-memo-advice-2018-4

https://www.inc.com/carmine-gallo/how-googles-ceo-creates-brain-friendly-presentations.html

Imagen: Pixabay

Acerca de la autora:
Msc. Irasema Rivas-González