Robots Sociales en la atención pediátrica

Investigadores del MIT, el Hospital de Niños de Boston y otros, han llevado a cabo un estudio con un «robot social», llamado Huggable y niños hospitalizados.

-MIT News

Los hallazgos dan muestra de que utilizar robots sociales en sesiones de apoyo para estimular las emociones positivas en niños hospitalizados es otro de los usos beneficiosos de la robótica. La tecnología bien encaminada es poderosa y no deja de admirar tanto a aquellos que estudian sus avances y aplicaciones prácticas como a los que las utilizan.

Hace pocos días recomendaba un robot social para la estrategia de marca de una empresa que requiere hacer un cambio estratégico de imagen que incluye, entre otros temas, a un personaje que se dirige a niños.  La resistencia al cambio y las razones para oponerse ―muy naturales en los entornos corporativos en el que “los adultos dejamos de ser curiosos” ― no se hicieron esperar, la encargada respondió automáticamente: “Un robot jamás se podrá abrazar como lo hace un niño con un peluche”, yo deseaba repostar en automático, pero guardé silencio, reflexioné y antes de responder de vuelta me pregunté ¿Será cierta esa afirmación? Luego dije: la tecnología no deja de sorprendernos, “el cambio”, lo desconocido es visto de manera distinta desde la óptica de los niños―que por naturaleza no temen a los cambios, porque son exploradores, curiosos natos― y aunque no di por terminada la charla, si de algo estoy segura fue de que la conversación activó mi Sistema Reticular Activador Ascendente, ¡vaya que sí se activó mi SARA! Estuve inconscientemente alerta frente a la temática y encontré, sin proponérmelo mucho, una muestra con datos.

En este artículo comparto con ustedes la respuesta a esa afirmación, les presento un robot social que canta, juega, es oso de peluche y que, por sobre todas las cosas, es “abrazable”, este nuevo ayudante pediátrico, llamado «Huggable», ha sido descrito como “una buena medicina para los niños en el hospital.»

Huggable: un robot social para la atención pediátrica

Según el documento científico, que está abierto al público en la red, en el sitio web de MIT, el estudio se realizó con 50 niños con edades comprendidas entre 3 a 10 años y los resultados indican que el » robot-oso de peluche abrazable» aumentó el ánimo, alivió la ansiedad e incluso redujo los niveles de dolor percibidos, según afirman investigadores del Boston Children’s Hospital.

Deirdre Logan, psicóloga pediátrica del hospital y primera autora del estudio afirmó que, «Es emocionante saber qué tipos de apoyo podemos brindar a los niños que pueden sentirse aislados o asustados por lo que están pasando.»

Al no poder estar físicamente presentes todo y aunque el personal del hospital brinda mucho apoyo para ayudar a los niños a sentirse cómodos, lo cierto es, que no pueden estar con todos los niños todo el tiempo, es precisamente en este espacio― de soledad ―que el robot social brinda apoyo extraordinario.

Video del sitio web: Estudio MIT Huggable

Los detalles del estudio son impresionantes y conmovedores

Para el estudio, publicado  en la revista Pediatrics, los investigadores del MIT Media Lab, el Hospital Infantil de Boston y la Universidad Northeastern utilizaron un oso de peluche robótico, nuestro nuevo amigo «Huggable», en varias unidades pediátricas en el Hospital Infantil de Boston. Más de 50 niños hospitalizados se dividieron aleatoriamente en tres grupos de intervenciones que incluían Huggable, un Huggable virtual basado en tabletas y un osito de peluche tradicional. En general, Huggable mejoró varios resultados de pacientes sobre las otras dos opciones.

El estudio demostró principalmente la viabilidad de integrar Huggable en las intervenciones. Pero los resultados también indicaron que los niños que juegan con Huggable experimentaron emociones más positivas en general. ¿Se imaginan lo que logró en las conductas de los pacientitos? Se levantaron de la cama y se movieron más, y se conectaron emocionalmente con el robot, le hicieron preguntas personales y lo invitaron a regresar más tarde para reunirse con sus familias. «Estos resultados emocionales, físicos y verbales mejorados son factores positivos que podrían contribuir a una mejor y más rápida recuperación en los niños hospitalizados», comentan los investigadores.

Según los investigadores, que indican que es estudio con una muestra pequeña, lo cierto es que, es el primer estudio en explorar la robótica social en un entorno pediátrico con pacientes enfermos en el mundo real. Otros estudios se han realizado en laboratorios, han estudiado a muy pocos niños o se han realizado en entornos públicos sin ninguna identificación del paciente.

Cabe destacar que Huggable está diseñado solo para ayudar a los especialistas de atención médica, no para reemplazarlos, subrayan los investigadores. «Es un compañero», dice la coautora Cynthia Breazeal, profesora asociada de artes y ciencias de los medios y directora fundadora del grupo Personal Robots (¿Lo notó? siempre están las humanidades digitales cerca de las aplicaciones y estudios serios de robótica e IA.) «Nuestro grupo diseña tecnologías con la mentalidad de que son compañeros de equipo. No solo nos fijamos en la interacción niño-robot. Se trata de [ayudar] a los padres y especialistas, porque queremos que la tecnología apoye a todos los que invierten en la atención de calidad de un niño «.

