¿Cambiaremos las llaves por cerraduras inteligentes?

“Las llaves son un símbolo de poder y seguridad, que nos permiten entrar a lugares restringidos”-Teodoro de Samos

La razón principal para cambiar las llaves de una residencia es sin dudas la seguridad. Es prudente hacerlo cuando las extraviamos, nos mudamos, cuando sentimos que la cerradura no está cumpliendo con su función o cuando hemos sido victimas de un robo.

La mancuerna llave-cerradura es y ha sido, durante años, inseparable. Muchos tenemos como mínimo dos llaves con nosotros; la llave de la casa y la llave del automóvil. Ambas tienen la misma función: abrir, cerrar y darnos la sensación de que nuestras pertenencias, nuestros bienes preciados, están seguros. Esta realidad la conocen bien los empresarios de la cerrajería, seguridad y suministro de productos relacionados.

El sector de la seguridad tanto física como virtual, se encuentra muy activo en el desarrollo de nuevas propuestas y soluciones, porque al igual que ellos, su contraparte no deja de buscar nuevas maneras de violar los mecanismos que nos hacen sentir relativamente seguros, dentro de nuestros hogares e intimidad.

Los mecanismos de seguridad existen mucho antes del siglo VII A.C. y se le atribuye a Teodoro de Samos la invención de la llave. Ese pequeño dispositivo que es capaz de darnos la confianza de salir y entrar, abrir y cerrar puertas a diario.

La tecnología digital, los avances, invenciones y artilugios están impactando a todos los sectores económicos, a la vida diaria y se han ido colando en nuestros hogares de manera silenciosa. Las cerraduras han ido adaptándose a los nuevos estilos de vida y al uso del móvil, integrándose a las soluciones de domótica cada vez más comunes.

Dos usos principales de la Domótica lo son la seguridad y la accesibilidad. En materia de seguridad se desarrollan redes encargadas de procurar proteger los bienes patrimoniales, la seguridad personal y la vida de los habitantes de las viviendas. Otro lo es la accesibilidad, con ella en mente se desarrollan aplicaciones e instalaciones de control remoto del entorno que favorecen la autonomía de las personas. Y es cada vez más común observar que el teléfono móvil es el centro de comando y control de todas estas funciones

Las cerraduras inteligentes hicieron su aparición en el mercado, adaptándose al ecosistema digital y buscando ofrecer opciones tecnológicas de seguridad física a sus usuarios. Los desarrolladores y comercializadores del sector encontraron un nicho de mercado interesante que se acrecienta con rapidez.  Pensadas para brindar mayor seguridad, mayor facilidad al abrir y cerrar, comodidad, hacer uso del dispositivo móvil, de las comunicaciones entre redes inhalámbricas e integrarse a los sistemas de hogares inteligentes.

Existen opciones de cerraduras con llaves y sin llaves, con comandos de voz, las que funcionan con las aplicaciones de asistentes personales más conocidos. Otras son activadas a través de PIN de seguridad, pero si existe una característica que parece deslumbrar a sus usuarios es poder controlarlas a distancia, observarlas y verificar su estado. Las opciones son diversas, sus funcionalidades también. Hoy es posible abrir una puerta sin utilizar una llave tradicional, tan solo haciendo uso del móvil y una aplicación, una tarjeta de acceso, un mando a distancia, un código alfanumérico utilizando un teclado y la lista de formas para acceder continua.  

Las clasificaciones mas populares de cerraduras son: Cerradura Inteligente Biométrica, Cerradura Inteligente con Contraseña, Cerradura Inteligente con Teclado Inalámbrico, Cerradura Inteligente Invisible, Cerradura Inteligente con Alarma, Cerradura Inteligente para Puertas De Vidrio, Cerradura Inteligente Motorizada.  Con este número de opciones, es importante enfatizar que la seguridad debería ser prioridad al seleccionar la que utilizaremos en casa.

No existe en la actualidad un sistema digital cien por ciento libre de riesgos y amenazas, y esto aplica a las cerraduras inteligentes. Los fabricantes lo saben y por ese motivo, invierten recursos económicos y tiempo, en investigación y desarrollo, para proveer de actualizaciones para las cerraduras y disminuir riesgos de hackeo.

Antes de invertir en una cerradura inteligente, sugieren los expertos, que el futuro usuario se asegure de que las contraseñas no se transmitan en texto plano (sin encriptar), que cuente con contraseñas anti-fuerza bruta alfanuméricas, utilicen protocolos de seguridad que encripte la clave de apertura, que los paquetes de datos no sean malformados y propicien la aparición de errores que hagan que se abra por defecto. Recuerde que la criptografía es un elemento importantísimo al adquirir y hacer uso de ellas.

Tal cual está sucediendo con otros usos de la tecnología aplicada a la vida diaria, los cambios y el ensayo y error están presentes. La transición de lo analógico a lo digital es cada día más visible, y está presente en actividades tan básicas como abrir y cerrar las puertas de nuestras residencias.

Cambiar las llaves por códigos y sistemas inteligentes es una opción que nos ofrece la tecnología digital. Tal vez, más pronto de lo esperado, tendremos que decidir cuando la hacemos parte de nuestras vidas.

Imágenes: Pixabay