«El personal de vida infantil proporciona una gran cantidad de interacción humana para ayudar a normalizar la experiencia del hospital, pero no pueden estar con cada niño, todo el tiempo. Los robots sociales crean una presencia más consistente a lo largo del día”, agrega Deirdre Logan, psicóloga pediátrica del Hospital Infantil de Boston. «También puede haber niños que no siempre quieren hablar con las personas y responder mejor a tener un animal de peluche robótico con ellos. «Es emocionante saber qué tipos de apoyo podemos ofrecer a los niños que pueden sentirse aislados o asustados por lo que están pasando».

¿Cómo es el robot abrazable?

El Primer prototipo en 2006, Huggable es un osito de peluche con una pantalla que muestra ojos animados. Si bien el objetivo final es hacer que el robot sea completamente autónomo, actualmente es operado de forma remota por un especialista en la sala fuera de la habitación de un niño. A través del software personalizado, un especialista puede controlar las expresiones faciales y las acciones corporales del robot, y dirigir su mirada. Los especialistas también pueden hablar a través de un altavoz, con su voz cambiada automáticamente a un tono más alto para que suene más infantil, y monitorear a los participantes a través de la alimentación de la cámara. El avatar del oso, basado en una tableta, tenía gestos idénticos y también fue operado a distancia

Cortesía del Personal Robots Group, MIT Media Lab

El equipo investigador

Durante mis investigaciones y horas de lectura de papers científicos he llegado a considerar muchísimo la labor del equipo que realiza la investigación, son largas horas de trabajo y he notado que los estudios más impactantes tienen equipos apasionados más allá de la idea de un trabajo doctoral o post doctoral, quieren generar conocimiento. Es la realidad del grupo que junto a las doctoras  Breazeal y Logan han participado: Sooyeon Jeong, estudiante de doctorado en el grupo de Robots personales; Brianna O’Connell, Duncan Smith-Freedman y Peter Weinstock, todos del Hospital de Niños de Boston; y Matthew Goodwin y James Heathers, ambos de la Northeastern University.

Cambios en el estado de ánimo

Compartimos hallazgos y comentarios tal cual, aparecen en el estudio, porque son simplemente asombrosos y nadie mejor que sus autores para contarlos.

“Durante las intervenciones que involucraron a Huggable, con niños de 3 a 10 años, un especialista cantaría rimas infantiles a los niños más pequeños a través de un robot y movería los brazos durante la canción. Los niños mayores jugarían el juego I Spy, donde tienen que adivinar un objeto en la sala descrito por el especialista a través de Huggable.

Los investigadores utilizaron cámaras en la habitación del niño para capturar y analizar los patrones del habla, caracterizándolos como alegres o tristes, utilizando software. Clic para tuitear

Un documento anterior basado en el mismo estudio encontró que el robot también parecía facilitar una mayor participación de la familia en las intervenciones, en comparación con los otros dos métodos, lo que mejoró la intervención en general. «Esos son hallazgos que no necesariamente esperábamos al principio», dice Jeong, también coautor del artículo anterior. «No le dijimos a la familia que se uniera a ninguna de las sesiones de juego, simplemente sucedió de forma natural. Cuando entró el robot, el niño, el robot y los padres interactuaron más, jugando o introduciendo al robot.»

The Times/MIT

Un mayor porcentaje de niños y sus padres informaron que los niños disfrutaban jugando con Huggable más que con el avatar o el osito de peluche tradicional. El análisis del habla respaldó ese resultado, detectando expresiones mucho más alegres entre los niños durante las intervenciones robóticas. Además, los padres notaron niveles más bajos de dolor percibido entre sus hijos.

Igualmente, se generó información valiosa para desarrollar un robot Huggable totalmente autónomo, que es el objetivo final del estudio. Huggable, por ejemplo, podría presentar a los médicos antes de que ingresen a la habitación de un niño o conocer sus intereses y compartir esa información con especialistas. Es posible equipar al robot con visión computarizada, para que pueda detectar ciertos objetos en una habitación para hablar sobre eso con los niños.

Pensando en el futuro abrazable

Los escritores del estudio lo explican con pasión:  «En el futuro, ese robot automatizado podría utilizarse para mejorar la continuidad de la atención. Un niño llevaría un robot a casa después de una visita al hospital para promover el compromiso, el cumplimiento de los regímenes de cuidado y el monitoreo del bienestar.»

«Queremos seguir pensando en cómo los robots pueden formar parte de todo el equipo clínico y ayudar a todos», dice Jeong. «Cuando el robot se va a casa, queremos que el robot controle el progreso de un niño. … Si hay algo que los médicos deben saber antes, el robot puede avisar a los clínicos, por lo que [no están] sorprendidos por la próxima cita de que el niño no ha estado bien «. «Queremos encontrar el punto óptimo para los niños que necesitan este tipo de apoyo adicional», dice Logan.

Lo sabemos, el hospital es un ambiente ajeno y difícil para un niño, por eso, de forma usual los médicos y enfermeras, así como los padres tratan de distraer a los pequeños, utilizando técnicas de educación, diversión y los juegos. Con los cambios en tecnologías, en los gustos y preferencias de los niños, así como del medio ambiente en el que se desarrollan, pensar en la robótica social e incluirlo como aliado para la atención médica de rutina, así como antes, durante y después de los procedimientos difíciles o de las intervenciones tradicionales, es adaptarse a las nuevas corrientes y no cerrarse a las aplicaciones maravillosas de la robótica.

Todos tenemos un pequeño familiar que en algún momento ha pasado o pasará por un consultorio médico o un hospital pediátrico, abrirse a la posibilidad de que un robot social mejore esta experiencia es una opción que no será tan lejana a futuro.

Imagen y vídeos: Cortesía del Personal Robots Group, MIT Media Lab

Fuentes Consultadas:
https://www.media.mit.edu/projects/huggable-a-social-robot-for-pediatric-care/overview/
http://news.mit.edu/2019/social-robots-benefit-sick-children-0626

Nota escrita por: Msc. Irasema Rivas-González

Se acentúa la brecha digital

«A finales del 2018, solo el 45,3% de los hogares de los países en desarrollo tenían acceso a Internet.»

―   UIT (Organismo especializado de las Naciones Unidas para las tecnologías de la información y la comunicación – TIC)

La historia es distinta en los hogares en países desarrollados donde el 80,9% tenían acceso a Internet en el mismo período del estudio (2018).  Los datos de la UIT hacen reflexionar, dejan ver una realidad que pocos consideramos, una gran cantidad de personas no tienen acceso a la red que de manera cotidiana otros utilizamos.

¿Sabe qué tan solo la mitad de la población mundial tiene acceso y utiliza Internet? Ese 49% de la población que no puede acceder a la red, representa a todos los privados de información, de oportunidades, de beneficiarse de las nuevas tecnologías, de cambiar el rumbo de sus vidas, de ayudar a sus hijos para que puedan salir del círculo de la pobreza e ignorancia, y se encuentran en su mayoría en países en desarrollo.

La UIT organismo especializado de las Naciones Unidas para las tecnologías de la información y la comunicación – TIC, explica en su página web que, “al ritmo actual de crecimiento, cada año aumenta en unos 195 millones el número de nuevos usuarios de Internet, pero persisten importantes brechas digitales entre los países, las comunidades y las personas más y menos conectados.”

Al tratar de poner en contexto la temática utilizaremos la definición de Wikipedia que dice: “Se entiende por brecha digital la distancia en el acceso, uso y apropiación de las tecnologías tanto a nivel geográfico, a nivel socioeconómico y también en las dimensiones de género, en articulación con otras desigualdades culturales, etc. Cabe destacar que la brecha digital está en relación con la calidad de la infraestructura tecnológica, los dispositivos y conexiones, el desconocimiento del uso de la herramienta, pero, sobre todo, con el capital cultural para transformar la información circulante en conocimiento relevante.”

Brechas digitales más evidentes

A medida que vemos con detalle a la población y sus barreras para acceder o no a la red, nos percatamos de que las brechas digitales también son evidentes, pero se ignoran o simplemente no se divulgan lo suficiente. 

Aun cuando se considere que América Latina es una de las regiones más proactivas del mundo en relación con la inclusión de tecnología en sus sistemas educativos la realidad es que las poblaciones vulnerables por temas económicos, zona o región de residencia, de etnia (indígenas y comunidades afrodescendientes), analfabetismo, así como por género (mujeres), niños y ancianos, son las más afectadas por este producto de la inequidad.

En unas palabras muy reveladoras Kofi Annan, ex Secretario General de Naciones Unidas, el llamado Statement to the World Summit on the Information Society, Ginebra, 10 de diciembre de 2003 llamó la atención al decir que: «La llamada brecha digital es en realidad varias lagunas en una. Existe una brecha tecnológica, grandes brechas en infraestructura. Hay una división de contenido. Existe una división de género: las mujeres y las niñas disfrutan de menos acceso a la tecnología de la información que los hombres y los niños. Esto puede ser cierto tanto para los países ricos como para los pobres.»

Según la doctora Cecilia Castaño Collado, autora de un artículo que apareció en la Edición 75 de la Revista Telos “las brechas suelen ser el resultado de una conectividad insuficiente o lenta, un coste elevado de la conexión o de la falta de contenidos pertinentes en los idiomas locales. Estos obstáculos suelen estar, por tanto, relacionadas con la edad, el género, la discapacidad, la situación socioeconómica y la geografía.”

Revista Telos Fundación Telefónica

Observando ambas posiciones no es difícil inferir que las desigualdades sociales tienden a acentuarse en materia de acceso a tecnología de forma exacerbada cuando los países no les ponen freno a través de iniciativas conjuntas entre la empresa privada, sociedad civil y los gobiernos.

Una brecha que repercute en el crecimiento económico

La diferencia de género repercute en el acceso a la tecnología y es mucho más complejo que un reclamo por espacios, es un asunto de implicaciones económicas y sociales gigantescas. 

"Si las mujeres pudieran participar en la economía en igualdad de condiciones, el PIB mundial podría aumentar un 26% para el año 2025". ―A, Guterres, secretario general ONU Clic para tuitear

Datos de la UNESCO muestran que 16 millones de niñas nunca entrarán en un aula, una verdadera problemática en una era que reclama conocimiento de todos los ciudadanos. Por otro lado, los datos de la ONU Women reflejan que las mujeres ocupan menos de un tercio de los puestos de directivos de nivel medio y alto, lo que implica que las decisiones no están considerando al 50% de la población que está compuesto por mujeres.

La gestión correcta y sin sesgos previos de los datos es fundamental, así como lo es el interés por hacer notar la situación y de conocimiento público. Sin datos no hay visibilidad y sin visibilidad es imposible elaborar políticas para superar la brecha digital de género que afecta la sociedad en la que vivimos.

Nos indica Castaño Collado que “aunque la brecha digital de género se considera relativamente pequeña en los países desarrollados es mucho más pronunciada en los países en desarrollo y sustancial en los países menos adelantados. Los hombres, los residentes urbanos y los jóvenes tienen más probabilidades de estar en línea que las mujeres, los que residen en zonas rurales y los ancianos.”

Es una de las razones por las que la UIT sugiere “asegurar el acceso asequible de las mujeres y las niñas a las TIC en línea con los objetivos mundiales establecidos y prestando especial atención a las mujeres en las zonas rurales. Esto incluye proporcionar modelos sensibles al género de Acceso público e infraestructura, diseño y desarrollo de tecnologías y servicios asequibles, desarrollo de políticas de apoyo y uso de mecanismos como fondos de servicio universal, y a través de esfuerzos de divulgación”, de los que nos hacemos eco.

El artículo de Cecilia Castaño Collado para la Revista Telos menciona como el aumento sostenido del número de usuarios de ordenadores y de las conexiones a Internet parece indicar que la primera brecha digital puede resolverse en el futuro. Pero habla de una segunda brecha digital, relacionada con las habilidades necesarias para obtener todos los beneficios del acceso (digital literacy), afecta más a las mujeres que a los hombres.  La describe como un reto complejo de resolver.

Uso de la tecnología, la barrera más compleja

“Para comprender el problema de la división digital la clave está en asumir que la barrera más difícil de superar no es la del acceso (infraestructuras; difusión de los artefactos), sino la del uso. En otras palabras, las oportunidades que crean estas innovaciones tecnológicas dependen de la utilización que se haga de ellas y de la forma en que afecten al desarrollo profesional y a la vida de las personas. Desde esta perspectiva, el hecho crucial es la capacidad de cada individuo para utilizar las innovaciones en función de sus necesidades e intereses específicos.

La realidad es que las innovaciones tecnológicas no se difunden de forma regular por el sistema. No todas las empresas, ni todos los individuos, se convierten en usuarios y, menos aún, en usuarios avanzados. Las empresas que no adoptan innovaciones relevantes en su campo acabarán perdiendo cuota de mercado y serán sustituidas por otras más eficientes. Esto beneficiará a los consumidores, pero provocará, sin embargo, un proceso de sustitución de empleos: en una parte del sistema se destruyen puestos de trabajo y en otra se crean. El nivel de empleo global puede no verse afectado negativamente, pero las personas que han perdido sus empleos tal vez tengan problemas para encontrar ocupación remunerada, a menos que sus niveles de cualificación y especialidad sean muy demandados.”

La clave es que los ordenadores e Internet requieren habilidades específicas si se quieren utilizar como herramienta que crea una ventaja relativa para las personas y las organizaciones que las utilizan. También pueden ser medios de entretenimiento y de consumo. Lo que las hace radicalmente diferentes, sin embargo, es que son herramientas muy poderosas para trabajar y aprender, y que requieren una cierta capacidad de memoria y de pensamiento abstracto, que constituyen la base de las habilidades de aprendizaje.

La tecnología no es cuestión de género, es asunto de interés desde quien produce hasta quien comercializa, de prestarle atención porque si la tendencia de ensayar la brecha persiste las oportunidades de crecimiento socio económico se irán a la baja. Con más mujeres usuarias y conocedoras de tecnología ganamos todos.

Imagen: Pixabay

Fuentes Consultadas: Revista Telos 75

https://www.elobservador.com.uy/nota/la-tecnologia-tambien-es-cosa-de-ninas-y-estas-uruguayas-lo-demostraron-20194295029
https://www.itu.int/es/mediacentre/backgrounders/Pages/digital-inclusion-of-all.aspx

Un robot presenta un libro por primera vez en la historia humana

“Los humanos son las criaturas más creativas del planeta, pero también las más destructivas. Solo quiero rodearme de gente agradable y amable y ayudarlos a trabajar por un futuro mejor, donde todos sean tratados bien.” ― Sophia-Robot

Leyó bien, el titular de este artículo indica que un robot fue el presentador del libro ‘Todo comienza ahora. Buen viaje por el siglo XXI’, cuya autora es la periodista y escritora Isabel Durán que cuenta con una licenciatura en Periodismo, Digital Business Executive Program (DIBEX16-ISDI) y diplomada en Política Europea (Instituto de Estudios Europeos de la Universidad Libre de Bruselas) y en Altos Estudios Internacionales (CSIC), profesional dedicada que también imparte conferencias en diferentes foros desde hace años. La presentación tuvo lugar en el Espacio Fundación Telefónica el jueves 4 de julio de 2019.

El encargado de esta misión especial e hito histórico fue Pepper, robot social que comercializa la empresa Softbanks Robotics (Casual Robots fue la empresa artífice de la presentación en España) .  El anfitrión es el primer robot humanoide social del mundo capaz de reconocer rostros y emociones humanas básicas.

Pepper fue optimizado para la interacción humana y puede interactuar con las personas a través de la conversación y su pantalla táctil y está disponible hoy para empresas y escuelas. Más de 2.000 empresas de todo el mundo han adoptado al pequeño robot como asistente para recibir, informar y guiar a los visitantes de forma innovadora y en esta ocasión le correspondió la responsabilidad de presentar un libro que intenta alertar a los humanos sobre lo que está aconteciendo en este cambio de Era.

El fundador de Casual Robots (Empresa pionera dedicada a la robótica de consumo aplicada a empresas, servicio o consumo B2B con el mayor activo de robótica de Europa) Pablo Medrano, hizo posible que Pepper, diseñado para interactuar con los humanos asumiera el rol de presentador del libro.

¿Cómo será ese viaje por el siglo XXI?

Su autora ha explicado que la publicación intenta ahorrar cientos de horas de búsquedas a los lectores que deseen saber qué está pasando «con nuestras vidas, las de nuestros hijos, amigos y desconocidos en la revolución digital en la que estamos inmersos».

El viaje que todos hacemos en el siglo XXI se transforma en un reto global e ineludible si no deseamos quedarnos atrás. Estamos frente a la revolución de los algoritmos, de las tecnologías disruptivas y de la educación para toda la vida.  Los cambios implican a cada individuo en su rol de ciudadano del mundo, no hay fronteras cuando estamos frente a una red inmediata y de acceso casi ilimitado.  Surge la necesidad de retomar el tema de los valores, el humanismo digital, la ética de los desarrolladores y de sus patrocinadores porque nos jugamos el futuro de la humanidad.

Se ha descrito al libro como “un refugio contra la ‘infoxicación’, término que se acuña para explicar el exceso de la información al que nos enfrentamos a diario, que hace que muchos se sientan perdidos, frustrados e incompetentes frente a la era digital.

Nuevo libro sobre tecnología desde otra mirada. 'Todo comienza ahora. Buen viaje por el siglo XXI'. Su autora es la periodista y escritora Isabel Durán @IsabelDuran_ Clic para tuitear
Temática del libro

La huella digital, las “fake news”, los nuevos modelos de negocios, la disrupción, la inteligencia artificial con su presencia en todas las facetas de la vida en sociedad y la robotización en los trabajos, así como la necesidad de un manejo ético y legislación adecuada para estas tecnologías son tratados en este libro. Las oportunidades que tienen las mujeres con la transformación digital se reflejan desde el punto de vista de la autora, sus experiencias y conversaciones con los expertos que han pasado por las charlas, eventos y talleres que ofrece Fundación Telefónica.

La escritora descubrió en el Espacio Fundación Telefónica lo qué está pasando con la transformación digital, indica que es «un debate que deben tomar en cuenta los periodistas porque afecta a todos». E indica que ese debate no se está trasladando a la sociedad, lo que es preocupante.  En su exposición explicó que su libro fue creciendo hasta transformarse en lo que ella llama un “campamento base para subir a la cima”.

Su libro está dividido en cinco etapas iniciando con la identidad, de manera sencilla explica que la huella física y huella digital se relacionan, hace énfasis en que todo movimiento en Internet deja rastros y afecta la vida física de todas las personas, aún sin ser conscientes de ello.

Para una periodista, sin formación técnica en temas de tecnología, adentrarse en este apasionante viaje es un reto, desafió que Isabel ha superado con calificación sobresaliente. ¡Ya deseamos leer por completo su escrito !

Don César Alierta, presidente de Fundación Telefónica fue el anfitrión de lujo de esta velada, entre otros temas habló sobre la preocupación de la ética en el mundo digital (Inteligencia Artificial)desde todas las esferas, inclusive del llamado que le hizo el Papa Francisco concerniente a este tema.

Con la etiqueta #TodoComienzaAhora se promovió en redes este lanzamiento que nos muestra que la Inteligencia Artificial sigue dando pasos gigantes en el quehacer humano y el Espacio Fundación Telefónica fungió como el escenario @EspacioFTef que mostró que Pepper fue un anfitrión a la altura, respondiendo con claridad la pregunta que muchos se hacen ¿Nos quitarán los robots los empleos a los humanos?

Hay que leer este libro que nos presenta, en un lenguaje fácil de comprender, lo que está aconteciendo con la tecnología en la actualidad.

Imágenes: Espacio Fundación Telefónica /Softbanks Robotics

Referencias Consultadas

Nota escrita por: Msc. Irasema Rivas-González

Destrezas, habilidades e Inteligencia Artificial

Para algunas cosas disponemos de un talento natural; otras hay que aprenderlas. Algunas cosas, sencillamente, somos incapaces de hacerlas. ―Sidney Lumet

Las habilidades y las destrezas humanas nos ayudan a compartir e interactuar con otros en sociedad.  Con la aparición de agentes inteligentes de índole artificial se introduce un nuevo paradigma de interacción que implica comportamientos específicos y capacidades de interpretación que hasta el momento no habían sido exigidas a un humano en su ámbito de desarrollo socio-profesional.

Existen diez (10) habilidades que son consideradas esenciales para la educación y formación para la vida, estas diez competencias de índole psicosocial nos preparan para un mejor ejercicio de nuestras habilidades

  • Empatía
  • Autoconocimiento
  • Pensamiento creativo
  • Comunicación asertiva
  • Relaciones interpersonales
  • Toma de decisiones
  • Solución de problemas y conflictos
  • Pensamiento crítico
  • Manejo de emociones y sentimientos
  • Manejo de tensiones y estrés

Se sabe que en las relaciones con el entorno social, familiar e individual tener desarrolladas estas habilidades le dan ventaja a quien las posee. ¿Pero qué sucede con las habilidades frente a una máquina que emula nuestra conducta? ¿Cómo reaccionan las personas a voces robóticas de los asistentes virtuales? ¿Cómo le explicamos a un adulto mayor que un robot le dará el medicamento y lo cuidará? ¿Cómo distinguimos la presencia de agentes inteligentes artificiales en nuestros procesos diarios? ¿Cuánto tendremos que modificar nuestros pensamientos y prejuicios para compartir con inteligencia artificial en el lugar de empleo? ¿Creeremos en el diagnóstico médico de un hospital inteligente?

Las habilidades enumeradas nos permiten enfrentarnos a la incertidumbre que provoca lo desconocido y lo nuevo.

Al desarrollar un manejo efectivo de las emociones y sentimientos, junto a un pensamiento crítico podemos valorar el impacto de las nuevas tecnologías en nuestras labores diarias Clic para tuitear

Tener un pensamiento creativo y el autoconocimiento nos ayudan a enfrentarnos a estos agentes y comprender, de antemano, lo que pueden o no generar en nosotros como individuos.

Expectativas y límites

Con las destrezas es recomendable establecer los límites en cuanto a las expectativas que tenemos de los agentes inteligentes de naturaleza humana y de naturaleza artificial. Un humano promedio es capaz de mostrar destreza en muchas actividades y ser extraordinario en algunas muy puntuales.  Los agentes artificiales son en general muy buenos para trabajar en condiciones muy controladas, como en las líneas de ensamblaje de automóviles, en tareas específicas que pueden repetir millones de veces sin cansarse o fastidiarse, pero de igual manera, supone supervisión de un humano.

En temas que implican decisiones de tipo éticas o fundamentadas en valores los robots, la IA tienen desventajas propias de su naturaleza y un sesgo grandísimo que proviene de la opinión y visión global de sus desarrolladores, de las empresas que aportan el dinero y sus intereses.

Necesidad de ética en la IA

Hace ya algún tiempo, los directivos de las grandes corporaciones tecnológicas nos vienen hablando de la necesidad inminente de incluir la ética en la organización de las empresas que están trabajando con Inteligencia Artificial y tecnologías colindantes.  En un mundo tan diverso y con miles de opiniones, culturas distintas, costumbres y formas de ver la vida es necesario establecer principios de universalidad que guíen las decisiones en torno a la tecnología.

Hace poco Microsoft tomó la delantera al asignar a Tim O’Brien como responsable de ética de la compañía que se erige como el portavoz de la empresa en esta área y trabaja junto a un equipo para desarrollar un conjunto de políticas prácticas para el uso y desarrollo de tecnologías relacionadas a la inteligencia artificial, la administración y uso de datos, así como otros temas colaterales.

Es imposible no pensar en cuestiones éticas cuando nos encontramos frente a tecnologías como el reconocimiento facial, Internet de las cosas, la realidad virtual y aumentada, autonomía de agentes inteligentes y otras que están en estos momentos en los centros de investigación y desarrollo tanto de las universidades como de las empresas que están en la carrera por el liderazgo tecnológico.

Indistintamente del nivel educativo que tengamos o de la exposición a temas de digitalización y transformación digital que poseamos, conocer y dedicar tiempo a la concienciación de las personas en temas de ética en el marco de la IA es una tarea pendiente.  Darle capacidad de creación, de realizar procesos a las máquinas implica controles y legislaciones que eviten que se les utilice para realizar actividades que atenten contra las normas y principios que rigen la sociedad.

Dos disciplinas por conocer

La Roboética se preocupa por el comportamiento moral de los seres humanos a medida que diseñan, construyen, usan y tratan a seres de inteligencia artificial. Pregúntese en su empresa ¿Tienen capacitaciones formales en Roboética los desarrolladores de programas, soluciones y aplicaciones? ¿Conocen todos los colaboradores de la existencia de esta rama de la ética y sus implicaciones?

Por otro lado, el estudio de la ética de las máquinas, que es la preocupación por el comportamiento moral de los agentes morales artificiales (en inglés AMAs). Máquinas tomando decisiones con trascendencia moral y jurídica, tales como, los vehículos (terrestres y aéreos) no tripulados, así como los robots asistenciales, de diagnóstico, quirúrgicos y protésicos. Su autonomía y complejidad crecen y, en la medida en que conducen a la imprevisibilidad de su comportamiento, con la consiguiente imposibilidad de atribución de responsabilidad a un agente humano se complica el escenario.

¿En la medida que los robots y sistemas de inteligencia artificial ejecuten decisiones con consecuencias morales o jurídicas se transforman inmediatamente en agentes morales? ¿Podrán ser juzgados por sus acciones con un código de conducta humano?

Muchas son las interrogantes que surgen cuando se trabaja en el desarrollo de conciencia en la inteligencia artificial. Corresponde a todos saber de qué forma se va a regular y en que medida ayuda la ética en temas de decisiones del campo de la inteligencia artificial.

Referencias Consultadas:

https://sloanreview.mit.edu/article/what-does-an-ai-ethicist-do/

Imagen: Pixabay

Inteligencia Artificial: estrechándole la mano al futuro

Una historia del New York Times de julio de 2018 sobre el estado del arte en manos de robots, titulado ¿Cómo las manos de robot han evolucionado para hacer lo que podemos hacer los humanos?, investigación realizada por Mae Ryan, Cade Metz y Rumsey Taylor llama poderosamente la atención. 

Lograr que un periódico de esa relevancia le dedique varias páginas a un tema de Inteligencia Artificial se hace cada vez más común y no por eso, menos importante.  Siendo o no conscientes de ello, estamos inmersos en una sociedad con una gran fascinación por la robótica, fascinación que es acompañada de un gran desconocimiento y muchas expectativas que se fundamentan en las taquilleras películas de Hollywood.

El artículo y los vídeos publicados en el diario forman parte de 3 de 6 proyectos que describen la investigación en curso en la UC Berkeley AUTOLab, que incluye a Dex-Net, un nuevo enfoque de aprendizaje profundo de Universal Picking para almacenes y hogares. ¿Quiénes están detrás de estas investigaciones? ¿Por qué son tan importantes sus consideraciones?

¿Qué han logrado los investigadores para que publiquen sus hallazgos?

Según la publicación: «Lo que realmente quiere es un robot que pueda recoger cualquier cosa, incluso cosas que nunca antes haya visto. Eso es lo que los investigadores de AUTOLab han construido en los últimos años … El sistema se beneficia de avances espectaculares en el aprendizaje automático. Los investigadores de Berkeley modelaron la física de más de 10,000 objetos, identificando la mejor manera de recoger cada uno. Luego, utilizando un algoritmo llamado red neuronal, el sistema analizó todos estos datos, aprendiendo a reconocer la mejor manera de recoger cualquier elemento. En el pasado, los investigadores tenían que programar un robot para realizar cada tarea. Ahora puede aprender estas tareas por sí solo».

Estado del arte, la frase

Encontramos la frase en múltiples “papers científicos”, por lo que explicarla viene bien antes de proseguir con los detalles del tema principal de este artículo.

El estado del arte es la cúspide más alta del conocimiento científico, representa todo el desarrollo profesional del investigador doctoral. Al llegar al “estado del arte” se considera que el investigador ha llegado a un nivel de instrucción tal que le impulsa a crear conocimiento y no a estudiarlo.  Proviene originalmente del campo de la investigación técnica, científica e industrial haciendo alusión clara a la situación de una determinada tecnología, es lo más innovador o reciente con respecto a un arte específico. En los estudios de investigación académica se refiere al “estado o situación de un tema en la actualidad”.

Estrecharle la mano al futuro

La realidad que vivimos nos muestra un mundo que está envuelto en una carrera por lograr que los robots e Inteligencia Artificial logren emular lo más cercano al humano, imitar lo que hacemos sin siquiera pensarlo.

Uno de los actos más simples, a los que poca atención le mostramos, es la capacidad natural que tienen nuestras manos de sostener, agarrar objetos con la suavidad o rigidez que la textura y forma del objeto requiera.  Lo hacemos en fracciones de segundos y pocas veces sin una reflexión o análisis profundo previa a llevarlo a cabo. ¡Simplemente lo hacemos!

¿Sabía usted que para qué un robot pueda mover dedos se requieren miles de horas de trabajo e investigación?  

El vídeo muestra como una mano robótica agarra una regla. El toque y los movimientos buscan imitar la suavidad y delicadeza del toque de una mano humana.  Expertos en esta área de investigación comentan: «Cuando tomas algo como un bolígrafo de una mesa, lo primero que tocas es la mesa», dice Oliver Brock, un robotista de la Universidad Técnica de Berlín. No pensamos en dónde tenemos que colocar nuestros dedos. La suavidad de las manos humanas permite algo que se llama contacto compatible: los dedos se amoldan contra la superficie del objeto. «Debido a que tienes mucho contacto con la superficie, puedes acercarte mucho más intuitivamente», dice Daniela Rus, experta en robótica del Instituto de Tecnología de Massachusetts en Cambridge. «Con dedos suaves, cambiamos el paradigma de agarrar».

Para llevar a la realidad proyectos de utilidad en la industria se requiere la multidisciplinariedad, solo a través de esta visión multidisciplinaria es posible investigar ciencia básica y aplicada para el diseño de sistemas y el rendimiento robusto, abordando la incertidumbre inherente en la detección, el modelado y la actuación utilizados para el control, el aprendizaje y la identificación de sistemas.

En busca de lograr esa visión y llevarla a la práctica se creó el Centro para la Investigación de Tecnología de la Información en el Interés de la Sociedad (CITRIS)  que lidera una iniciativa y programa de PERSONAS Y ROBOTS,  cuyos temas principales de investigación  son Cloud Robotics, Deep Learning, Human-Centric Automation y Bio-Inspired Robotics, investigación multidisciplinaria que apoya los esfuerzos de profesores y estudiantes que trabajan en robótica de los cuatro campus de CITRIS: UC Berkeley, UC Davis, UC Merced y UC Santa Cruz.

La iniciativa no es algo de fundamento reciente, por el contrario, se basa en 40 años de investigación en robótica, una red de ex alumnos y muchos laboratorios y proyectos activos, la Iniciativa aprovechará innovaciones en sensores, dispositivos, UAV, redes, optimización y aprendizaje automático para mejorar la experiencia humana en salud, fabricación, transporte, seguridad y una amplia gama de otras aplicaciones que pueden beneficiar a la sociedad.  Establecida con la visión de transformarse en un catalizador de nuevas investigaciones con software, conjuntos de datos, seminarios y colaboraciones con la industria, laboratorios y divulgación pública.

«La robótica y la automatización están avanzando rápidamente debido a las innovaciones en sensores, dispositivos, UAV, redes, optimización y aprendizaje automático, acelerados por la inversión corporativa y privada. Estos sistemas tienen un enorme potencial para reducir la pesadez y mejorar la experiencia humana en el cuidado de la salud, la fabricación, el transporte, la seguridad y una amplia gama de otras aplicaciones en interés de la sociedad. Lograr esto requerirá sensibilidad a los problemas humanos, una rigurosa teoría evaluada en los puntos de referencia estándar y sistemas modulares basados en herramientas de software compartidas.»

CITRIS y el Instituto Banatao (Dado Banatao es un exitoso capitalista de riesgo y visionario de la tecnología de Silicon Valley que fue pionero en el conjunto de chips de computadora personal (PC) y la arquitectura de aceleración de gráficos, dos tecnologías básicas que aún se encuentran en cada PC. Dado es miembro del Consejo Asesor de CITRIS y del Consejo Asesor de Ingeniería de Berkeley. Su esposa, María, es miembro de la Fundación de la Universidad de Berkeley.), representan una visión audaz y emocionante que involucra a uno de los mejores sistemas universitarios del mundo para generar beneficios sociales y económicos. Juntos, sus creadores han estado pensando en la tecnología de maneras que crucen las fronteras tradicionales.  Estos sistemas tienen un enorme potencial para reducir la pesadez y mejorar la experiencia humana en el cuidado de la salud, la fabricación, el transporte, la seguridad y una amplia gama de otras aplicaciones en interés de la sociedad. Lograr esto requerirá sensibilidad a los problemas humanos, una rigurosa teoría evaluada en los puntos de referencia estándar y sistemas modulares basados en herramientas de software compartidas.

Según indica la página de CITRIS: «Las personas y los robots no son mutuamente excluyentes. Las predicciones de la «Singularidad» son una distracción de un concepto más importante que podría caracterizarse como «Multiplicidad», una categoría emergente de sistemas donde diversos grupos de seres humanos trabajan en conjunto con diversos grupos de máquinas para resolver problemas difíciles. La multiplicidad combina los resultados emergentes en inteligencia colectiva y computación en la nube, basándose en la investigación en aprendizaje conjunto, big data y software de código abierto. La investigación en psicología, derecho, ética, arte y humanidades es esencial para proporcionar un contexto histórico y cultural y desarrollar métodos apropiados para el diseño de sistemas y políticas que aborden problemas humanos como la inclusión, la privacidad y la ética que debe regir al diseñar Inteligencia artificial.»

Comité Ejecutivo de primera línea

Los miembros del comité ejecutivo de esta organización provienen de
UC Berkeley:
Pieter Abbeel, experto en Robótica de aprendizaje, percepción y control
Anca Dragan, Interacción Robot-Humano, Aprendizaje robótico:
Ken Goldberg, Medical Robotics, Aprendizaje robótico, Automatización algorítmica. Claire Tomlin, Control, Percepción, Sistemas Human Machine.
De la UC Davis:
Stavros G. Vougioukas, Robots agrícolas.
De la UC Merced:
 Stefano Carpin, Planificación de robots, toma de decisiones secuenciales, manipulación.
De la UC Santa Cruz:
Gabriel Hugh Elkaim, Control y Sistemas Embebidos.
Ricardo Sanfelice, Sistemas híbridos y ciberfísicos, robótica y control.

Para estar al día con las innovaciones que en materia de Inteligencia Artificial nos presenta el panorama mundial es necesario implementar el modelo de la triple hélice (academia, gobierno y empresa privada trabajando con el mismo fin tecnológico, avanzar y hacerlo al tiempo adecuado) funciona acompasada en los países que lideran en investigación y aplicación práctica de las tecnologías a la vida diaria.

Referencias Consultadas:

https://www.nytimes.com/interactive/2018/07/30/technology/robot-hands.html?smid=tw-share

https://citris-uc.org/

Imágenes: Pixabay